En su último Encuentro Nacional, el Movimiento Amplio de Izquierda (MAIZ) – luego de analizar y debatir acerca de la realidad del país y de su propio desarrollo como organización – adoptó un conjunto de acuerdos relacionados con sus objetivos, su situación actual, sus tareas futuras y su orgánica. Queremos sintetizar aquí sus principales conclusiones y resoluciones.

  1. Reafirmamos la vigencia del proyecto político del MAIZ. Tenemos la firme voluntad de seguir trabajando por las transformaciones políticas, sociales y económicas que Chile requiere, en coherencia con nuestro domicilio político: la izquierda chilena.

Desde esta perspectiva confirmamos también nuestro carácter de movimiento político amplio, diverso y unitario, integrado por mujeres y hombres que se unen con el principal objetivo de la construcción de un país justo, democrático e igualitario.

Como movimiento político y social amplio, optamos por avanzar hacia la superación de la estructura de “unión de orgánicas de izquierda” al interior de MAIZ y adoptar en cambio una estructura que agrupa a personas comprometidas con el fortalecimiento y crecimiento de una alternativa de izquierda frente al duopolio político que ha predominado en Chile durante los más de 20 años de gobierno de la Concertación y la Derecha.

  1. Nuestro proyecto político se orienta a la construcción y crecimiento de una alternativa de izquierda que contemple esfuerzos profundos con otros movimientos, partidos y personas que tengan como prioridad para el 2013 el lograr un acuerdo amplio para levantar una plataforma social y política, un programa y candidatura presidencial, junto con una lista parlamentaria de la izquierda y los movimientos sociales.

La política de alianzas de MAÍZ apunta a la unidad política y social de las fuerzas de izquierda y el pueblo chileno que luchan por una sociedad justa e igualitaria. Esta aspiración es incompatible con los principios que rigen el sistema capitalista, particularmente en su actual deriva neoliberal . Por ello, descartamos el desarrollo de alianzas con la Concertación o un sector de ella, teniendo presente la responsabilidad que le cabe a dicho conglomerado en la profundización de la injusticia social y económica, como resultado de la consolidación del neoliberalismo durante los gobiernos de Aylwin, Frei, Lagos y Bachelet.

En función de lo anterior, el proyecto de MAIZ es discordante con el del Partido Izquierda Ciudadana, que en las pasadas elecciones municipales fue parte de un pacto electoral con fuerzas de la Concertación, precisamente en momentos en que Chile requiere superar el duopolio y no perpetuarlo.

En tal sentido, hacemos un llamado a todos los hombres y mujeres que colaboraron con la construcción del proyecto MAIZ a retomar el rumbo de coherencia y transformación que nuestro país y nuestro pueblo se merece.

  1. Trabajaremos por constituir una orgánica democrática y funcional para los desafíos que se han definido anteriormente. Las instancias hasta ahora acordadas contemplan una Asamblea General, representativa de las bases del MAIZ, con participación igualitaria de todas y todos sus integrantes; una Coordinación Nacional que tendrá la responsabilidad de ejecutar los acuerdos adoptados; y una estructura ampliada de coordinación con integración de regiones.

La Coordinación Nacional fue elegida mediante voto universal, y la integran los siguientes cinco miembros: Francisco Carreras, Luis Alorda, Pola Fuenzalida, Santiago Trincado y Eduardo Giesen.

La próxima Asamblea General del MAIZ fue convocada para marzo de 2013, en tanto que los ampliados regionales se realizarán entre enero y febrero de 2013.

Coordinación Nacional

MAIZ

Movimiento Amplio de Izquierda