Jota AguirreLa propuesta presentada por la Vicerrectoría de Asuntos Económicos y Gestión Institucional de la Universidad de Chile, y que contaba con el apoyo del rector Víctor Pérez, fue rechazada la tarde de este jueves por 30 votos en contra y dos a favor.

Con ello, la idea de recurrir a un ‘leaseback’ -que implicaba la venta del inmueble a un ente de la banca privada– para enfrentar la seria crisis económica que enfrenta el Hospital Clínico José Joaquín Aguirre, quedó descartada y ahora empieza la búsqueda de otros caminos para reducir la millonaria deuda que arrastra.

Los más de 43 mil millones de pesos que adeuda la institución hospitalaria sería un importante obstáculo para el prestigioso recinto clínico, pues podría complicar la acreditación sanitaria, por lo que rápidamente se barajan otros mecanismos, esta vez más políticos, para solucionar el problema del financiamiento. Esto, a consecuencia de la medida que obliga a todos los hospitales, ya sean públicos o privados, a autofinanciarse para poder operar.

La decisión del Senado Universitario fue festejada por los asistentes a la sesión, que sigue complicando a las autoridades universitarias por la deuda millonaria, por lo que ahora buscarán el respaldo del nuevo gobierno, por medio de un proyecto institucional que permita una mayor colaboración de parte del Ministerio de Educación con el Hospital.

“Tomaremos contacto con las nuevas autoridades de Salud y Hacienda una vez que hayan sido nominadas, para analizar con ellas la forma en cómo el Estado asume un compromiso mayor con el hospital y con la universidad”, señaló Víctor Pérez a El Dínamo.

Dicho proyecto institucional será negociado por el nuevo rector de la Universidad de chile, por lo que las próximas elecciones suman un nuevo componente en la conducción de la casa de Bello, que jugará un rol clave en la reforma educativa que impulsara Michelle Bachelet con la presión del movimiento social estudiantil.