Fuente: Coordinadora BDS Chile

Llamado a no manchar de sangre palestina el Teatro Municipal de Santiago

El emplazamiento a la Sra. Carolina Tohá es a evitar que “el centro cultural más antiguo y emblemático de Chile albergue y difunda en su edificio público las partituras de una ideología segregacionista y opresora”, expresan en una carta y llaman a presionar para que se cancele el evento que viene a lavar la imagen de Israel que viola sistemáticamente los Derechos Humanos del pueblo palestino.

El llamado a cancelar la exhibición de la Orquesta Filarmónica de Israel que se presentará junto al director Zubin Mehta tiene por objetivo “evitar que el blanco Teatro Municipal de Santiago se manche de sangre”, tal como explicaron los activistas de la campaña mundial para el Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel en Chile (BDS) en la misiva entregada este jueves 8 de agosto dirigida a Carolina Tohá, Presidenta del Directorio de la Corporación Cultural de Santiago, quien además es la alcaldesa de la comuna de Santiago.

La presentación de la orquesta israelí, además está patrocinada por la Embajada de Israel, lo que, para la Coordinadora BDS Chile, viene a dar cuenta de que “dicho espectáculo es una estrategia de encubrimiento para promover y normalizar las relaciones internacionales del Estado de Israel, desviando la atención del régimen de Apartheid, la ocupación y la violación sistemática a los derechos humanos al pueblo palestino y su permanente desacato a la normativa internacional”.

El emplazamiento a la Sra. Carolina Tohá es a evitar que “el centro cultural más antiguo y emblemático de Chile albergue y difunda en su edificio público las partituras de una ideología segregacionista y opresora”, ya que este recinto –continúa la misiva- “no se puede utilizar para realizar propaganda de una política racista, que avala atentados masivos contra población civil y que ocupa militarmente tierras del pueblo palestino”.

El documento entregado explica que el Estado Hebreo viola de manera flagrante todas y cada una de las resoluciones de Naciones Unidas, por lo que “mantener relaciones de cualquier tipo con Israel supone la complicidad con el régimen criminal y discriminatorio que ha instalado en Palestina”.

“El mundo debiera reaccionar sintiendo vergüenza y condenándolos para evitar este lavado de imagen de parecer respetuosos de los derechos humanos, cuando cotidianamente no le permite a la población palestina ningún grado de libertad en su propio territorio, situación que se consagra con la construcción de un muro de hormigón en suelo palestino, que incluso ha sido condenado por el Tribunal de la Haya”, dice la carta.

Por eso esperan que el Teatro Municipal y la Corporación Cultural de Santiago cancelen este acto a realizarse los días 29 y 31 de agosto para evitar que “se manche de sangre” el histórico establecimiento cultural, porque “una institución de carácter cultural no debería ser cómplice”, menos cuando se exhibe la cultura israelí como algo “prestigioso”, desconociendo la ocupación de Palestina, el régimen de apartheid y, en definitiva, la violación sistemática a los derechos humanos.

Por eso entre el lunes 12 y el 29 de agosto se realizará una campaña para que la sociedad civil chilena ejerza presión al Teatro Municipal enviando correos, cartas, mensajes y lo que la creatividad sea posible, para que cancele cuanto antes esta vergüenza nacional.