PazSe hizo conocido hace unos años por atender al niño símbolo de la delincuencia infantil: C.C.M, alias Cisarro. Luego de un tiempo, y tras una serie de polémicas, Paz insiste en su cruzada contra las políticas públicas y la autoridad que rige al Servicio Nacional de Menores.

Esta vez, en entrevista con Eldesconcierto.cl, el siquiatra reflexiona sobre la reciente muerte de un menor en Til Til, la gestión del director del Sename, Rolando Melo, las recientes movilizaciones organizadas por su dirigencia, y, cómo no, sobre su paciente más reconocido: El Cisarro.

 

¿Qué razones los motivan a ti y a los funcionarios del Sename a tomarse la institución?

Fue la culminación de un proceso de profunda desesperanza e indignación. Hemos hecho todas las gestiones institucionales habidas y por haber para hacer evidente la necesidad de proteger a estos niños y que el Gobierno tome medidas urgentes para terminar con esta realidad aberrante. Yo diría que cada dos o tres meses muere un niño.

Hace un tiempo interpelamos a Bachelet, le exigimos que incluyera en su programa de gobierno una asignación de recursos al Sename –porque detrás de este drama no solo hay un tema de mala administración, sino que de recursos también-. La candidata nos dice que sí, que estemos tranquilos, y después nos reunimos hace dos semanas con su comisión de infancia y nos dicen que no tienen contemplado un peso para asignar al Sename.

“Finalmente él fue asesinado a puñaladas a vista y paciencia de todo Sename y de todo Chile”.

En este escenario muere este niño en circunstancias que ya no pueden ser más espantosas. Hace dos o tres semanas él le dice a las psicólogas que lo estaban atendiendo, a la persona a cargo de la casa del Sename en la que estaba y a su familia. Pide auxilio y en tres semanas no ocurre absolutamente nada, salvo unas promesas de que iban a cambiar a unos chicos agresivos y finalmente él fue asesinado a puñaladas a vista y paciencia de todo Sename y de todo Chile.

 

¿Por qué piden la renuncia de Ronaldo Melo?

Las razones son miles. Te enumero: primero, el señor Rolando Melo es un abogado penalista, mientras que todos los otros directores han sido abogados de familia con magíster en temas de infancia. Además, toda su administración ha estado teñida por las más desafortunadas declaraciones ante situaciones gravísimas.

Un ejemplo: Cristóbal logra estar tres años bien. Hablamos de un chico que era un símbolo de la delincuencia juvenil, pero se medica y se trata. Nunca más Chile vuelve a saber de Cisarro, de segundo año básico llega a séptimo. El Sename, de pronto, decide suspender el tratamiento y se lo entrega a su mamá y a los tres meses, el chico está delinquiendo de nuevo.

¿Y qué dice Melo? Dice: es que se nos perdió de vista. Luego de eso, nos obligó a poner un recurso de amparo para que pongan en conocimiento ante el Tribunal de Garantía – que lo estaba procesando como a un delincuente- que el niño estaba en tratamiento siquiátrico y por lo tanto no era imputable.

LCisarrouego, aparece la Comisión Jeldres, donde se conocen todos los abusos de explotación sexual, niños medicados sin supervisión médica, niños contagiados de sida, todo lo que significa eso. ¿Qué hace el director Melo? Cierra todos los hogares donde hay denuncias de abuso sexual y manda a todos estos niños a cualquier parte. Este señor es un descriteriado.

 

¿Qué tan ciertas son las acusaciones de prostitución al interior de centros del Sename?

Usted y todos vimos en el reportaje de Canal 13 cómo los taxistas en Arica llegaban a buscar niñitas del Sename que eran explotadas sexualmente. Yo nunca había sabido, pero por otro lado no me extraña. El mismo Melo señaló, en una de sus declaraciones,  que el Sename no tiene ninguna capacidad para supervisar los centros.

 

¿Cual es tu visión sobre el rol de las empresas concesionadas al interior de los centros del Sename?

Hay de todo, yo he conocido empresas privadas que hacen trabajos maravillosos. Y otras que son un desastre, aunque, en general, yo preferiría que fueran todas públicas. Lo que sí es claro, es que si uno va a entregarles la confianza de tratar con niños del Sename, deben haber mecanismos de supervisión importantes. El drama de este país es que aquí se privatizó todo sin ninguna supervisión. Libre mercado y libre albedrío, que cada uno haga lo que quiera. Y eso, cuando se trata de niños, no.

 

¿Qué te parecen las declaraciones sobre el niño muerto en Til Til? Melo señaló que había sido una riña…

Yo no sé si fueron 10 ó 3 niños. En una institución pública donde hay niños que tienen problemas de control de impulso, de agresividad, de falta de empatía, no es posible que haya armas circulando y chicos sin tratamiento. Si ellos se están matando unos con otros, eso es responsabilidad del Sename. Esta superficialidad de la prensa de decir que fue una riña… eso debería decirlo quien administra un bar, ahí son cosas que pueden pasar. Pero este no es un bar, es un centro de protección de niños extraordinariamente frágiles, de los cuales un 70% tiene patologías.

