Movimiento estudiantilEl sábado pasado, en la Universidad Federico Santa María de Valparaíso, se desarrolló el primer encuentro de la Confederación de Estudiantes de Chile durante el año. Hasta el lugar llegaron los nuevos rostros que representan a los universitarios a lo largo de Chile y ya se preparan para enfrentar un nuevo período de movilizaciones.

Para el grupo de dirigentes que hoy integran la Confech, el contexto coyuntural es particular: deben tomar las riendas de un movimiento que desafiará a una nueva administración. Una que, además, llegó a La Moneda de la mano de propuestas que contemplan una reforma educacional y gratuidad progresiva en la educación. Sin embargo, antes del 11 de marzo, la incertidumbre reina en las discusiones estudiantiles.

El ambiente es de amplia desconfianza hacia la nueva gobernante y su equipo de trabajo, que es interpretado como el retorno de una clase política que en muchos casos se ha ganado el repudio de los jóvenes. “Vemos un escenario bastante posible que es que la Nueva Mayoría, con el nuevo gobierno, quiera cooptar y tergiversar lo que ha sido la demanda de gratuidad. Tenemos que estar alertas desde el comienzo”, señaló Takuri Tapia, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Santiago.

“Todo esto dependerá de los nombramientos que haga Bachelet en Educación, desde donde surgirán ejes programáticos y se aclararán algunas ambigüedades”.

Según los estudiantes, el panorama educacional que trae la Nueva Mayoría comenzará a aclararse cuando Bachelet realice los nombramientos de quienes serán los responsables en el área: “Las proyecciones aún son poco claras, existe mucha incertidumbre respecto al programa de la Nueva Mayoría. Todo esto dependerá de los nombramientos que haga Bachelet en Educación, desde donde surgirán ejes programáticos y se aclararán algunas ambigüedades”, manifestó, por su parte, Ángel Delgado, dirigente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Austral de Chile.

En este sentido, los estudiantes esperan con atención conocer el nombre del nuevo titular de la cartera de Educación, quien tendrá la difícil misión de consensuar posturas con un movimiento receloso y con experiencia en la negociación.

 

Vinculación estratégica con los trabajadores: Más que solidaridad

Durante el primer encuentro del año, uno de los temas discutidos fue el eje que tendrán las nuevas movilizaciones estudiantiles del 2014. En este sentido, hubo consenso en la necesidad de establecer una agenda común con los trabajadores, quienes se han movilizado con efectividad y amplia resistencia durante los últimos meses. El objetivo es poder agrupar las problemáticas de hoy en Chile, generando transformaciones sociales más amplias y que no se limiten sólo a lo que ocurrirá con la educación.

Conferencia-Confech-13-diciembre-13-03“Es importante lograr una escalada del conflicto educacional y ayudar a potenciar el mensaje de que hoy los trabajadores no están contentos con sus condiciones laborales”, señaló Tapia.

Por su parte, el representante de los estudiantes de la Universidad Austral manifestó que son los sectores productivos quienes más llaman su atención, como los trabajadores del cobre o los portuarios.

Esto tiene un sentido más allá de solidaridad, sino de abrir una agenda política compartida con ellos. Un programa de reformas que se disponga a transformar Chile”, expresó. El Confech, aseguran, sigue discutiendo cuáles serán los ejes centrales de su discurso y estrategia durante el año. Por ahora, el desafío más urgente es lograr volver a convocar y articular un discurso que le haga sentido a la ciudadanía, manteniendo precaución ante la imagen que podría proyectar el nuevo gobierno a la hora de negociar.

El discurso de la organización estudiantil pretende poder superar la institucionalidad misma y establecer un vínculo que no sea de directa dependencia respecto al poder político tradicional. “El tema es cómo nosotros nos hacemos parte, ha habido una irrupción de organizaciones y de una nueva forma de hacer política. El Partido Comunista, que tiene dirigencias dentro del Confech, va a intentar institucionalizar nuestras demandas, pero nosotros creemos que debemos construir nuestra educación en base a la resistencia, como es el caso, por ejemplo, de la Escuela República Dominicana”, argumentó Tapia.

 

EL PC y las promesas de Bachelet

Los dirigentes están conscientes del recambio generacional que ha implicado el sostener un movimiento con más de tres años de ejercicio político activo. Por ello, uno de los desafíos pendientes es lograr reactivar la movilización de forma efectiva, sin descuidar la discusión política. Algo en lo que se falló durante el año pasado.

“Lo fundamental es insistir con el debate político, pero hay que considerar que las dos últimas marchas del año pasado fueron súper desgastadas. Hay que dar el debate para después movilizarnos. El Confech debe ser una herramienta importante al momento de presentar las demandas de los estudiantes”, manifestó Grace Arcos, dirigenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Bernardo O’Higgins y militante de las Juventudes Comunistas.

En este sentido, una de las novedades del nuevo período presidencial se relaciona con la presencia del Partido Comunista en el Gobierno, lo que despierta todo tipo de teorías y rumores frente a su rol ante el movimiento social. Al respecto, Ángel Delgado señaló que “el PC deja un vacío en la izquierda porque se institucionaliza, uno no puede decir que eso sea malo, pero ellos están tratando con un grupo político que ha estado muy lejos durante años de las necesidades y demandas de Chile”.

Bachelet El dirigente recordó, además, que el Partido Comunista mantiene presencia en diversos colectivos y organizaciones influyentes en los movimientos sociales, como en los trabajadores del cobre, la CUT o el Colegio de Profesores. Por ello, llamó a estar atentos.

Sin embargo, ante las dudas de sus pares, Arcos, militante comunista, señaló: “Lo importante es no perder el norte, hay ciertos sectores que están integrados al Confech que ven a las Juventudes Comunistas como los enemigos y en el fondo lo que nosotros estamos haciendo es seguir con la movilización social, nosotros queremos presionar al Gobierno, eso está dicho en todas partes, lo ha dicho Karol Cariola, lo ha dicho Camila Vallejo”.

Además de reconocer que en la propuesta de Bachelet no se encuentra todo lo que los estudiantes exigen, la dirigenta manifestó que les interesa “presionar para que se cumplan y se lleven a cabo las cosas que no están contempladas”.