Derechos de Autor Conciertos Música ChilenaEl 22 de noviembre se celebró el Día de la Música, fecha escogida por ser el día de Santa Cecilia, la patrona del arte sonoro. La jornada coincidió con uno de los grandes eventos del año, la Feria Pulsar que se desarrolló este fin de semana en la Estación Mapocho y que puso en escena a Anita Tijoux, Nicole, Chinoy y Pedro Piedra, entre muchos otros.

Pero el día que celebra a esos grupos y cantantes que llevamos a todas partes en nuestros reproductores de música, o bien los que escuchamos a diario en las radios, también vivió su capítulo aparte con la presentación de una querella criminal por parte de Fiskales Ad-Hok, la histórica banda de punk nacional, en contra de la Sociedad Chilena de Derecho de Autor (SCD), por el cobro de 8 millones de pesos por los derechos no cancelados en el concierto aniversario de los 20 años de la banda, realizado en 2006.

En aquella ocasión, en la que la banda incluso grabó un DVD del concierto, según los abogados de la SCD no se cancelaron los derechos de autoría de los temas que interpretó la agrupación, hecho que contraviene la normativa que indica que “todo evento musical, concierto, festival o fiesta que cuente con música en vivo, debe realizar un pago por concepto de derechos de autor, el que se traduce en un 5% de lo recaudado por venta de entradas, monto que posteriormente es distribuido entre los titulares de las obras que allí se ejecuten”, según consta en la declaración que la misma SCD realizó en su sitio web.

El juicio comenzó en 2009 y fue cerrado en 2011, pero recién este año se pudo notificar al representante  de  Fiskales Ad-Hok, Fernando Sánchez. En ese momento, la deuda original ascendía a los 400 mil pesos, pero por conceptos de multas, el pago de costos y el embargo de una tienda propiedad de Sánchez, hoy la suma alcanza los 8 millones de pesos.

La defensa alega que pagos no corresponden

Según el abogado de la banda de punk nacional, Juan Carlos Larrañaga, “no corresponde pagar los derechos, el fundamento de la demanda no tiene asidero. (…)”El espectáculo que llevaron a cabo los Fiskales y que es cómo generan ingresos finalmente un grupo chileno de autogestión como los Fiskales Ad-hok, es mediante tocatas en vivo y la ley consagra la facultad del dueño de la obra para difundirla”, declaró a Cooperativa.

Larrañaga  comentó además que “el objetivo es parar con esta situación en la que la SCD pretende que no se toque una nota en este país sin que ellos lo sepan. Y también exigirle a este organismo que tenga más cuidado al momento de presentar demandas, porque de lo contrario hay una responsabilidad criminal”, señaló abogado.

Artistas nacionales ante los derechos de autor

Denisse Malebrán, vocalista de Saiko y ex secretaria general de la SCD, por 3 años asumió un rol de mucha exposición el cual le valió la enemistad del público general pues, según sus mismas palabras, “a la SCD se le asocia con algo malo”.

“A mí me encantaría hablar de esto más seguido porque la mala que me agarré yo con esto fue tremenda, hay gente que todavía me tiene mala sin saber por qué. Entiendo que sea por cosas concretas, como que yo apoye a Bachelet, porque yo efectivamente apoyo a Bachelet. O que alguien que no quiera la legalización de la marihuana y el aborto, porque yo sí estoy de acuerdo. Pero en este caso…”, explica.

denisse_grande_4-640x420Según la cantante nacional, el desconocimiento de la legislación que protege la propiedad intelectual genera confusión en el público general. “Cuando se habla de este tema se parte de una base pésima, de una desinformación muy grande. De partida, la ley de propiedad intelectual existe desde siempre, el punto es que la administran ciertas instituciones, en este caso sociedades de gestión”, señala.

Malebrán comenta respecto del periodo en que formó parte de la SCD, que además del deterioro personal que significó para ella asumir la vocería y, por ende, explicar las decisiones de la institución, también hubo un menoscabo para el organismo. “Hubo un desgaste en la imagen de la SCD tremenda, un daño comunicacional severo, que la gente todavía asocia a la SCD con algo malo, como que alguien te viniera a quitar algo pero sin entender muy bien de qué se trataba”, apunta.

La cantante explica que “cuando tú firmas, uno lo que hace es autorizar, y en este caso, las sociedades de gestión están autorizadas para cobrar por tu patrimonio. Si no lo hubieran firmado, la SCD no haría nada. Pero por ley, la SCD está facultada y obligada a cobrar por la obra de un autor. Uno puede empatizar con los Fiskales, pero la ley dice otra cosa”.

Finalmente, la intérprete de “Debilidad”  asegura que el cobro en el caso de Fiskales Ad-Hok es excesivo pero defiende  la gestión de la sociedad que agrupa a los artistas nacionales. “Cuando uno tiene una deuda y te cobran el triple, creo que es un cobro abusivo. Pero también hay que reconocer que está en lo correcto la ley. (…) Todo lo que hace la SCD por los músicos, pasa por la plata que entra, si no, no podrían hacer nada”, concluye.

tita-parraPor otra parte,  Tita Parra, cantautora nacional y parte de la familia más prolífera de la música chilena, en diálogo con ElDesconcierto.cl, se mostró muy crítica del rol que ha asumido la SCD en la escena artística. “Es una sociedad comercial, y no representan realmente lo que los autores deberíamos tener. Es terrible lo que te digo, pero no es representativo de lo que los músicos, como gremio, necesitamos. Los músicos hemos sido muy despelotados para ponernos acuerdo para luchar por nuestros derechos, y esta sociedad nació hace muchos años para cumplir ese objetivo pero se fue convirtiendo en una entidad comercial”.

Parra explica que el sistema con el que funciona la SCD genera desigualdades regidas por el comercio y la industria. “Soy socia de la SCD pero como genero pocos ingreso, no participo mucho, no tengo derecho a estar en las elecciones. Es muy jerárquica. Los que generan más derechos tienen la oportunidad de ser los presidentes de la sociedad. Está regida por el mercado, por el que más vende. Es una entidad típica de las instituciones neoliberales”, lanza.

La cantautora, díscola del rol que ha asumido la SCD, valora igualmente algunos de los beneficios que han recibido algunos asociados, tales como becas, previsión e incluso adelantos en caso de necesidad. “Lo único que tenemos es lo que hace la SCD por nosotros pero somos pasivos, no nos organizamos, somos últimos, no tenemos nuestros propios productores, tenemos puros pajaritos en la cabeza y la SCD se aprovecha un poquito de eso, y ellos tienen un gran maquinaria”, finaliza.