Fuente El País A los 21 años cambió su trabajo de mecánico de aviones por unas prácticas en el diario La Nación. Tras curtirse después en Paraguay, Bolivia y el Caribe, llegó a finales de 2007 a Kenia para cubrir las elecciones y decidió quedarse los primeros días de enero de 2008 con intención de retratar la violencia poselectoral que desencadenaron los comicios. Así llegó al suburbio de Kibera, donde la policía aplastaba los ánimos de los manifestantes que habían tomado las calles. Allí escuchó los gritos de un niño llamado Monday (Lunes). Tardó poco en encuadrar la escena, en la que aparecía el brazo de un policía armado con porra y aquel niño que pensaba erróneamente que su abuela había vuelto a casa después de su jornada de trabajo limpiando casas. “Una foto como esta habla de la violencia indiscriminada que desataron las elecciones”, recuerda hoy Astrada (Buenos Aires, 1974). “Pero también de la gente común que tiene que salir a trabajar y dejar a los niños solos en casa”.

  • Foto:Walter Astrada. Autor de imágenes ganadoras de varios premios World Press Photo, como esta espectacular escena tomada en Kenia en 2008.