En ese sentido, tanto los estudiantes secundarios como universitarios se transformaron en actores de vital importancia para generar propuestas políticas que signifiquen un cambio estructural del sistema educativo chileno. Hoy, tanto la gratuidad universal como la democratización de la educación son temas que están al centro del debate público, y los representantes del movimiento estudiantil
El presidente de la Federación de Estudiantes de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (Fepucv), Sebastián Vicencio, manifestó que a nivel Confech tanto la Nueva Mayoría como la Alianza son considerados parte del problema de la educación chilena. En esa línea, agregó: “El movimiento estudiantil no tiene candidato. Ponemos un claro énfasis en la crítica hacia esos sectores en cuanto a no confiar, pues han sido ellos quienes vendieron y traicionaron al movimiento ´pingüino´ en 2006”.

Sebastián Vicencio, presidente Fepucv.

“(…)nosotros entendemos como Confech que ningún candidato por si sólo va a solucionar los problemas de la educación, y se requiere una discusión abierta donde se consulte a todos los actores, llámese profesores, estudiantes, apoderados, políticos, etc.” Sebastián Vicencio, presidente Fepucv.

Sin embargo, Vicencio sostuvo que a nivel universitario existe independencia en cuanto al proceso electoral, pero tampoco se ha profundizado la discusión sobre qué hacer. Refiriéndose a las candidaturas que corren fuera del duopolio Nueva Mayoría-Alianza, el presidente de la Fepucv reconoció a modo personal que existen guiños respecto a las exigencias del movimiento: “hay atisbos de incorporar algunas demandas, por ejemplo la candidatura de Roxana Miranda y de Marcel Claude, los otros tienen propuestas muy tímidas y ambiguas. Ahora bien, nosotros entendemos como Confech que ningún candidato por si sólo va a solucionar los problemas de la educación, y se requiere una discusión abierta donde se consulte a todos los actores, llámese profesores, estudiantes, apoderados, políticos, etc”.
Por su parte, el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Andrés Fielbaum, destacó el rol que debe tener el movimiento estudiantil durante el próximo gobierno para lograr cambios reales: ” tomando en cuenta que es casi evidente que Michelle Bachelet será la próxima presidenta, lo fundamental para lograr la reforma educacional en Chile es que los estudiantes seamos protagonistas de cualquier cambio que logre. Si seguimos delegando a la vieja política o nos omitimos y dejamos de buscar el protagonismo, lo que va a ocurrir es una LGE 2.0″.
Considerando que exdirigentes estudiantiles se están postulando al parlamento, Fielbaum recalcó que a nivel Confech existe una diversidad de posturas al respecto y que todas son respetadas. Sin embargo, destacó la posibilidad de que nuevos actores se integren a la política formal: ” me parece tremendamente positivo que estos candidatos fuesen electos diputados. Si ellos efectivamente asumen el rol de ser caja de resonancia de los movimientos sociales dentro de la institucionalidad, entonces pueden empezar a convertirse en referentes importantes”.
“Sería un tremendo hito político que los candidatos que compiten contra el sistema binominal lograran romperlo. Sería primera vez que se logra desde el año 90, que es un hecho sustantivo y daría cuenta de que lo que hemos hecho como estudiantes en las calles tendría una incidencia política de niveles insospechados”, agregó.

Yo no voto por este sistema

Al igual que para las elecciones municipales del año pasado, la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES) hizo un llamado a no participar de los comicios del próximo 17 de noviembre. Con la campaña “antielectoral” “Yo no voto por este sistema”, la ACES busca disuadir a la ciudadanía de participar del proceso.
El vocero de la organización y estudiante de Instituto Nacional, Pablo Toro, entregó las razones por las que hacen este llamado, haciendo hincapié en la responsabilidad del sistema neoliberal como principal obstáculo para el cumplimiento de las demandas estudiantiles: ” hoy no se trata de sufragar o no, sino de la incapacidad que tiene este sistema de satisfacer las exigencias que ponemos en la calle. En ese sentido hacemos una fuerte crítica al modelo de sociedad en que vivimos, que tiene incidencia directa en el modelo educativo”.
Pero los secundarios no se quedan solamente en la crítica, también se hacen parte del debate mediante la construcción de propuestas que apelan a la organización popular: “lo que nosotros buscamos es seguir reforzando el movimiento estudiantil, por lo que el llamado es a organizarse y fortalecer el movimiento social que no tiene ningún candidato en estos momentos”, afirmó Toro.
En agosto del año pasado, la exvocera de la ACES, Eloísa González, declaró en una entrevista a El Desconcierto: “son incompatibles la lucha estudiantil y las candidaturas presidenciales”. El análisis político que emana desde la asamblea parece seguir en la misma línea, más allá de que algunos postulantes a La Moneda incluyan en su programa la educación gratuita universal y busquen potenciar las organizaciones sociales: “Nosotros sabemos que el enemigo no está en esas candidaturas, pero no las estamos apoyando, eso hay que dejarlo claro. En estos momentos lo que se hace necesario es fortalecer el movimiento social, pero fortalecerlo de verdad. Esto no se logra cuando las fuerzas políticas se despliegan en una campaña electoral, que más encima no va a dar ningún fruto”.