EL-AGUALos conflictos partieron hace años, haciéndose visible para los vecinos a partir del 2007. Petorca, comuna ubicada en la Región de Valparaíso, viene sufriendo diversos problemas de carácter medioambiental, siendo la escasez de agua uno de sus conflictos más urgentes.

La situación se comenzó a visibilizar tras la denuncia por usurpación de aguas en contra de quien, durante el gobierno de Michelle Bachelet, se desempeñaba como ministro del Interior: Edmundo Pérez Yoma. Éste fue acusado de robar el agua a los campesinos del sector para regar sus numerosas hectáreas en la zona. Sin embargo, los tribunales no pudieron comprobar su responsabilidad y lo declararon inocente. En tanto, tal como señala Luis Soto, dirigente del Movimiento por el Acceso al Agua, la Tierra y el Medioambiente (Modatima), es usual que grandes agricultores desarrollen estrategias de ese tipo en la localidad.

“La intervención de los ríos se hace a través de un dren, se atraviesan los ríos de lado a lado, se les hace un forado muy grande y se colocan tubos para sacar aguas de la parte baja del río. Esa agua se lleva a los diferentes campos”, explicó. La multa máxima otorgada por la justicia a quien sea sorprendido usurpando agua es de 20 UTM máximo, es decir, cerca de 800 mil pesos.

 

El agotamiento del agua

Hoy, sólo los cerros de Petorca mantienen un tono enverdecido. “La gente que está en el llano, donde está la pequeña agricultura familiar campesina, no tiene agua. ¿Por qué se produce esta situación, si estás en el llano no tienes agua para regar y si estás en los cerros sí tienes agua? Porque un gran empresario agrícola puede hacer un pozo de 50 a 100 metros de profundidad, en cambio un pequeño agricultor no tiene la capacidad económica”, explicó Soto.

En febrero de este año, Sebastián Piñera decretó estado de emergencia agrícola en Petorca, fundamentalmente debido a la sequía. Además, se anunció la entrega de 1360 millones para enfrentar el problema y una serie de medidas que, hasta el momento, no han llegado a dar una solución real al problema que enfrentan los vecinos y los pequeños agricultores locales. Mientras, algunos se abastecen de agua gracias a la ayuda del municipio.

“La situación acá es dramática. En esta comuna no hay vida, no hay agua, pero si subes, las agrícolas están llenas de agua. Gente sencilla, gente humilde que se ha quedado sin su trabajo”.

Durante la mañana del miércoles pasado, los vecinos de Petorca salieron a manifestarse nuevamente en defensa del agua, demostrando una potente articulación social. Los alcaldes de la provincia acompañaron su movilización, orientando el conflicto a una solución otorgada desde el gobierno nacional.

La situación acá es dramática. En esta comuna no hay vida, no hay agua, pero si subes, las agrícolas están llenas de agua. Gente sencilla, gente humilde que se ha quedado sin su trabajo, donde hoy día las tierras no tienen ningún valor y ya no se sabe qué hacer”, detalló el dirigente de Modatima.

 

Una minera y la respuesta de la comunidad

Sumado a las complicaciones producidas por la escasez del agua, Petorca debe enfrentarse ahora a un nuevo problema medioambiental: la instalación de un proyecto minero en las dunas de Longotoma, contemplado a 20 años.

Según los vecinos, la iniciativa fue aprobada sin ingresar a estudios ambientales, ya que Minera Amistad S.A. declaró que su límite de extracción de mineral sería de 4 mil 800 tonDunaseladas, mientras que el Servicio de Evaluación Ambiental indica que este tipo de proyectos deben ser evaluados cuando superan las 5 mil toneladas de extracción.

Además de una serie de consecuencias medioambientales de distinto tipo y de agudizar el conflicto del agua en la localidad, el 95% de los vecinos vive de la floricultura, principal actividad económica que se podría ver seriamente afectada por la irrupción de la minera.

“La gente que vive de la floricultura vive bien, no es algo como que nosotros digamos: vamos a dejar de cultivar flores para trabajar en la minería, nosotros no tenemos esa cultura”, explicó Carolina Chávez, vocera del movimiento Longotoma Defiende sus Dunas.

Según Chávez, la llegada de este proyecto “complica mucho más el escenario, es más desolador para los vecinos y agricultores poder enfrentar la crisis que ya estamos pasando y de verdad es algo que nos tiene a todos con un estrés emocional alto y muy preocupados, porque está en peligro el patrimonio ancestral, nuestro patrimonio natural, la tierra, el agua, la vida”.

Ante las dificultades compartidas y una larga espera, los vecinos han comprendido que sólo en la organización encontrarán soluciones a sus problemas locales. Así, el Comité de Defensa del Medioambiente Valle Limpio de Longotoma hoy está formado por 14 juntas de vecinos y cuatro caletas de pescadores, entre otros núcleos de articulación. “Lo hemos logrado a partir de charlas explicativas, de conversar con los vecinos, nos hemos basado en estudios técnicos y en muchos profesionales. No es algo moral, tenemos sustento técnico importante para poder defender”, señaló.

En tanto, en opinión del dirigente del comité, Esteban Vergara, Petorca es “un diamante en bruto en términos naturales, entonces nosotros tenemos todo para ser felices, no necesitamos tantas empresas gigantes, con lo que tenemos nos alcanza para vivir”.

“Las empresas pretenden venir a salvar la cosa y al final vienen a contaminar. En realidad, más que llenarnos de industrias, deberían darnos apoyo turístico y darle otro sentido al desarrollo, básicamente”, señaló el dirigente.