968994_191463834353077_1603877066_nEl proyecto de reforma constitucional presentado por los senadores Isabel Allende (PS), Soledad Alvear (DC), Alberto Espina (RN), Hernán Larraín (UDI), y Patricio Walker (DC), fue aprobado la sesión de este miércoles por 29 votos a favor, 6 en contra -todos UDI-y 1 abstención. El articulado que surgió por una iniciativa parlamentaria y luego de la aprobación en el Senado pasará a segundo trámite parlamentario en la Cámara de Diputados y requerirá de la creación de una Ley Orgánica Constitucional que regule el mecanismo mediante el cual los compatriotas podrán ejercer su derecho a sufragio fuera del país.

La reforma constitucional permitirá a todos los chilenos residentes en el extranjero participar de las elecciones presidenciales y plebiscitos nacionales, dejando de lado las deliberaciones en instancias de representación territorial como las parlamentarias, municipales y también de Consejeros Regionales.

Así lo explicó la senadora Allende a ElDesconcierto.cl, en medio de la satisfacción por conseguir el amplio respaldo político que obtuvo el proyecto, que contó con el apoyo completo de la bancada RN más el ex presidente de la UDI, Hernán Larraín. “Estamos muy contentas porque con la senadora Alvear llevamos muchos años luchando por este tema. Presenté una moción de reforma constitucional el año 2005, nunca fue aprobada y faltaron los votos porque siempre habíamos tenido el rechazo de la Alianza”, apuntó la senadora.

Allende explica que luego del rechazo al proyecto que presentó el Ejecutivo, que exigía demostrar un vínculo con el país, vino una etapa de negociaciones y ahora el articulado pone como único requisito la inscripción del elector en el consulado correspondiente. “Fueron muchos años de discusión, de grandes diferencias con el Gobierno, y tuvimos que enrostrarle al propio presidente Piñera que no había sido capaz de cumplir con un compromiso que adquirió con la comunidad chilena cuando era candidato, tanto en Suecia como en España, y entendieron que era absurdo poner condiciones como las que plateaban”, explicó la senadora Allende.

Por su parte, los senadores UDI Juan Antonio Coloma, Alejandro García Huidobro, Jovino Novoa, Gonzalo Uriarte, Ena Von Baer y Jaime Orpis votaron en contra del proyecto. Este último argumentó que su posición se basa en “una profunda convicción de quienes deben votar son los que residen el territorio porque van a ser los directamente afectados con las decisiones que va a tomar, en este caso, un gobierno determinado”, estimó el senador Orpis.

Activistas no están del todo conformes

“respecto a la legislación que ya existe, es un retroceso, porque lo que hace otorgarle el derecho a voto en las elecciones presidenciales, siendo que actualmente, todos los chilenos, incluyendo los que residen en el exterior, tienen derecho a voto en todas las elecciones, también en las parlamentarias”

Rossana Dresdner, directora de Voto Ciudadano y parte responsable del plebiscito virtual para chilenos en el extranjero, comentó que “por supuesto que es un avance. Sin embargo, la opinión es que respecto a la legislación que ya existe, es un retroceso, porque lo que hace otorgarle el derecho a voto en las elecciones presidenciales, siendo que actualmente, todos los chilenos, incluyendo los que residen en el exterior, tienen derecho a voto en todas las elecciones, también en las parlamentarias”. Esto en alusión al reparo que las organizaciones han planteado al proyecto aprobado en el Senado, pues lo consideran innecesario.

Así lo reafirma un comunicado de la campaña Haz Tu Voto Volar, donde demandan ciertas correcciones como que se retire del proyecto la exclusión de las elecciones parlamentarias y el requisito de inscribirse en los consulados. “Tales correcciones son imprescindibles para que esta reforma no sea un retroceso respecto del actual marco constitucional y no ponga trabas innecesarias a la futura ley que deberá concretar el voto en el exterior”, señala la declaración.

No obstante, calificaron esta aprobación “un importante gesto político, pero no una concreción real de nuestro derecho”, ante la reforma constitucional que consideran “innecesaria”.

Rossana Dresdner lo resume así: “Lo que ellos quieren ahora que el proyecto pasa a la Cámara de Diputados, es que se deje de lado el tema de hacer una reforma a la Constitución y se haga solamente una Ley Orgánica Constitucional con la cual se pueda aplicar la legislación que ya existe, y así ellos puedan ejercer su derecho a voto como todos los chilenos”.

Analistas dan el visto bueno

kenethPara el cientista político Keneth Bunker, y candidato a doctor en la especialidad de la London School of Economics, el paso que da el Senado marca un avance importante. “Me parece que es un proceso lógico que tiene que dar la democracia chilena porque ya van muchos años en los que no existe el voto para los chilenos que están fuera del país. Y en el fondo no había una justificación para eso. La mayoría de los países democráticos permiten que los ciudadanos voten fuera del país, eso no debería ser un impedimento y desde antes de 1989 que está suspendido ese derecho”, señala.

El académico de la Escuela de Ciencias Políticas de la UDP y además el Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, plantea su conformidad total con el proyecto, pues le parece una medida simple de acordar para no enfrascar la discusión en los niveles de vinculación que deben tener con el país los compatriotas en el extranjero. “Hay chilenos que llevan muchos años afuera, quizá nunca se registraron en Chile y no tienen domicilio en el país. Por lo que sería muy difícil registrarlos en alguna comuna, distrito o circunscripción para que puedan votar en los niveles más bajos de las elecciones, como en las de acaldes, diputados, senadores o Cores. Es más fácil y mucho más lógico hacerlo de ese modo (sólo en las presidenciales)”, declaró.