 

“De Cristóbal no tengo información directa, sólo sé, a través de terceros, que está mejor, pero su gran problema es que nunca se trató a su mamá, que es lo que queríamos hacer”.

¿Sabes algo de la situación actual de Cisarro?

A mí me tienen prohibido hablar o acercarme a Cristóbal, ésa es la manera en cómo el Sename resuelve los problemas. Hace unas semanas puse una denuncia por un niño que ingresó al Hospital Calvo Mackenna que fui a visitar para saber cómo estaba. Me contó unas cosas espantosas. Puse la denuncia en la Fiscalía y hace unos días atrás me llegó una notificación del Tribunal donde el Sename cuenta unas cosas increíbles, como que yo llegué y saqué al niño después de las 12 de la noche del hospital Calvo Mackenna, entonces ellos, en vez de llamarme, le creen al Sename y me ponen una orden de no acercamiento. Así es cada vez que yo denuncio una situación. De manera que de Cristóbal no tengo información directa, sólo sé, a través de terceros, que está mejor, pero su gran problema es que nunca se trató a su mamá, que es lo que queríamos hacer. La política del Sename es con suerte tratar al niño.

 

¿Qué te parecieron las reacciones de la prensa y la sociedad ante el caso mediático del Cisarro?

A mí me llamó mucho la atención que cuando nosotros presentamos el recurso de amparo por Cristóbal, la reacción de las redes sociales fue brutal. Decían mira, ese siquiatra loco, cómo se le ocurre defender a ese delincuente, mátenlos. Eran cientos de posteos en Twitter o en Facebook de ese tono y fue muy dramático cuando, en algún momento, di una entrevista y yo cuento cómo yo recibo a Cisarro y luego, después de iniciar el tratamiento, comienza a aparecer Cristóbal. Y la gente se comenzó a conmover con su ternura, con sus miedos… de pronto, empezaron a disminuir los posteos agresivos y la gente empezó a entender. El Sename y Rolando Melo han usado este lugar común que hay en el país de ver a los niños como verdaderos delincuentes que no merecen nada o muy poco para justificar cómo funciona el Sename.

“Cuando se dice que el niño que murió en Til Til falleció en una riña, la gente dice ah, ojalá que se mueran, que se maten entre ellos. Y eso, yo te puedo asegurar, que Melo no lo hace improvisadamente”.

Cuando se dice que el niño que murió en Til Til falleció en una riña, la gente dice ah, ojalá que se mueran, que se maten entre ellos. Y eso, yo te puedo asegurar, que Melo no lo hace improvisadamente. Este señor es un sicópata de la peor calaña. Cuando él dice que esto es una riña, está construyendo una realidad.

 

¿Existen posibilidades de rehabilitación para niños como el Cisarro, si consideramos la ineficiencia del sistema público y esa crítica tan despiadada de la sociedad?

Hoy en Chile, ninguna. Aparte del Hospital Calvo Mackenna, y de algunas unidades que están en proyecto, no hay prácticamente nada. Nosotros siempre entendimos que el tratamiento del chico no era suficiente, que había que tratar a la familia. Si uno se toma en serio la rehabilitación de un chico con ese perfil, uno debe tratarlos a todos, no sólo medicamentos, sino que culminada esa etapa, a estos chicos se les debe ofrecer una oferta social, cultural, comunitaria. Es un trabajo que requiere de muchos profesionales. Estos niños tienen que ser bien medicados, no todos, pero la mayoría de ellos y muchos, tampoco todos, deben recibir psicoterapia para ellos y sus familias. Luego de eso, es muy necesaria la reinserción social.

Yo me reuní con Claudio Orrego, quien era en esa época el responsable del tratamiento de Cristóbal, alias Cisarro, durante 3 años. Fueron profesionales de su municipalidad y el Sename quienes se hicieron cargo de las tonteras que hicieron con ese chico antes. Yo le dije mira, Claudio, el chico está mejor, ahora viene la etapa de tratar a la mamá, pero después de eso no viene el regalarle kioscos, que es lo que hacía Orrego, cuando ella era incapaz de administrar su propia vida. Yo le dije que no sacábamos nada con tratar a Cristóbal y a su familia y después devolverlos a ese ghetto miserable en su comuna.

 

¿Aparte de los factores biológicos y sicológicos, hay razones más estructurales que permitan explicar casos como el de Cisarro?

Primero, hay que entender que la desregulación emocional y las conductas delictuales no son patrimonio de los pobres. Cabros chicos malacatosos y medios psicopatones también hay en Las Condes y Lo Barnechea y Vitacura y ahí consumen drogas, le hacen bullying a otros chicos y cosas bastante peorcitas. El problema es que cuando estos niños con estas características psicológicas además los instalas en estos barrios miseria, la combinación es la tormenta perfecta.