UDLA“Estamos desconcertados, teníamos fe en que nos iban a acreditar”, declaró la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de las Américas de Viña del Mar, Johana Toro. La noticia del rechazo de la Comisión Nacional de Acreditación al recurso de reposición presentado por la casa de estudios causó desazón en la comunidad estudiantil, que ya supera los 34 mil estudiantes.

Seis votos contra cinco sellaron la decisión de la CNA. Ahora, la institución deberá prepararse para apelar ante la última instancia posible de acreditación: el Consejo Nacional de Educación (CNDE). En este sentido, y en vista de los antecedentes de la institución, algunos analistas aseguran que la última palabra aún no está dicha.

El 2008 ellos no fueron acreditados, interpusieron un recurso de reposición igual que ahora y también les fue rechazado. Sin embargo, ellos apelaron al Consejo Nacional de Educación y éste revirtió la decisión y los acreditó”, recordó Alexis Meza, ex virrector académico de la Universidad Arcis e investigador de educación superior.

Así las cosas, la UDLA aún tiene posibilidades de lograr obtener la acreditación que le impida un escenario complejo para el 2014. “Si consideramos lo del 2008, es perfectamente posible que obtengan la acreditación, la diferencia es que ahora la opinión pública estará muy atenta a la decisión”, señaló Meza.

 

Sobrevivir sin el CAE

Una de los grandes problemas que conlleva la falta de acreditación en universidades privadas se vincula con la merma de todo financiamiento estatal, esencialmente del Crédito con Aval del Estado, utilizado por miles de estudiantes al interior de la UDLA y otras instituciones y centros de formación técnica.

Si bien la pérdida de acreditación no implica el cierre de las universidades, éstas se enfrentarían a un complejo panorama monetario al perder los beneficios que el Estado ofrece a sus estudiantes.

“Este tipo de instituciones han creado una fuerte dependencia del financiamiento estatal, como el Crédito con Aval del Estado y, al perder la acreditación, podrían tener fuertes dificultades financieras. Sin ir más lejos, se puede decir que muchas de ellas han crecido al amparo de recursos como el CAE. La capitalización de estas instituciones ha sido a expensas de los estudiantes”, explicó Patricio Basso, ex secretario ejecutivo de la CNA.

“Por ejemplo, la Universidad Santo Tomás, partió con un patrimonio de 12 mil millones de pesos y el año 2012 reportó un patrimonio de 24 mil millones”.

Según Basso, el CAE ha enriquecido a las universidades privadas a costa del financiamiento de aranceles elevados. “Por ejemplo, la Universidad Santo Tomás, partió con un patrimonio de 12 mil millones de pesos y el año 2012 reportó un patrimonio de 24 mil millones”, señaló.

En tanto, Meza advirtió que el crédito en cuestión es un mecanismo de vital importancia para la subsistencia y matrícula de instituciones como la Universidad de las Américas: “Para esa universidad, por el perfil de estudiantes que ingresan, es sumamente importante la obtención de recursos como el CAE”.

 

¿Qué pasa con el Estado?

La CNA aún no entrega públicamente el documento que revela las razones de su rechazo al intento de acreditación de la Universidad de las Américas. Sin embargo, el rector de la institución aseguró a través de un comunicado que “ninguno de los cuestionamientos realizados por el organismo acreditador son razones de peso para poner en entredicho la calidad de la educación que se imparte en UDLA”.

En tanto, la ministra de educación, Carolina Schmidt, aseguró que los estudiantes de la casa de estudios deben estar “tranquilos”, pues no perderán los beneficios entregados por el Estado originalmente: “Aquellos alumnos que ya están estudiando en una institución que perdió su acreditación, como la Udla en estos momentos, continúan con todas las becas estudiantiles”.

“Sinceramente nos preocupa saber qué es lo que pasa con los compañeros de segundo, por ejemplo, que este año iban a postular al crédito”.

Sin embargo, los estudiantes aún mantienen sus interrogantes. “Sinceramente nos preocupa saber qué es lo que pasa con los compañeros de segundo, por ejemplo, que este año iban a postular al crédito. Se nos han acercado varios a decirnos que no saben qué hacer”, señaló la dirigente de la federación.

Toro manifestó, además, que esperan que el Estado se responsabilice por la situación que están enfrentando. “Nosotros nos preguntamos qué pasa con el Estado, que no se responsabiliza en absoluto de no garantizarnos la educación como un derecho social. Lo único que sabemos por el momento es que no nos vamos a quedar de brazos cruzados”.

Además, la dirigenta manifestó preocupación por la “imagen que están proyectando los medios sobre los estudiantes que estamos en la UDLA”.

Además de la institución administrada por el grupo Laureate, otras universidades, institutos y centros de formación vivieron el rechazo de su acreditación. Entre ellos: Universidad Bolivariana, Uniacc, Universidad del Mar, Universidad La República, Universidad Pedro de Valdivia, Universidad UCINF, Instituto Profesional Esucomex y otros que pueden ser revisados en la web de la comisión.