Cámara de Diputados realiza discusión del Salario MínimoJusto cuando el ambiente de fin de año tenía a todos pensando en las celebraciones características de estas fechas, un hecho pasó inadvertido para la ciudadanía: la Cámara de Diputados definió de manera unánime una modificación al calendario legislativo que trasladó las sesiones de los jueves 22 de mayo y 17 de julio para los días lunes de la misma semana, lo que en la práctica le otorga dos fines de semana largos a los legisladores.

¿La razón? Asegurar los quórums necesario para las sesiones, que según indicaron algunos diputados, se han visto entorpecidos en algunas ocasiones ante la falta de boletos para los parlamentarios en algunos feriados.

Así lo aseguró el jefe de la bancada UDI, Gustavo Hasbún. “Estas decisiones se asumen por un tema práctico de los diputados que son de regiones, principalmente, porque cuando tienes sesiones a mitad de semana y posteriormente un feriado de por medio y después otra sesión, lo que te produce es que muchas veces en el fondo no hay pasajes disponibles para que los diputados no se puedan trasladar”, consigna Radio Bio Bio.

Para Marcela Ríos, miembro del Programa de Gobernabilidad del PNUD, este tipo de decisiones que los parlamentarios pueden adoptar sin consulta previa, dan cuenta de la necesidad de avanzar en términos de transparencia y credibilidad en el poder legislativo. “Este tipo de decisiones también deberían ser revisadas por una comisión externa autónoma, que no sean los propios parlamentarios los que decidan sobre eso sin consulta, y eso ayudaría bastante a bajar las suspicacias respecto de si ameritan o no este tipo de medidas, porque igual hay decisiones intermedias. Es cierto que algunos parlamentarios tienen más problemas para viajar llegar a sus distritos, pero también es cierto que la inmensa mayoría vive en Santiago”, planteó a cientista política.

Para Ríos, el tema que subyace a la molestia que generan en la ciudadanía este tipo de hechos, tiene que ver con la escaza legitimidad que hoy muestran estas instituciones. Cabe recordar que de acuerdo a un estudio dado a conocer la última semana de diciembre, sólo un 11% de los jóvenes les otorga credibilidad a los diputados y senadores chilenos, siendo los peor evaluados por el segmento etario entre los 18 y 34 años.

Todavía el Congreso no se ha tomado suficientemente en serio el problema de la baja legitimidad. Más allá de la discusión puntual, si no avanzan en estos temas, siempre habrá una parte de la ciudadanía que evaluará todo malo, aunque no lo sea. Si no se hacen cargo de ese tema estructural, es difícil que este tipo de medidas sean percibidas como suficientes, aunque se puede avanzar mucho todavía”, analiza Marcela Ríos.

 

No se perderán sesiones legislativas

tucapel jimenezCabe señalar que la modificación del calendario legislativo no significará la pérdida  sesiones legislativas, pues los diputados sesionarán de manera extraordinaria los lunes de la misma semana, sólo que  adelantarán dicha sesión. Esto es destacado por el diputado por el distrito 27, Tucapel Jiménez (PPD), quien se enteró por la prensa de las modificaciones en el calendario.

“Esto pasó por la Comisión de Régimen Interno, pero por lo que uno entiende de lo que sale en la prensa, esto se hizo por los diputados que vienen de regiones y no se ha suspendido ninguna sesión, sino que se traslada a un día lunes, cosa de no perder el trabajo legislativo”, señala Jiménez.

“A mí me toca viajar desde Santiago, no tengo ningún problema en ir todos los días, pero los de regiones tienen problemas con los vuelos, muchas veces los fin de semanas largos se agotan. (…) La gente tiende a interpretar que el acomodo es para disfrutar el feriado largo, y me imagino que por eso cae mal en la ciudadanía, pero insisto, no se elimina un día de trabajo legislativo, sino que se corre. Así la gente puede estar tranquila porque no perdemos ningún día de trabajo”, explicó el diputado.

Consultado por las críticas a la regulación del trabajo parlamentario, Jiménez aseguró que la idea de delegar a una comisión externa este tipo de decisiones puede ayudar en algo a mejorar la imagen del quehacer legislativo. “Ojalá eso dejara más conforme a la ciudadanía, pero no creo que sea así porque en el tema de las asignaciones, se formó un comité externo, ahora no tenemos nada que ver con el tema de los recursos, que se llama Comité de Asignaciones, pero eso no ha terminado con la polémica ni con vincularnos a nosotros al tema”, analiza el diputado.

Para Jiménez, el desafío de mejorar la imagen de los diputados y senadores pasa por idear una estrategia comunicacional que ayuda a informar las cosas buenas y malas que pasan en el Congreso. “Eso hoy día no ocurre, la gente sólo recibe lo negativo, y eso pasa hace muchos años, por lo que cuesta mucho revertir eso. Debería haber más comunicación con la ciudadanía, que participen en los proyectos de ley, involucrándonos más con los movimientos sociales y la ciudadanía, y ahí podría mejorar la imagen del Congreso.