CongresoSólo un 11% de credibilidad tienen, para los jóvenes, los diputados y senadores chilenos. Según el último Índice de Confianza Pública realizado por la consultora ASIAN Marketing, los chilenos entre 18 y 34 años otorgan su peor calificación a los encargados de supervisar y realizar las leyes. En segundo lugar, en tanto, se encuentran los partidos políticos de oposición, con un 12 por ciento, y los partidos políticos de gobierno, con un 23% de credibilidad.

El estudio, que pretende medir la confianza y credibilidad pública, arrojó una importante desaprobación de los líderes de la Iglesia Católica y evangélica, con 27% respectivamente. Por otra parte, la gestión del Gobierno de Sebastián Piñera en cuanto a educación fue su ítem peor evaluado, con sólo un 35% de credibilidad, seguido de la gestión en medioambiente, salud, control de delincuencia y, con mayor aprobación, el desempeño del Ejecutivo en materias económicas.

En tanto, el movimiento estudiantil mantiene un respaldo importante en el Índice de Confiabilidad Pública, alcanzando un 52% de apoyo, enfrentando a los 10 puntos menos que consiguen las universidades privadas a la hora de ser analizadas.

Los jueces chilenos también obtuvieron una baja evaluación, sólo superados por senadores y diputados, partidos políticos, pastores y sacerdotes.

 

La sorpresa: figura del Presidente y la PDI

Pese a lo contradictorio que pueda parecer, la figura del presidente Sebastián Piñera obtuvo un 52% de aprobación, evidenciando un alza importante respecto a la primera medición del año, realizada en enero de 2013. “Con esta cifra la presidenta electa Michelle Bachelet recibe el gobierno que encabezará a partir de marzo de 2014”, declaró el sociólogo Claudio Palma a Radio Universidad de Chile.

En tanto, Carabineros y la Policía de Investigaciones obtuvieron un 73 y 70 por ciento de apoyo respectivamente, liderando la lista de instituciones con mayor credibilidad para los jóvenes.

La familia fue el ítem mejor evaluado por los cerca de 400 encuestados, marcando un índice de confianza del 97 y 96 por ciento, con un apoyo mayor del segmento entre los 18 y 26 años.

Por último, el estudio consultó las razones tras la ausencia de los jóvenes en las votaciones electorales. Ante esta pregunta, un 33% de las personas interrogadas señaló que “no cree en la política, los políticos y los partidos”, mientras que un 28% declaró no sentirse representado por ninguno de los candidatos.