Cuando queda poco más de una semana para las elecciones parlamentarias y presidenciales, un nuevo foco de interés público se abre en la disputa por el poder político. Se trata de las donaciones que empresas privadas entregan a las campañas polítcas bajo el anonimato que la ley permite. Todo gracias a una nueva investigación periodística de Ciper, la cual reveló el mecanismo que utilizan algunos de los conglomerados económicos más importantes del país para entregar montos que superan la norma que establece la ley electoral.

Los datos que arrojó el reportaje no dejan de sorprender. En ella se establece, gracias a las actas reservadas de las empresas, que Endesa Chile donó un millón de dólares, casi 510.000.000, para el financiamiento de campañas políticas en primera y segunda vuelta correspondiente a las elecciones presidenciales, y también a las parlamentarias.

la Ley Electoral, determina que una persona jurídica o natural no puede exceder las 10.000 UF, monto que equivale a un poco más de $230 millones de pesos

Sin embargo, fue el grupo Enersis -que es controlado por Endesa España y éste a su vez por la empresa italiana Enel-, el que realizó el aporte más significativo para las presentes elecciones, pues entregó US$ 2.5 millones, monto quivalente a los $1.274 millones de pesos.

La información se vuelve relevante cuando se revisa que lo establecido por la Ley Electoral determina que una persona jurídica o natural no puede exceder las 10.000 UF, monto que equivale a un poco más de $230 millones de pesos.

Uno de los espectos que llama la atención sobre el trabajo de Ciper es cómo finalmente logró obtener los datos que dan cuenta de las operaciones reservadas que realizan las empresas para acordar el financiamiento de campañas políticas. Según detallaron en su investigación, “la ley obliga a que los directorios de las empresas aprueben las donaciones, las que quedan entonces en un acta que debe reducirse en escritura pública. Si bien esta rendija da luces sobre quiénes hacen las donaciones, la ley prohíbe dejar en el documento público registro de quiénes son los destinatarios de los fondos, cuando se trata de donaciones reservadas”.

Los vacíos legales y la nula injerencia del Servel

daniela tejadaPara la analista y Magíster en Ciencias Políticas de la Fundación Ciudadano Inteligente, Daniela Tejada (@ladanitejada), que la ciudadanía pueda acceder a estos datos le parece una buena noticia y asegura esto permitirá que aumente la presión sobre los representates políticos para que perfeccionen un sistema que a todas luces está mal diseñado. Sin embargo, afirma que la información entregada por Ciper “no nos sorprende mucho, en el sentido que la ley de financiamiento electoral que tenemos hasta el momento tiene ciertos incentivos que pueden ser de alguna manera perversos”.

Para Tejeda, los vacíos legales que utilizan los grandes conglomerados económicos para entregar montos muy superiores a los permitidos por ley, dan cuenta de un sistema que no posee herramientas para fiscalizar adecuadamente. “El Servel, que tiene el rol fiscalizador, tampoco tiene las competencias para sancionar los comportamientos que puedan estar fuera de la ley. Por lo tanto, queda mucho a criterio de los mismos candidatos y de sus respectivos jefes de campaña que se lleve un buen registro en los gastos y de cómo se está recibiendo las donaciones de estas empresas”, asegura Daniela.

Otro de los aspectos que menciona como perfectibles es que las donaciones también las puedan realizar las personas jurídicas, situación que no debiera permitirse bajo el criterio de la analista. “Es que las personas jurídicas no votan y cuando tú puedes tener la facultad de donar dineros para las campañas, debiera ser sólo como persona naturales porque representan también a un cuidadano”, lanza Tejeda.

Para la encargada de estudios de la Fundación Ciudadano Inteligente, el modelo estadounidense de donaciones a campañas políticas es un gran ejemplo de transparencia, pues “no hay tapujos en decir quién te financia, y en el fondo, es una información conocida y aceptadas por todos”, y en cambio en Chile, cuando se le consulta a los candidatos por quién los financia, “ellos tienen el argumento perfecto, avalado por la actual legislación, que es decir que ellos no saben efectivamente quién los financia. Eso podría ser eventualmente una respuesta correcta, porque en teoría no debiese saber, pero resulta que en la práctica, y gracias a lo que podemos vislumbrar gracias a Ciper es que esto no es tan así”.

Las campañas ciudadanas que promueven la transparencia

La Fundación Ciudadano Inteligente lanzó para las eleciones pasadas un sitio web en el cual invitaron a los candidatos a responder una sencilla pregunta: ¿Quién te financia? En aquella ocasión, la inédita iniciativa contó con el visto bueno por parte de algunos personeros políticos, como Andrés Velasco, quien es desatacado desde la misma fundación como uno de los que entregó con mayor nivel de detalle la información de los financistas de su campaña. “Mandó el nombre y apellido de personas que le habían entregado directamente financiamiento, y es a lo que apuntamos en esta versión de quién te financia”, detalla Daniela Tejeda.

Y para las elecciones del próximo 17 de noviembre, el que ha entregado mayor información hasta el momento es el candidato del PRO, Marco Enríquez Ominami. “Nos envió información bastante detallada sobre sus ingresos, sus gastos, y además nos mandó la copia del correo que le envió el Servel  con los gastos reservados. Fue bastante completa”, asegura Tejeda, pero afirma que aún falta conocer a las personas que están detrás del candidato. “Si es que en la versión anterior de las elecciones primarias hubo mayor información, entonces por qué no la puede haber ahora. Solo falta el compromiso de los candidatos”, finaliza.