El Panul

Foto Flickr Red Precordillera

En La Florida precordillerana se encuentra ElPanul, paño de terreno que abarca unas 340 hectáreas y que hoy enfrenta a los vecinos con los intereses inmobiliarios por poblar el último sector urbano de la comuna en el que existe vegetación nativa.

Una oportunidad de negocios, dirán algunos. Un peligro concreto para la comunidad, dicen los otros. ¿Por qué? El sector ubicado en los faldeos de la Cordillera de Los Andes actúa, según explicó el director de OLCA, Lucio Cuenca,  (Observatorio Lationamericano de Conflictos Ambientales), “como un bosque que permite contener situaciones que producen en desastres naturales como los aluviones, lo que es importante sobretodo hoy cuando estamos frente a una situación tan evidente como el cambio climático”.

La empresa detrás del proyecto es la inmobiliaria Gesterra, y tiene la intención de utilizar los terrenos del Fundo El Panul para construir 1.157 casas y 22 edificios, abarcando más de 92 hectáreas en total, para lo cual serían eliminadas algunas especies nativas que cuentan con protección.El Panul se ubica al final de la calle Rojas Magallanes, y se extiende hasta el sector de Lo Cañas, por sobre el canal San Carlos.

Bajo aquél límite se ubica una gran cantidad de condominios nuevos y otros que se instalaron allí desde finales de los 80 y principios de los 90, los cuales sufrieron las inclemencias de la naturaleza en 1994 cuando justamente un aluvión arrasó con villas completas y dejó más de 20 muertos.

Actualmente, el anteproyecto inmobiliario cuenta con la aprobación de la Dirección de Obras de la Municipalidad de La Florida, pero gracias a las gestiones realizadas por sus detractores, éste fue rechazado en el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA).

Red de vecinos en pie de lucha contra Gesterra

Estefania Gonzalez, licenciada en geografía de U. deChile, y miembro equipo ordenamiento territorial y biodiversidad de la Red Ciudadana por la Defensa de la Precordillera, explicó a ElDesconcierto.cl que la preocupación de los vecinos tiene larga data. Ya se habían manifestado ante las autoridades en los 90 advirtiendo sobre los riesgos de un aluvión, y no fueron escuchados. Hoy, cuando el proyecto de Gesterra amenaza además un bosque nativo, los ha llevado a un conflicto abierto con los responsables de la idea. “La localización estratégica que tiene este paño, ha hecho que nosotros le llamemos el último bosque que está dentro de la zona urbana. Por lo tanto, los servicios ecosistémicos que presta no solo a la comuna sino que también a la región, son bastante importantes”, comenta.

La joven de 24 años y que ejerce funciones de vocería de la Red, explica tras la experiencia en la década del 90, se organizaron de mejor manera y así han podido detectar que, por ejemplo, el Fundo el Panul pertenece a los mismos dueños de la inmobiliaria que pretende urbanizar el sector y arrasar con la vegetación nativa. Por ello, han emprendido una lucha tenaz en todos los frentes posibles, incluyendo el municipal.

El anteproyecto ya cumplió un año, el freno que lograron poner los activistas floridanos obligará a Gesterra a volver a presentar un nuevo proyecto, lo que dilataría cualquier obra en el lugar

“Han sucedido muchas cosas, los concejales vienen prometiendo hace años modificar el plan regulador haciendo un estudio de riesgo y sanitización ambiental que reconozca el lugar como bosque nativo. Porque en 2008, cuando salió la nueva ley de bosques nativos, ésta dijo que se  prohíbe la tala de especies en conservación como es el guayacán, y con la modificación del plano regulador éste debería actulizarse y reconocer las especies y cumplir con la nueva normativa. (…) Hasta el día de hoy el Plano Regulador no se ha actualizado y nosotros logramos detener el proyecto en el Servicio de Evaluación de Impacto Medioambiental precisamente por el tema de los riesgos naturales y de la vegetación”, explica González.

Dado que actualmente el anteproyecto ya cumplió un año, el freno que lograron poner los activistas floridanos obligará a Gesterra a volver a presentar un nuevo proyecto, lo que dilataría cualquier obra en el lugar. Pero Estafenía advierte que desde la municipalidad y en específico de parte de Rodolfo Carter, alcalde de la Florida, hay una predisposición favorable.

