La goleada por cuatro cero con que se impuso Palestino sobre Everton de Viña del Mar pasó prácticamente desapercibida. Las miradas luego del encuentro se quedaron con la polémica camiseta que utilizó el conjunto árabe, donde en reemplazo de los dígitos “uno”, se estampó un mapa del territorio Palestino correspondiente al año 1946, excluyendo al Estado de Israel.

Las reacciones no se hicieron esperar. Vía Twitter, el presidente de la Comunidad Judía de Chile (CJCH), Gerardo Gorodischer, manifestó su descontento afirmando que hechos como este “importan el conflicto de Medio Oriente” a nuestro país. A su vez, el expresidente de la misma organización, Gabriel Zalinski, posteó en la misma red social que Chile tiene altos niveles de antisemitismo.

“Podemos discutir dónde están las fronteras, pero poner un mapa y decir señores, esto es Palestina, es negar la existencia del Estado de Israel y eso es una agresión”.

Ahora bien, esas no fueron las únicas reacciones, en tanto los mismos dirigentes hebreos pidieron la desafiliación del torneo para el cuadro de La Cisterna, en tanto a su juicio vulneraba el reglamento FIFA, donde se estipula que la política no puede mezclarse con el fútbol.

La provocación

¿Habría sido diferente la reacción en tanto el mapa diseñado en la vestimenta de juego de Palestino incluyera las fronteras previas a 1967, que es lo que demanda Palestina hoy?

Actualmente, las negociaciones entre ambos Estados se dan sobre la base del mutuo reconocimiento, por lo que los límites geográficos previos a la Segunda Guerra Mundial dejan de estar sobre la mesa, considerando que Israel existe desde 1948.

Para Marcelo Isaacson, Director Ejecutivo de la Comunidad Judía de Chile, el hecho es derechamente una agresión: “Los judíos chilenos tenemos una ligazón con la tierra de nuestros ancestros. Yo tengo claro que hay una Palestina y un Israel, lo que pretendo es que con los señores dirigentes de la comunidad palestina tratemos de hablar en los mismos idiomas en definitiva. Podemos discutir dónde están las fronteras, pero poner un mapa y decir señores, esto es Palestina, es negar la existencia del Estado de Israel y eso es una agresión”.

La referencia a “Palestina Histórica”, que dirigentes de la comunidad árabe dicen plasmar en la camiseta del equipo, también fue objeto de molestias por parte de la CJCH. ” Cuando uno se refiere a la Palestina Histórica, es una retórica inventada por parte de ellos, porque en realidad lo q existía ahí era un protectorado inglés que administraba la región. El mapa, para cumplir con lo correcto, debiera incluir Jordania, y sin embargo no lo hace”, sostuvo el Isaacson.

“Está claro que es una provocación.  A nosotros nunca nos vas a ver provocando esto, siempre reaccionando. Somos pro activos en otras áreas, como dar a conocer el aporte que Israel hace al mundo, pero nunca vamos a ser activos en términos de conflicto”, sentenció.

camiseta 1

¿Conflicto importado?

Uno de los principales alegatos ha sido utilizar la tribuna deportiva para visibilizar el conflicto de Medio Oriente en nuestro país. Ese es al menos el argumento utilizado por el presidente de la Comunidad Judía, quien declaró que dicha situación no corresponde.

A su vez, Rodrigo Karmy, doctor en filosofía y profesor del Centro de Estudios Árabes de la Universidad de Chile, cree que esta idea no corresponde: “la tesis de la importación del conflicto es más bien un sinsentido, por varias razones. No es la comunidad palestina la que lo importa, sino que el conflicto mismo es completamente mundial. No es una situación atomizada en un territorio particular que compete exclusivamente a los grupos que ahí se enfrentan,  sino que es un conflicto que en la medida que ha tenido expulsiones desde el año 48 en adelante, donde mucha gente palestina ha llegado a Latinoamérica. Tiene un ribete mundial desde sus inicios”.

“Lo que hay que entender ahí es que la ideología sionista funciona a partir del chantaje. Este consiste en que si tú criticas al Estado de Israel, inmediatamente te conviertes en antisemita, ya sea una crítica ética o, por ejemplo, a las políticas exterminadoras y genocidas. Esto fundamentalmente queda en silencio por el mito que existe en que criticar al Estado de Israel es convertirse en una especie de Hitler”.

Además, según explica Karmy, las Naciones Unidas han exigido a distintos países alrededor del planeta pronunciarse respecto a lo que pasa en Medio Oriente. En América del Sur está el caso de la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández, quien reconoce al Estado Palestino como un Estado que tiene territorio previo a la frontera de 1967, al igual que su símil de Uruguay, José Mujica.

“El problema es que siempre se les pide a los palestinos que reconozcan al Estado de Israel y nunca se les pide a los israelíes que reconozcan al Estado Palestino. Más aún, todos los problemas que ha tenido la actual autoridad palestina para intentar que se reconozca el Estado Palestino en Naciones Unidas han estado marcados por el histórico veto de Israel”, agregó el especialista.

La reacción de la Comunidad Judía

Una de las críticas más recurrentes respecto a este tema dice relación con la inmediata reacción de la CJCH, que en ciertas ocasiones ha catalogado ciertos dichos y actos como antisemitas.

Karmy explica estos argumentos de la siguiente forma: “Lo que hay que entender ahí es que la ideología sionista funciona a partir del chantaje. Este consiste en que si tú criticas al Estado de Israel, inmediatamente te conviertes en antisemita, ya sea una crítica ética o, por ejemplo, a las políticas exterminadoras y genocidas. Esto fundamentalmente queda en silencio por el mito que existe en que criticar al Estado de Israel es convertirse en una especie de Hitler”.

Por su parte, Marcelo Isaacson dice que las reacciones de la comunidad judía en general se justifican, ya que existe un sinnúmero de ataques que la opinión pública ni siquiera conoce.

“No podemos ni debemos reaccionar ante cualquier cosa, pero frente a situaciones graves, sí nos vamos a defender. Si crees que referirse a los judíos como mejor combustible que la leña, o decir que los judíos se quieren apoderar de la Patagonia en base a un libro escrito por un antisemita o ese tipo de comentarios, siempre vamos a reaccionar”, declaró.

Desde el CSD Palestino

Roberto Bishara, ídolo del cuadro árabe,  se mostró sumamente molesto por la “exageración” de parte de la CJCH.

“Le dieron un poco de color por el tema del número, no se quiso ni polemizar por el tema del conflicto. Por el contrario, fue algo simbólico para apoyar la causa”, afirmó el futbolista, que ha defendido en más de 25 ocasiones a la Selección de Palestina. “Que dejen de preocuparse de imbecilidades y vean lo que pasa allá, donde todos los días muere un niño palestino”.