Segundo a la izquierda, con el equipo de la Villa Portales

Luego de que un grupo de estudiantes colgara aquel cartel famoso en la Universidad Católica: “Chileno: El Mercurio miente”, la rectoría de la institución debió ser asumida por Fernando Castillo Velasco, que era ya un destacado arquitecto y profesor de esa casa de estudios. De allí saldría por la fuerza en septiembre de 1973. Portaba una marcada visión social de la arquitectura, que lo llevó a participar del diseño de la Villa Portales, las Torres de Tajamar y sobre todo, de la Villa La Reina, donde más de una vez acudió a trabajar junto a los pobladores. De esa comuna fue alcalde primero en 1964, designado por el Eduardo Frei Montalva, y fue elegido luego por varios períodos en ese cargo hasta 2004. En 1994 fue nombrado Intendente de Santiago, pero sólo lo ocuparía entre marzo y septiembre. No estuvo dispuesto a firmar el decreto que prohibiría a la marcha del 11 de septiembre pasar por el costado de La Moneda. Obtuvo el Premio Nacional de Arquitectura en 1983, el Premio América de Arquitectura 1989 (otorgado por los Seminarios de Arquitectura Latinoamericana) y recientemente fue nombrado Padre Ilustre de la Comuna de La Reina.