foto_0000001620130817161241El próximo martes 7 de enero será discutida en la sala del Senado la ley que pretende actualizar la normativa en materia de variedades de semillas y de derechos y propiedad sobre plantas y vegetales. El polémico proyecto fue presentado el 2009, durante el gobierno de Michelle Bachelet, y se espera lograr su aprobación total antes del fin de la administración de Piñera, concretando una de las ambiciones de la cartera de Agricultura.

Sin embargo, el contexto de la votación de la iniciativa presenta algunas particularidades luego del reciente descubrimiento de la participación accionaria del ministro Luis Mayol en la Compañía Agropecuaria COPEVAL S.A., que se dedica a la comercialización y distribución de insumos agrícolas, tales como las semillas.

Además de repudiar un eventual conflicto de interés de parte del ministro Mayol, los opositores a la iniciativa han recalcado que todos los parlamentarios con negocios vinculados al sector agrícola deberían restarse de la discusión. Entre ellos, la recién electa senadora Ena Von Baer.

 

El Parlamento y sus conflictos al votar

El titular de Agricultura fue director de la empresa hasta diciembre de 2011, cuando fue nombrado ministro. Sin embargo, pese a que renunció al cago, mantiene una participación a través de la personalidad jurídica “Luis Mayol Bouchon y Compañía Limitada”.

Al respecto, Francisca Rodríguez, directora de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (ANAMURI), señaló que “los conflictos de interés del ministro no nos extrañan, este ha sido un gobierno de empresarios, por lo que todo no ha sido en función del país sino en función de los intereses económicue termine el Gobierno de Piñera.

Su opinión fue apoyada por el director del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales, Lucio Cuenca, quien señaló que “la democracia en nuestro país exige que estos temas de conflictos de interés queden fuera y así es como debería quedar fuera también la senadora Von Baer y varios otros parlamentarios con intereses en el sector agrícola, eso le haría muy bien a Chile”.

De cara a la votación del martes, se espera que la senadora Ximena Rincón encabece la lista de votos en contra, mientras que figuras como Hernán Larraín, José García o Juan Antonio Coloma son votos seguros a favor del proyecto, pues ya votaron dándole su aprobación en la Comisión de Agricultura de la Cámara Alta.

 

El futuro de Monsanto ante el gobierno de Bachelet

Por ahora, los opositores organizan las próximas movilizaciones y adelantan que estarán presentes en el Parlamento para la votación del próximo martes. Siguiendfo atentamente los pasos de la iniciativa, aseguran que el gobierno de Piñera quiere aprovechar el cambio de figuras en el Congreso para conseguir los votos que aprobarán la llamada Ley Monsanto.

“Cuando el Gobierno vio el trabajo que habíamos realizado en el Parlamento, le retiraron la urgencia a la ley y ahora le vuelven a poner urgencia porque saben que hay muchos senadores que van a salir y que podrían cambiar de opinión”, argumentó la vocera de Anamuri.

De este modo, señalan, Piñera pretende cerrar definitivamente la iniciativa empezada por la presidenta electa, quien, durante su campaña, dio señales de haber cambiado de opinión respecto a la iniciativa.

Bachelet: “Nosotros hemos planteado que vamos a revisar esa ley, porque hay una evidencia clara de que habrían elementos que podrían, por un lado, dañar la salud y, por otro más importante, podrían afectar a la soberanía alimentaria y las semillas tradicionales”.

Nosotros hemos planteado que vamos a revisar esa ley, porque hay una evidencia clara de que habrían elementos que podrían, por un lado, dañar la salud y, por otro más importante, podrían afectar a la soberanía alimentaria y las semillas tradicionales”, declaró.

Pese a las palabras de Bachelet, muchos reconocen que hay que estar preparados para decisiones que no sean gratas. Reconocen la disposición a hacer reformulaciones, pero ante todo, tienen dudas sobre la disposición de los parlamentarios –que se comprometieron a votar contra el proyecto- durante sus campañas.

Sin embargo, Aguirre advirtió: “Hoy día son otras las condiciones, hay una sensibilidad nacional al respecto, hay un movimiento que ha identificado claramente lo que significa esta ley. Acá se debe enfrentar a un pueblo movilizado”.

Por su parte, el director de Olca, reconoció que existe mucha incertidumbre respecto a lo que sucederá el próximo martes y señaló que esperan una manifestación pública de parte de los parlamentarios sobre su próxima votación.