Tan sólo habían transcurrido 48 horas de la inédita campaña que busca visibilizar la demanda por el voto de los chilenos en el extranjero y ya iban más de 2.500 sufragios. Es la campaña “Todos somos Chilenos”, liderada por la Fundación Voto Ciudadano, que entre el 10 y el 17 de octubre ofrece a los compatriotas fuera de Chile una plataforma web en la que se puedan expresar.

La iniciativa surge de varias agrupaciones, entre ellas la Fundación Democracia y Desarrollo, el 5° Poder e INRIA Chile, organización que le da el soporte tecnológico. Gracias al contacto con más de 1.200 organizaciones de patiperros chilenos, contactados a través de Cancillería, y otros grupos de Facebook, la campaña está siendo viralizada de manera importante entre los ciudadanos chilenos que no pueden ejercer su derecho a voto sólo por vivir fuera del país.

Voto Ciudadano y las consultas on line

rossana dresdnerRossana Dresdner, directora de Voto Ciudadano, cuenta que la intención de su plataforma siempre ha sido dar una opción de participación a través de la web, y recuerda que empezaron con el plebiscito de la Educación, en 2011, en medio del conflicto estudiantil.

“Como venían estas elecciones presidenciales y parlamentarias, consideramos que era una muy buena oportunidad para que ellos se hicieran sentir acá en Chile. Y nos coordinamos con varias organizaciones en el exterior”, comenta sobre la actual campaña.

La iniciativa, que cuenta con el respaldo de parlamentarios como Tucapel Jiménez y Guillermo Tellier, busca además visibilizar las diferencias que genera el actual proyecto de ley que busca dar solución, aunque parcial, al voto de los chilenos en el extranjero.

Ello, dado que sólo contempla la participación en las elecciones presidenciales, situación que objeta Rossana. “La ley dice que por ser ciudadanos chilenos, tienen derecho a votar en todas las elecciones, al igual que el resto. (…) Si los parlamentarios son los que legislan en todas las materias, ¿por qué va haber un grupo de chilenos que no puede participar de la elección de esos representantes? Si ellos son los que legislan.”, señala.

La directora de Voto Ciudadano refuta las posturas que señalan como primordial que nuestros compatriotas deban demostrar una relación activa con el país, ante las dificultades de cómo definir dicho aspecto. Y pone además en discusión las distintas razones que tienen los chilenos que salen del país. “ Alguien que salió a buscar trabajo y vuelve después de un año, o se fue con un contrato por dos años, o que se fue a hacer un doctorado por cinco años, etc. Quién sabe eso, dónde se pone la línea. Eso define finalmente quiénes son los ciudadanos chilenos y no corresponde discriminar”, apunta.

Por ello, Dresdner se declara partidaria de una legislación que entregue el mecanismo para votar a los chilenos sin condiciones. “Yo soy partidaria de una Ley Orgánica Constitucional para definir cómo los ciudadanos chilenos que residen el exterior puedan ejercer su derecho consagrado en la constitución. Eso es lo que se requiere. La ley tiene que definir cómo se implementa el voto en el extranjero. No se necesita ninguna reforma a la Constitución”, finaliza.

La visión de los patiperros

barbaraBárbara Kozlowski Moreno tiene 27 años vive hace 13 en Suecia. Reside en Gotemburgo, y en el país nórdico pudo estudiar Tecnología Médica. Incluso hoy viaja a Barcelona para continuar sus estudios. Sin embargo, su corazón está con sus amigos y familiares que acá se quedaron.

Para ella, una chilena más de los miles que comparten con los suecos, el anhelo por participar de las elecciones está, pero sabe que nuestras autoridades no reaccionarán rápido para dar solución a este problema. “Mis amigos no entienden por qué no podemos votar. Siempre me lo preguntan”, comenta.

Bárbara dice no conocer los detalles del actual proyecto de ley que podría permitirle votar en las próximas presidenciales, pero al ser consultada al respecto levanta sus críticas de inmediato. “¿Sólo las presidenciales? ¿Y las parlamentarias? Esas también son importantes. Quizás las municipales son menos relevantes para nosotros pero puede que esté equivocada, no lo se”, responde

La ex floridana asegura que no sería complejo para los consulados incorporar un sistema para que puedan votar, pero sí sería un desafío llegar a votar para muchos de los compatriotas que viven muy alejados de la sede diplomática. Para ello plantea la posibilidad de enviar por correspondencia el sufragio. “De alguna forma se puede arreglar. Si los ciudadanos de otros países pueden votar aunque vivan en el extranjero, también lo podríamos hacer nosotros los chilenos. No porque dejamos de vivir en Chile dejamos de ser chilenos y de interesarnos en Chile”, apunta.

“Si pudiera votar, votaría sin dudarlo. No me gusta que no podamos votar, lo encuentro poco democrático porque si voto o no debe ser mi decisión personal y no del estado, aunque me encuentre al otro lado del planeta”, finaliza.