La agrupación socio-cultural Chonke de la comuna de Tortel denunció a través de un comunicado público su profundo rechazo y malestar por las estrategias que utilizaron funcionarios de la empresa HidroAysén en marco de su campaña de acercamiento a las comunidades durante la semana recién pasada, incluso, haciéndose pasar ciertos funcionarios con posiciones “anti represas” para acercarse a la población.

Fuente: Mapuexpess.net

Comunicaciones Coalición Ciudadana por Aysén Reserva de Vida

Según asegura la declaración enviado por la agrupación “algunos funcionarios pagados por la empresa no se identificaron como empleados de HidroAysén, tratando de pasar desapercibidos ante la comunidad y demostrando tendencia anti-represas para ganarse la confianza de los tortelinos y así obtener información de sus percepciones sobre los megaproyectos y de forma incisiva poder influir sobre sus criterios y visiones al respecto”

Eduardo Hidalgo, presidente de la Agrupación Chonke expresó su descontento frente a esta problemática situación que afecta a su localidad. “Nos causa gran molestia estas prácticas que han ocurrido históricamente en nuestra comuna, no creemos que sea una forma de desarrollo o la manera de presentar las cosas frente al pueblo”.

La agrupación de Tortel, a través del comunicado, manifestó su repudio frente a las “malas prácticas” en que ha incurrido HidroAysén dentro de las comunidades afectadas con su proyecto de energía. Además señalaron que “varios sabemos cómo se negocian las tierras que podrían ser inundadas por sus proyectos”.

Dirigentes de Chonke concluyeron que seguirán “trabajando en esta línea y oponiéndonos a cualquier proyecto que represente destrucción social, cultural y ambiental en la Patagonia chilena”.

DECLARACIÓN PÚBLICA

La Agrupación Socio-cultural y ambiental Chonke de la comuna de Tortel quiere manifestar lo siguiente:

Debido a los acontecimientos que han ocurrido desde que comenzaron los intereses de transnacionales en la región y comuna, es que creemos pertinente dar a conocer algunos puntos, que nos aquejan y nos parece relevantes y de importancia, nacional, regional y comunal.

La poca transparencia de las personas que nos representan en las decisiones de importancia para el desarrollo del país, están dando curso a terribles desastres ecológicos que no son consecuentes con las realidades locales.

Debido a esto creemos que el desarrollo de las diferentes culturas locales que pertenecen al país deben ser considerados dentro del desarrollo de nuestro país; y no estar al servicio de las acciones de los inversionistas. Por ejemplo ¿Quién más que sus propios pobladores conocen el día a día de Tortel?, pero no somos consultados de cómo queremos vivir nuestro futuro o el de nuestros hijos en esta Caleta, el estado sólo impone las decisiones que se toman a nivel central. No olvidemos a las empresas extranjeras, que tienen sus ojos puestos en nuestra región interesados en los hielos milenarios, el agua y las grandes extensiones de tierras cedidas para el “desarrollo sustentable”. La venta de grandes terrenos por parte del gobierno, en donde sólo algunos con mayores recursos tienen la posibilidad de participar, ¿Qué pasa entonces con los derechos de los pobladores y campesinos de las comunidades locales?

También queremos que se conozca que el trabajo, realizado por HidroAysén, dentro de las comunidades afectadas con su proyecto de energía, ha incurrido en malas prácticas, es por ello que manifestamos nuestro repudio ante su infamia y aprovechamiento sobre las personas. Varios sabemos cómo se negocian las tierras que podrían ser inundadas por sus proyectos.

¿Cómo podemos mirar con esperanza el futuro de nuestros hijos?, ¿será un futuro con miedos?, ¿con inseguridades?, ¿y todo lo que conlleva el desarrollo desmesurado, sin respetar la historia y actual desarrollo de los pueblos y comunidades locales, a su ritmo y sin presiones?

No olvidemos las diferentes formas de comprar a la gente beneficiándolos con proyectos turísticos, becas, concursos y beneficios, sin respetar ni apoyar a los pueblos.

Presentamos también el profundo rechazo y malestar frente a la estrategia que ha utilizado la empresa HidroAysén en el marco de su proceso “casa a casa” en la localidad de Caleta Tortel el día miércoles 3 de julio.

Dentro de esta actividad algunos funcionarios pagados por la empresa no se identificaron como empleados de HidroAysén, tratando de pasar desapercibidos ante la comunidad y demostrando tendencias Anti-represas para ganarse la confianza de los tortelinos y así obtener información de sus percepciones sobre los megaproyectos y de forma incisiva poder influir sobre sus criterios y visiones al respecto.

¿Por qué no ir de frente y con verdad ante las comunidades respecto a las consecuencias que puede tener dicho proyecto?

¿Por qué no presentarse libremente como partidario de HidroAysén y no pasar desapercibido?

No olvidemos que esto ocasiona divisiones en las localidades.

La gerente de comunidades y comunicaciones de HidroAysén, María Irene Soto, dice que la empresa con esta campaña pretende fortalecer los vínculos con la comunidad. Sin embargo su actuar concreto en terreno ha sido históricamente opuesto, siendo nosotros testigos de su trabajo poco serio por decirlo menos, ya que toda la información que han obtenido en nuestra Caleta es en base a mentiras que luego manipulan y difunden a su antojo.

¿Es acaso este el trabajo de HidroAysén o le corresponde al gobierno?

Estamos conscientes de que HidroAysén es un proyecto que ha avanzado en base a falsas promesas, con aprobación fraudulenta por parte de nuestras autoridades regionales, y con fuerte influencia o lobby de sus ejecutivos tanto en el gobierno como en el parlamento.

Desde nuestra fundación el año 2007 hemos expresado abiertamente nuestra postura en contra de mega proyectos de desarrollo no sustentable que afectan a las distintas regiones de nuestro país.

Los derechos básicos que debemos tener son los derechos a la educación, a la salud, al respeto, el derecho a decidir verdaderamente un correcto desarrollo de nuestras comunidades, que nos permita ser sustentables en el tiempo.

Esto nos hace ser Constantes. Denunciaremos las malas prácticas realizadas por HidroAysén y trabajaremos para que la comunidad abra los ojos y no se deje enceguecer por la avaricia que hoy ronda por nuestros pueblos. Seguiremos trabajando en esta línea y oponiéndonos a cualquier proyecto que represente destrucción social, cultural y ambiental en la Patagonia chilena.

Viva nuestra Patagonia y sigamos luchando por una Patagonia sin represas.