“Hay un nuevo estudio que empezó hace unas semanas atrás, los resultados estarían a fines de diciembre, pero la municipalidad sin conocer el estudio ya está proponiendo una zonificación para el sector, con equipamientos y servicios, cuando nosotros lo que buscamos es que no se construya en el sector, y nos parece incoherente porque después de todas las negligencias que vienen desde el 2008, durante un año no se haya hecho nada, y hoy, en vez de esperar los resultados del estudio, ya estén proponiendo algo”, finaliza.

ElDesconcierto.cl intentó comunicarse en reiteradas ocasiones con el jefe comunal pero sus asesores comunicaciones lo excusaron de referirse al tema.

Visiones de ciudad en conflicto

OLCAPara Lucio Cuenca, director del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), el caso del Panul refleja las concepciones contrapuestas de ciudad que expresan las autoridades e inmobiliarias, por un lado, y los vecinos, urbanistas y hasta la misma comunidad científica, por el otro.

Esta ciudad ya tiene una historia respecto de los desastres naturales y las consecuencias que eso ha traído. Por lo tanto, insistir en expandir la ciudad hacia la pre cordillera, sobre todo donde existen bosques primarios, que se si se pierden nunca más se van a recuperar, no es muy sensato por así decirlo”, lanza Cuenca.

Lucio Cuenca destaca que la normativa que los detractores lograron invocar para detener el proyecto es algo difusa pero efectiva finalmente, gracias a unos decretos firmados en dictadura que buscaban proteger la zona cordillerana de los desastres naturales. Sin embargo, Cuando advierte de las irregularidades que dan cuenta de una tendencia favorable hacia el proyecto inmobiliario por parte de la autoridad. “Ha habido situaciones poco claras como contratar estudios de análisis de riesgo en la zona, licitaciones que no se ha publicitado para que nadie se presente, etc. O sea, una serie de manejos que se pueden interpretar en el fondo con que la voluntad política va hacia permitir que se tale e instale el proyecto inmobiliario”, señala.

“Esta ciudad ya tiene una historia respecto de los desastres naturales y las consecuencias que eso ha traído. Por lo tanto, insistir en expandir la ciudad hacia la pre cordillera, sobre todo donde existen bosques primarios, que se si se pierden nunca más se van a recuperar, no es muy sensato por así decirlo”

Por otra parte, el director del OLCA destaca sobre este caso la labor que la Red Precordillera ha realizado,  pues le ha tocado conocer de cerca su desempeño. “Ellos realizan visitas guiadas a la zona y se ha unido un amplio sector de La Florida que hoy está haciendo uso del sector a partir de esta organización. Junto con la inspiración de los usos y protección del bosque, de lo que significa desde el punto de vista ecosistémico, está esta otra visión también que es todo el movimiento social que se ha ido gestando, con una propuesta distinta de gestionar esto como parque público. Me parece que ellos tienen más legitimidad para usar el espacio“, finaliza.

Incendios intencionales y apoyos en el parlamento

Lamentablemente, el Panul ha sido objeto de noticias más por los incendios que por la lucha de los vecinos por protegerlo, justamente de eventos como los incendios. Y es que para Estefanía González, no hay dos lecturas. “No nos cabe duda que ellos mismos han hecho los incendios forestales”, asegura.

La vocera de la Red Precordillera narra que para los dos principales incendios a principios de 2013, en pleno verano, notaron un patrón de conducta: las llamas se iniciaban después de las 3 de la tarde, cuando el viento sopla más fuerte. “Nosotros estuvimos ahí apoyando a los vecinos para apagar el incendio, y en el segundo evento encontramos el foco del incendio, donde partió. Encontramos un espino que estaba marcado con un saco amarrado en una rama y donde había fogata con olor a bencina, y ojo que el olor no los sentimos nosotros sino que el mismo perito de bomberos, con quienes hicimos juntos el procedimiento”, testifica.

La visión de González es refrendada por Lucio Cuenca, quien defiende el rol activo que han asumido para proteger efectivamente el sector. “Cuando ha habido incendios intencionales, ellos han atacado estos focos de incendio junto a bomberos”, comenta.

Por su parte, Carlos Montes, diputado por el distrito de La Floria y actual senador electo por Santiago Oriente, expresó en una reunión con los vecinos su preocupación por el beneficio ecológico que representa el bosque nativo del Panul. “La defensa de la precordillera y más precisamente El Panul apela a una sensibilidad ecológica que durante décadas hemos defendido. Lo importante es que este planteamiento pueda beneficiar a los vecinos en su lucha, porque ese pulmón de La Florida nos pertenece a todos”, señaló.