Repudio chileno a Filarmónica de Israel en Teatro Municipal

Por Javier Karmy

Como un “asco moral”, una “vergüenza para Chile” y una “afrenta a los derechos humanos” fue considerada la presentación de la Orquesta Filarmónica de Israel en el Teatro Municipal de Santiago por quienes se congregaron sitiados por Carabineros.
El llamado era a que el teatro público no se convirtiera en cómplice de Israel y la violación sistemática a los derechos humanos, así como a no albergar ni difundir en ese edificio público las partituras de una ideología segregacionista y opresora.
Pese a que Carabineros sitió el perímetro con un operativo de seguridad que contemplaba vallas papales, agentes de seguridad e, incluso francotiradores en el techo del Teatro Municipal, la manifestación de repudio se realizó en plena calma con gritos como “Boicot Israel”, “Asesinos del pueblo palestino”, y “orquesta sionista, son los terroristas”. A los transeúntes se les entregó información con el motivo de la funa, y se recordó que la Filarmónica de Israel se presentaba en Israel para que los militares israelíes descansaran luego de cometer masacres en Palestina, a niños y mujeres.
Mientras se daba lectura de la carta que BDS Chile entregó el 8 de agosto a Carolina Tohá, presidenta de la Corporación Cultural de Santiago y Alcaldesa de la comuna, donde se le exponían los argumentos para que cancelara el evento y evitara que el teatro quedara “manchado de sangre palestina”, un sujeto se acercó a grabar de cerca a quien daba lectura de la misiva.
Ante la evidente incomodidad, pues nadie lo conocía, los manifestantes comenzaron a taparle su cámara para que no grabara más. Al ser emplazado, explicó que era de la Comunidad Judía y que grababa para llevar el mensaje a sus coterráneos. Ante tamaña escena, Carabineros tomó su identidad y le solicitó que se retirara del lugar porque estaba infiltrando la manifestación y podía agravarse la pacífica reunión.
Pese a lo anterior, la funa se llevó a cabo en calma en la esquina de las calles San Antonio con Agustinas, debido a que vallas papales impedían apostarse en cualquier otro lugar. Se realizó entre las 18 y 21:15 hrs, momento en que la audiencia al concierto de sangre salía del Municipal.
Las palabras de cierre se dirigieron a la audiencia que salía del Teatro Municipal y expresaron: “podemos comprender que hayan asistido a este evento por desconocimiento de lo que hace Israel, pero los invitamos a que se informen y lean cómo trata al pueblo palestino todos los días, con check points, con confiscación de tierras, con el permanente desacato a la normativa internacional, y con un régimen de apartheid que lleva más de 65 años. Es mucho tiempo y por eso la sociedad palestina nos llama a sumarnos al boicot cultural, académico y económico a este Estado genocida”.