Funcionarios en Plaza Los HéroesLa gente está enojada con esta ofensa y maltrato que nos ha dado el Gobierno”, relata José Pérez Debelli, presidente de la Asociación de Funcionarios de la Dirección General de Aeronáutica Civil, quienes, durante la jornada de ayer, alcanzaron un 95% de paralización, provocando retratos en los aeropuertos de todo el país.

Los empleados del sector público exigen un 8,8% de reajuste salarial, sumado a un petitorio que contempla una serie de demandas vinculadas a la mejora de condiciones laborales. Sin embargo, desde La Moneda, han asegurado que se trata de un “paro ilegal” y que no podrán sentarse a negociar con los trabajadores hasta tener aprobada la Ley de Presupuesto correspondiente al próximo año.

“Lo mínimo que nosotros esperamos es que se respete el diálogo, sobre todo si consideramos que la mesa de negociación envió el petitorio de los trabajadores hace más de un mes”, declaró el dirigente.

A las movilizaciones del sector público se suma la presión ejercida por los funcionarios municipales, quienes están prontos a sumar tres semanas de protesta. Hoy, ante un clima cada vez más convulsionado, el directorio nacional de la Asociación Chilena de Municipales hizo un llamado al gobierno “a actuar con responsabilidad”.

Trabajadores de segunda clase

A las 11.30 de esta mañana comenzó la concentración en Plaza Los Héroes. Hasta ahí llegó Juan Apablaza, presidente de la Asociación de Fiscalizadores del Servicio de Impuestos Internos. “Esperamos que el Gobierno deje de evadir su responsabilidad de sentarse a negociar con los trabajadores”, declaró, asegurando que están preparados para demostrar su fuerza “en la calle”.

Por su parte, Marco Kremerman, director de Fundación Sol, reflexionó sobre las movilizaciones, asegurando que son “totalmente necesarias en un país donde el Estado neoliberal mantiene a sus empleados en las mismas condiciones precarias del mundo privado”. Kremerman recordó que, en el sector público, un 64% de los trabajadores se encuentra trabajando bajo la modalidad de contrata y honorarios, con sólo un 36% de sus empleados considerados como trabajadores de planta.

“En Chile los trabajadores del sector público no tienen garantizado el derecho a negociación colectiva ni su derecho a huelga. Un trabajador que no puede movilizarse para hacer cumplir sus derechos ni sindicalizarse es un trabajador de segunda clase”, argumentó el especialista.

Funcionarios en Coyhaique

Funcionarios manifestándose en Coyhaique.

“Este gobierno no ha terminado”

El dirigente José Pérez Debelli es enfático en señalar que lo mínimo que esperan es la disposición de las autoridades a sentarse a conversar sobre sus demandas.

“Pedimos un respeto hacia la mesa negociadora que es representativa de todos los trabajadores y que el gobierno demuestre que tiene interés y capacidad de diálogo”, expresó. Y agregó: “Nosotros queremos dejar muy claro que nadie nos ha regalado nada, a lo largo de nuestra historia todo lo que hemos conseguido ha sido gracias a la movilización de nuestros trabajadores”.

Pérez recordó que la motivación tras el paro “no tiene que ver sólo con dinero”, sino con demandas que apuntan directamente a mejorar la calidad de vida y las condiciones de trabajo de los empleados del sector público.

Por su parte, el dirigente de los funcionarios de Impuestos Internos manifestó que no esperan alcanzar la totalidad de sus demandas, “pero sí lo que nos merecemos”, agregando que han estado en conversaciones con los candidatos presidenciales.

“Algunos han asegurado que reconocerán las negociaciones del sector público y, hasta el momento, la Anef también ha mantenido conversaciones con algunos candidatos presidenciales. Sin embargo, creemos que este gobierno no ha terminado y por lo tanto no debe desenmarcarse de su deber”, declaró.