Alto MaipoFue prácticamente una respuesta a la explosiva aparición mediática de la campaña en contra del proyecto iniciada el domingo pasado, cuando voceros de No Alto Maipo subieron al escenario del velódromo del Estadio Nacional, mientras el francés Manu Chao tocaba ante más de diez mil personas.
Apenas 24 horas después, los mismos manifestantes aparecieron en las afueras de TVN mientras se realizaba el debate presidencial de Anatel, con pancartas y gritos en contra de la iniciativa.

“Estuvimos fuera del debate para señalarle a la Nueva Mayoría que nosotros tenemos muy en cuenta que este proyecto fue irregularmente aprobado por ellos. Esta alianza entre nuestra clase política y económica del país se ha visto reflejada en todas las aprobaciones de permisos irregulares para este proyecto, pero también en otros conflictos socioambientales que hay a lo largo de todo Chile”, declaró la vocera del movimiento, Marcela Mella.

Al día siguiente, sin embargo, les esperaba una compleja noticia: Aes Gener anunció, ante los medios de comunicación, que el proyecto hidroeléctrico Alto Maipo había conseguido financiamiento y que sus obras comenzarían durante este mes.

“Es una iniciativa clave para el desarrollo del país. Junto a nuestra central Cochrane, ubicada en el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING), son los proyectos más importantes en construcción, y permitirán abastecer la creciente demanda de energía del país”, declaró el gerente general de Aes Gener, Luis Felipe Cerón.

Sus palabras causaron preocupación en la comunidad del Cajón del Maipo. Sin embargo, como ha sido la tónica de los últimos años, ya están listos para dar una nueva embestida contra la iniciativa.

 

Un proyecto mal diseñado

Según Mella, el financiamiento conseguido por Aes Gener –superior a los mil millones de dólares- no significa que el proyecto vaya a concretarse en los próximos días ni a alterar los planes de rechazo de la comunidad a la iniciativa.

“Que Aes Gener haya conseguido la totalidad del financiamiento bajo ningún punto de vista cambia el itinerario de nuestras movilizaciones, de las estrategias judiciales que están en curso y de las nuevas acciones judiciales que vamos a interponer. Esta noticia sólo viene a confirmar que la lucha continúa”, aseguró.

Mella declaró que los plazos declarados por la empresa a los medios no calzan, ya que Aes Gener se encuentra realizando lobby junto a la comunidad del Cajón del Maipo y éstos recibieron información reciente de búsqueda de personal.

“Ellos firmaron el 2008 un convenio económico y social con la municipalidad de la comuna, donde se comprometen a que los contratistas que trabajen con ellos tienen que tener un 15% de mano de obra local. Están recién en eso. El equipo ha señalado otras fechas de inicio de las obras, entonces nosotros creemos que esta es una estrategia comunicacional. Siempre ocurre que ellos publican algo después de que nosotros hemos tenido una ofensiva”, puntualizó.

LuksicLos opositores del proyecto, aseguran que Alto Maipo desertificará cien mil hectáreas de la comuna, poniendo en riesgo el abastecimiento de agua potable para la capital y el riego de todas las localidades agrícolas de la región.

Según Jack Stern, ingeniero hidráulico opositor al proyecto, Alto Maipo cuenta con diseño deficiente que generaría diversos impactos en la comuna, no sólo a nivel medioambiental: “También tiene impacto en otras actividades económicas de vital importancia, como es la agricultura en el valle del Maipo”.

Los opositores aseguran que la iniciativa de Aes Gener no informó ni consideró sus impactos en el agua potable de Santiago y, que además, afecta los derechos de agua de los agricultores de la zona, quienes son sus principales antagonistas.

Hoy, diversas estrategias judiciales pretenden detener el avance de la central hidroeléctrica en la zona, lo que podrían sumar cerca de 7 acciones legales en contra del Estado de Chile y Aes Gener. Esta vez, los opositores del proyecto se encuentran trabajando con el equipo jurídico que ha sido capaz de frenar el avance de Pascua Lama, de Barrick Gold, en el norte del país.

“Sería raro que ellos echaran a andar un proyecto si consideramos que estamos ad portas de resolver algunos juicios importantes. Desafortunadamente, eso sí, Aes Gener se ha movido siempre al filo de la legalidad, se ha demostrado con otros proyectos como el de Campiche”, recordó Stern.

 

La experiencia de Caimanes
Según información obtenida a través de la Superintendencia de Valores y Seguros, un 40% del proyecto Alto Maipo fue comprado por Antofagasta Minerals, empresa de propiedad de Andrónico Luksic. En esta compra se establece un contrato de 20 años que pretende suministrarle a minera Los Pelambre, en la localidad de Caimanes, la mayor parte de su potencial energético. “Es decir, este proyecto pasaría a ser, en un altísimo porcentaje, un suministrador de energía a un proyecto privado”, explicó Jacques Stern.

Alto MaipoSin embargo, el proyecto de Minera Los Pelambres, ya iniciado hace 13 años, enfrenta una serie de medidas judiciales interpuestas por la comunidad y la evidencia de una iniciativa que complicó la calidad de vida de sus habitantes, tal como cuenta Cristián Flores, dirigente del lugar.

“Esto prácticamente es vivir en el infierno. Las intervenciones de estas empresas mineras producen un quiebre social en las comunidades desde el primer día en que aparecen. Desde que Minera Los Pelambres apareció en el pueblo de Caimanes se produjo un quiebre no sólo entre la comunidad y la empresa, también se generaron quiebres entre gente a la que ,a minera les compró la consciencia, a muchos los pilló en momentos débiles de su vida, a otros los pilló encalillados, y les ofertó que ellos iban a ser la solución para su futuro. Mucha gente no entendía lo que significaba un tranque de relave”, señaló.

Según Flores, el procedimiento de estas empresas actúa gracias a la división de las comunidades a cambio de oportunidad que no reemplazan la calidad de vida: “no hay nada que se pueda ganar a cambio de vivir en un ambiente libre de contaminación y de que nuestros hijos hubieran podido seguir disfrutando de las aguas naturales que teníamos o haber tomando agua del río. Hoy ya no hay río”.

En efecto, estudios de la Policía de Investigaciones y de la Universidad de Chile han demostrado que el agua del río de Caimanes ya no es apta para consumo humano, ni animal, ni para riego. “Prácticamente como pueblo, nos mataron”, acota el dirigente.

“Yo estuve con gente opositora a Alto Maipo y los invité para que fueran a conocer a Caimanes nuestra realidad a 13 años de haberse iniciado el proyecto, ahí tienen un claro ejemplo”.

Flores está consciente de la existencia del proyecto Alto Maipo y asegura que la gente debe tomar consciencia en la actualidad de su alto precio.

“Yo estuve con gente opositora a Alto Maipo y los invité para que fueran a conocer a Caimanes nuestra realidad a 13 años de haberse iniciado el proyecto, ahí tienen un claro ejemplo”, señaló, agregando que no está de acuerdo con la construcción de la iniciativa “porque también estaría aportando a que nos sigan dañando”.

Según Flores, los habitantes del Cajón del Maipo deben darse cuenta “de la realidad que les espera, acá la gente se dio cuenta rápido del sabor que tiene la contaminación de estos grandes grupos económicos con cero respeto por la humanidad”.