Raúl HasbúnLa dictadura militar liderada por Augusto Pinochet dejó una serie de misterios sin resolver. Desapariciones, muertes y torturas son alguno de los enigmas que los familiares de las de víctimas del régimen no han podido zanjar por completo. Sin embargo, lentamente, las motivaciones y sus involucrados comienzan a salir a la luz, algo que celebra Mireya García, vicepresidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos.

“El hecho de que se haya acogido la querella que se interpuso para investigar a quienes tuvieron responsabilidad instigadora en el golpe de Estado es un tremendo avance y que, además, se esté efectivamente investigando, citando a declarar, con nombres y apellidos, es excelente”, manifestó.

La investigación en curso está a cargo del juez Mario Carroza y pretende aclarar las responsabilidades de individuos y grupos que instigaron y respaldaron el golpe militar originado el 11 de septiembre de 1973.

Hasta el momento, Carroza ha citado al dueño de El Mercurio, Agustín Edwards Eastman, al entonces ex secretario general del Partido Socialista, Carlos Altamirano Orrego, y, esta semana, se ha considerado al sacerdote Raúl Hasbún Zaror, a quien se le realizará un cuestionario de 10 preguntas que deberá responder en los próximos días.

“No se puede tallar sobre madera podrida”

Según Gabriela Zúñiga, vocera de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, los ideólogos del Golpe deben ser interrogados y condenados, pues “fueron responsables de terrorismo de Estado y asesinatos masivos. Si me nombras un cura como Hasbún, ese señor es absolutamente responsable de lo que pasó, tal como (Ricardo) Claro, que fue otro de los personajes que participó y financió la dictadura”.

Zúñiga, además, apuntó a personeros de la Democracia Cristiana, a quien acusó de “querer blanquear su imagen, aunque el pasado los condena”.

Su marido es detenido desaparecido desde 1974. Tras un largo proceso judicial, cuenta, la Corte Suprema determinó que éste fue víctima de terrorismo de Estado y le señaló a los culpables del crimen. Sin embargo, “hay toda un área sin investigar de los que callaron”, manifesta.

“Ahora todos dicen que no sabían nada. Aquí hay responsables ideológicos, hay sostenedores económicos, hay gente que se benefició con aquello. Es complejo, te van a decir que está mal la venganza, pero si me preguntas, los chinos decían que no se puede tallar sobre madera podrida”, agregó.

Eduardo Contreras: El cura Hasbún es un fascista completo

La investigación tiene su origen a principios de este año y es liderada por el abogado Eduardo Contreras, militante comunista con amplia experiencia en casos relativos a Derechos Humanos.

Al ser consultado sobre los vínculos de Hasbún con el golpe militar, Contreras asegura que éste participó en toda la “campaña de El Mercurio y los Edwards para desestabilizar” al gobierno del entonces presidente Salvador Allende, entre otros casos que despiertan las sospechas de los familiares de víctimas de la dictadura.

“(Hasbún) Bendijo a la Junta Militar y la comparó con la Santísima Trinidad”.

Bendijo a la Junta Militar y la comparó con la Santísima Trinidad. Es decir, el cura Hasbún es un fascista completo. Argumentó que se iba del país para no declarar ahora, pero igual tendrá que asumir su responsabilidad en la conjura que llevó al terrible golpe del 73”, adelantó.

Según el abogado, la Ley de Seguridad Interior del Estado presente en el Código Penal chileno es clara a la hora de considerar un delito el hecho de “alzarse contra un gobierno constitucional”. Esto, contemplando no sólo el levantamiento de armas, sino también la conspiración en contra del régimen democráticamente electo.

¿Qué pena le correspondería a los instigadores del golpe, en caso de ser encontrados culpables? “20 años”, responde Contreras.

Edwards, Hermógenes Pérez de Arce y la DC

En septiembre pasado, Agustín Edwards Eastman también fue interrogado por el juez Carroza. En dicha instancia, debió responder preguntas respectivas al eventual financiamiento de la CIA a El Mercurio, y la censura de su periódico a los hechos de violaciones a los derechos humanos, entre otros temas.

Sin dudar, Edwards aseguró que nunca recibió dinero de la institución norteamericana y que no tuvo incidencia directa en la línea editorial de su periódico durante el gobierno militar, versión que desmienten los familiares de las víctimas de la dictadura.

edwardsEstá comprobado que Agustín Edwards fue uno de los grandes instigadores. A través de sus medios de comunicación él jugó un rol fundamental en el golpe. Hace muchos años que se venía denunciando esta situación pero no había sido tomada por la justicia, yo espero que tengamos un proceso transparente. Sería bueno saber cómo Estados Unidos intervino a través de los medios de comunicación y cómo los grandes empresarios chilenos se pusieron al servicio de ellos”, argumentó García.

En la lista de posibles interrogados se contempla el columnista Hermógenes Pérez de Arce, y el ex presidente Patricio Aylwin, entre otros.

Según García “efectivamente hay democratacristianos instigadores del golpe y tienen que ser citados a declarar e interrogados. Es un partido que ahora se suma a un conglomerado contrario, pero en ese momento, antes del golpe y post golpe, fueron parte de. Para mí, lo más importante es que quede claro ante la historia que ellos sí fueron responsables de lo que tuvimos que vivir después de 17 años de dictadura”.

En tanto, respecto del cura Hasbún, García aseguró que la Iglesia Católica debió terminar con su título de sacerdote ya que es una “vergüenza” para la comunidad cristiana y la propia institución.

“Fue cómplice del golpe y jamás tuvo una voz ni siquiera de aliento para las víctimas. Siempre su acción fue de justificación y hasta de celebración al ver como se estaba reprimiendo a los opositores de la dictadura y por lo tanto tiene mucho que decir. Para él, sus opositores fueron siempre sus enemigos, no sus hermanos en la fe”, argumentó.