Toma AcesFue el estreno del voto voluntario en Chile y, de paso, una de las jornadas con mayor nivel de abstención en elecciones presidenciales, tras la vuelta a la democracia. Mientras el padrón electoral habilitaba a más de 13 millones de chilenos para manifestarse en las elecciones de ayer, más de la mitad de los posibles votantes decidieron no acudir a las urnas.

Nos hubiera gustado una mayor participación de nuestros compatriotas”, declaró Sebastián Piñera al finalizar la jornada de elecciones. Mientras, fuera de las observaciones sobre triunfadores y derrotados, el abstencionismo se hizo presente como una creciente piedra en el zapato para el mundo de la política tradicional.

Durante la tarde del domingo, mientras se realizaban las votaciones, miembros de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces), se tomaron el comando de la candidata de la Nueva Mayoría, Michelle Bachelet. Un cartel gigante sobre ellos rezaba “El cambio no está en La Moneda, sino en las grandes Alamedas”.

La ocupación se extendió por cerca de tres horas y su motor no fue únicamente el rechazo a la candidatura de Bachelet, tal como señalaron en un comunicado.

“Las instituciones políticas en Chile son ilegitimas desde la raíz, su naturaleza es excluyente y solo cumple el rol de asegurarle a los grupos económicos una estabilidad social a costa del trabajo y aspiraciones del conjunto del pueblo, esto se refleja en los índices de abstención y en las distinta formas de manifestar el descontento con la clase política y su institucionalidad”, manifestaron.

Los secundarios estuvieron acompañados de la presidenta electa de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Melissa Sepúlveda, quien otorgó su apoyo a la manifestación.

Horas más tarde, la actual vocera de la Aces, Isabel Salgado, declaró que el nivel de abstención alcanzado “es un indicador de la falta de credibilidad que existe hacia la actual institucionalidad. A la gente no le interesa la política tradicional”.

A la hora de analizar la baja participación electoral, se debe considerar el total cercano a los 114 mil votos nulos y blancos.

“Esta elección presidencial marca un récord del porcentaje de abstención en una elección de este tipo. Digan lo que digan, la mayoría no votó”, señaló el historiador Sergio Grez desde su cuenta en Twitter. “El voto voluntario y la inscripción automática fue un disparo sobre los propios pies de la clase política”.

 

Claude, Miranda y Parisi no participarán en segunda vuelta

Una de las dudas se sitúa ahora en la segunda vuelta que enfrentarán Bachelet y la candidata de la Alianza por Chile, Evelyn Matthei. Despejadas las candidaturas independientes de tendencias de izquierda y derecha, el nivel de participación electoral podría bajar aún más.

Creemos que en segunda vuelta la abstención también será alta”, declaró al respecto la vocera de la Aces. “La Concertación y la Alianza se han encargado por años de destruir la política, optando siempre por las medidas que fomentan la privatización  y la represión. No hacen cambios para la sociedad si no que gobiernan para los poderes económicos”.

Por otra parte, el candidato del Partido Humanista, Marcel Claude –quien logró cerca de un 3% de las preferencias- aseguró que  no participará en las elecciones del próximo 15 de diciembre porque  ambas “pertenecen a la banca, son propiedad de las AFP, de las multinacionales”.

Roxana Miranda, candidata del Partido Igualdad, concentró el 1,26% de las preferencias y también aseguró que no votará en segunda vuelta, agregando que “nos esperan días difíciles con la Nueva Pillería gobernando y con la derecha también, nosotros somos los que vamos a sufrir”. Franco Parisi, a su vez, también manifestó que no participará, mientras que Marco Enríquez-Ominami (PRO), declaró que no votará “por el duopolio” y que su candidata es “la Asamblea Constituyente”.