Fuente: Agencia de Noticias

Cumplieron su tercer día en huelga de hambre al interior de la Catedral de Concepción y no piensan moverse de allí hasta no tener una respuesta satisfactoria a sus demandas. Es que ya no quieren seguir siendo discriminados ni vivir de la existencialidad. Son siete personas discapacitadas las que buscan, de esta forma, llamar la atención de la autoridades para que, de una vez por todas, sean considerados.

Su movimiento, aunque extremo, ha generado bastante apoyo. Incluso el Arzobispo de Concepción, Fernando Chomalí se ha ofrecido para interceder y buscar vías de solución. Incluso envió una carta personal a los parlamentarios y autoridades de gobierno solicitando apoyo.

Por ahora, las respuestas no han sido las esperadas por los huelguistas que levantan una demanda que parte considerando la necesidad de tener una política de Estado que tenga como eje central la creación del Ministerio de la Discapacidad.

También se especifican demandas en salud, educación, trabajo, vivienda y transporte, que los firmantes, representantes de organizaciones de discapacidad de Lota, Coronel, Cañete, Lebu, Curanilahue, Contulmo y las provincias de Concepción, Arauco y Bío Bío.

“En virtud de nuestras demandas y años de espera de un pronunciamiento sobre nuestros problemas, tomamos esta decisión tan drástica y extrema ya no vamos a transar ni un ápice y llegaremos hasta las últimas consecuencias con el fin de lograr nuestros objetivos…”

Víctor Gonelli, uno de los huelguistas, comentó que esperan que los escuchen y que haya cosas concretas. “Queremos que se nos respete, en el país hay dos millones de discapacitados pero no somos tomados en cuenta”.

Agregó que padecen a diario problemas concretos derivados de la precariedad con que muchos viven. “Las pensiones son de 80 mil pesos y eso nos obliga a vivir de la informalidad, pero nosotros no queremos la mendicidad social ni asistencialismo”.

Para Gonelli los distintos gobiernos del país han sido incapaces de enfrentar los problemas que afectan a las persona con discapacidad, lo cual los obligó a esta extrema medida.

Para este jueves se anunció una reunión con el intendente regional, el arzobispo de Concepción, la directora de Senadis y representantes de los discapacitados para buscar alguna fórmula de solución.