por Kena Lorenzini tomado de ElPost.cl

Eloísa Gonzáles, como vocera de la ACES (Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios) hizo un llamado a funar las elecciones municipales, y poco a poco ha asustado hasta al mismísimo gobierno que, a través de su vocero, ha dicho que es antidemocrático. Y, peor aún, el subsecretario Ubilla dijo que era como uno de esos “llamados anarquistas” asociándolo casi como a una escuela del crimen. ¿Cómo hay autoridades con ese nivel de ignorancia? Es inexplicable. Claro, ya sabemos que es intencional, es meterle miedo a la ciudadanía, pero todo tiene un límite. Chile no es una isla, nos miran y nos vemos no sólo como un alto IMACEC sino también con una pobre democracia. ¿Por qué la ACES va a estar errada al llamar a no votar/funar unas elecciones que legitiman una manera de hacer política que la mayoría del país aborrece?, una política elitista y agotada. Su dirigente tiene 17 años, y lo único que conocen los jóvenes de esa edad es a los mismos políticos de siempre. No olvidemos que hay algunos que llevan 22 años en el congreso. También ha surgido el argumento contrario al “Yo no presto el voto”, de que las elecciones municipales no son políticas. En este punto me permito recordar que el 84% va a la reelección, y que estxs alcaldes que salgan serán la base comunal para lxs candidatos a la presidencia, así que eso de que las elecciones municipales son pura gestión, ya no se lo “compra” la gente reflexiva. Uno puede estar de acuerdo o no con el llamado a no votar en las municipales, pero decirle a estxs jóvenes de la ACES que: “si no votan ganará la derecha”; “hay que cambiar la política desde adentro” ;“es una responsabilidad cívica”; “le hacen daño a la democracia”, “es una irresponsabilidad van a matar la institucionalidad” etc., es como intentar que no reclamemos tanto contra la dictadura de Pinochet porque el holocausto con Hitler fue mucho peor. Deben entender que son palabras que sólo tienen sentido para quienes llevamos años votando por el mal menor por temor a la derecha (Por Frei, por Ravinet, ¿sigo?). A cada uno nos ha tocado un momento en la historia. La postura de la ACES es muy clara, es un gesto libertario y de búsqueda de alternativas para cambiar la manera de hacer política y gobernar. Una manera de indagar y sondear nuevas formas. Y a ver, el que se atreve a exigirles que tengan respuestas definitivas… que lance el primer voto.