Entrevista de Patricio López en Radio Universidad de Chile. Equipo El Desconcierto.

“(…) Primero quiero hacerte una acotación, Rodrigo fue quemado vivo, y eso quiero que nunca nadie lo olvide, fue quemado vivo. No fue muerto, fue quemado vivo y después cuando llego a la posta central se le cierran las puertas para que su tratamiento se haga. Hubo intencionalidad y para mi eso fue muy importante. Hoy, 27 años después todavía no se ha hecho justicia al respeto. (…) Han sido muy duros estos 27 años, en primero lugar porque no he podido hacer justicia en mi país, y segundo porque viene el cambio y no ha habido justicia. (…) Los militares, los criminales, las víctimas, no hay justicia para ellas, (…) Bueno ahora yo creo que se ha producido un espacio suficientemente largo para lograr hacer justicia, saber la verdad.

(…) Hay 33 personas involucradas, se hizo un juicio arreglado. Fernández Dittus tuvo una condena que no cumplió entera, salió por buen comportamiento y el pago por proteger a 3 miembros de la policía secreta de Pinochet. Porque habían 3 policías secretas en quemar a mi hijo y Carmen Gloria. La respuesta que yo me he dado desde el comienzo es que eso fue para dañarme a mi, porque yo he sido una persona que aunque no tengo un nombre importante, no he callado.

(…) La verdad es que yo no sé toda la verdad tampoco, desgraciadamente perdí mucho material. Me recuerdo haber visto un periódico en Washington que se llamaba Blanco y Negro y que relata todo el recorrido que Rodrigo hace desde que sale desde Montreal hasta Perú, incluso nombra a quien venían sentado al lado de Rodrigo, y de ahí ellos hablan de conclusiones y cosas… entonces eso a mi me hace pensar que a Rodrigo le pusieron un punto ya saliendo.

Me encontré en un momento en un callejón sin salida, Rodrigo tenía 19 años cumplidos recién. Y yo tenía que ver de una u otra manera… yo pensaba que a Rodrigo le podía pasar algo… (…) Desde el 77 que yo salí del exilio, y él estuvo antes, el salió antes, mientras yo estuve presa, el estuvo en Canada…Todavía mis maletas están hechas..mucha gente tiene casa muy cómoda, yo lo que encuentro más barato o en la calle, porque siempre he estado con las maletas listas. Yo todavía no puedo volver.

(…) Bueno, te digo honestamente para mi, yo me sentí muy traicionada y de hecho escribí un poema que se llama “Definiciones”. Consideré que la Concertación fue la gran traidora de Chile. Yo voté por un programa que puede hacer desaparecer el binominal, un programa que tenga proyecciones para que vuelva a hacer un Chile como en 70 y el 73, donde todos participaban y se sentían feliz…donde eran feliz las grandes mayorías. Encuentro que en este país hay mucha negación a al verdad, entre esas el no nombrar las cosas por su nombre ¡Imáginate! ¡la UDI que es Patria Libertad para mi! Gente que tiene odio, por algo nunca llevaron a la justicia a los tribunales.

Nos dice cuan traidores a los que dieron su vida por creer en un Chile mejor, la Concertación fue. Yo me acuerdo que a mi me acusaron de terrorista, pero si hay algo que detesto son las armas, y las detesto de niña. Yo estaba en contra del plebiscito,no por que quisiera que Pinochet siguiera ahí, pero yo vi, y de hecho me llamo personalmente Eliot que era el encargado para America Latina para ver si me metían en la salida, el del gobierno de Reagan el que cambio el mundo… junto a Tatcher.

(…) Vamos a ir a la Corte, vamos a presentar el caso llevando a los 31. Pero yo no quiero morirme sin haber agotado todos los posibles pasos para justicia para Rodrigo. Para mi es algo tan importante, no sólo por la dignidad de mi hijo, sino que por la liberación del país. Yo quiero tener todas las piezas de un rompecabezas juntas. Para mi no significa absolutamente nada, yo quiero justicia, justicia sin odio. La derecha siempre dice que odiamos… yo estoy muy lejos del odio. (…) Entonces, yo siempre decía que la diferencia entre los militares y civiles que hicieron el golpe, es que nosotros queríamos justicia, por eso queríamos un juicio a Pinochet.

(…) Te voy a decir una cosa, les guste o no les guste hay un partido que ha sido consecuente desde el primer día, y lo seguirá hasta el último, es el Partido Comunista. Si bien no me he acercado a ellos, estoy seguro que van a aplaudir el que vaya a la Corte.

(…) Rodrigo fue un niño progresista en términos de fotografía…pero yo habló como el niño que yo vi crecer, el niño inquieto, que amaba la música, el arte… que lo amaba todo, la ciencia, la tecnología. Sabía una cantidad de lenguajes…de las computadoras, sus instalaciones en librerías, embajadas. Pero también de una gran sensibilidad…

Le compré un libro de vida para que escribiera y el escribió muy poquito, tenía 6 años y medio y era capaz de tener claro lo que pasaba en Chile, más quelos políticos…”