549907_10200338500478621_63295605_nEscritor, guionista en la serie El Reemplazante, profesor y hoy Coordinador Nacional de Revolución Democrática. Pablo Paredes alcanzó la conducción del colectivo político que lanzó a Giorgio Jackson al Congreso Nacional este fin de semana, apoyado por un 58,3% de los militantes.

La votación que lo confirmó al mando de RD se realizó de forma electrónica, muy en sintonía con el desarrollo digital promovido por el movimiento. Paredes recibirá la conducción el próximo 26 de enero, en Concepción, de su antecesor Miguel Crispi. En esta entrevista, una de sus primeras como coordinador, reflexionó sobre lo recorrido por Revolución Democrática y los desafíos pendientes.

 

¿Cómo evalúas el trabajo y desarrollo del área de Coordinación Nacional, que fue liderado por Miguel Crispi?

Yo creo que la Coordinación Nacional, que tuvo varios compañeros aparte de la figura de Miguel, sin duda fue exitosa: hoy día Revolución Democrática es un actor relevante dentro de la política nacional, tenemos un diputado y apoyamos también otras candidaturas en el ámbito nacional.

Ahora, el tema electoral llegó a concentrarnos harto en justamente ganar con nuestro diputado y de alguna manera descuidamos el crecimiento del movimiento, que es lo que ahora tenemos que potenciar. Nos interesa tener cobertura nacional total, estamos cerca de hacerlo y voy a poner todo mi empuje para eso.

 

¿Cuáles son tus principales ideas para la conducción que acabas de asumir?

Lo primero es generar crecimiento en los militantes, eso es súper importante para nosotros. Hemos tenido muy buen crecimiento pero aún no estamos al máximo en nuestras potencialidades como movimiento, y hay agendas que para nosotros resultan claves.

“Probablemente va a haber que, para muchos temas, sentarse a conversar incluso con algunos sectores de la derecha a conversar y como nosotros creemos en la agenda, no tenemos ningún problema en hacerlo”.

El tema de la Asamblea Constituyente lo tenemos que empujar, la reforma educacional profunda también, y ahí es importante cachar que si no nos articulamos con otros actores los números no dan. Entonces va a haber que estar en la movilización popular y vamos a tener que generar conversaciones con otros espacios. Probablemente va a haber que, para muchos temas, sentarse a conversar incluso con algunos sectores de la derecha y como nosotros creemos en la agenda, no tenemos ningún problema en hacerlo.

Y en último lugar, creo que es importante mirar Latinoamérica, estamos súper interesados en algunas cosas que están pasando en el continente y nos gustaría ser parte del circuito internacional de los distintos referentes políticos que están repartidos en la región.

 

¿Cómo evalúas tú el poder de negociación que tiene hoy día Revolución Democrática en el ámbito político?

Yo creo que en Revolución Democrática hemos sido muy claros al mostrar nuestras cartas, nadie puede decir que no sabe cuál es la agenda país de Revolución Democrática. Por ese lado estoy muy tranquilo porque a la hora de enfrentarnos a instancias y generar diálogo no hay mayores sorpresas respecto a nosotros.

Es de conocimiento que nosotros creemos en una nueva Constitución, pero que ésta debe estar legitimada por la participación ciudadana y esta participación la entendemos como la Asamblea Constituyente, hemos sido súper claros al decir que valoramos algunos aspectos del programa de Michelle Bachelet en reforma educacional, pero que creemos que hay que dar un salto en algunas cosas que están aún borrosas o no se han tocado. Yo me quedo muy tranquilo porque creo que, en relación a esos temas, no vamos a dar mayores sorpresas, vamos a defender lo que hemos dicho. Además, cuando entras a revolucióndemocratica.cl ahí está nuestra visión país.

Paredes

A pesar del poco tiempo que llevan como colectivo político, ya cuentan con un diputado en el Congreso Nacional. ¿Piensan ir por más?

Sí, definitivamente sí. Nos interesan los gobiernos locales, pero también estamos súper concentrados en otra cosa, nosotros pensamos que para cambiar Chile se necesita trabajar en varias patitas y no vamos a perder nuestra relación con el mundo social, con las federaciones, nos interesa trabajar acá. Evidentemente con un parlamentario no nos alcanza para cambiar Chile y tenemos que seguir creciendo en eso.

Nunca hemos ocultado nuestra vocación de poder y yo quisiera por supuesto tener parlamentarios, concejales, alcaldes, pero también estar súper presentes en las federaciones y los sindicatos. No quiero que el Parlamento o los municipios nos coman, creo que tenemos que desplegarnos en distintas áreas.

 

Revolución Democrática es un colectivo que crece muy cerca del movimiento estudiantil del 2011, ¿cuáles son las revisiones que hacen ustedes respecto a lo que suceda este año en el movimiento, considerando lo ofrecido por Bachelet?

“Nunca hemos ocultado nuestra vocación de poder y yo quisiera por supuesto tener parlamentarios, concejales, alcaldes, pero también estar súper presentes en las federaciones y los sindicatos”.

El movimiento estudiantil es súper necesario. Nosotros crecimos ahí, nacimos al calor del 2011, pero para nuestra agenda es importante ampliarnos. No abandonar nuestra relación con el movimiento estudiantil pero hay que tener crecimiento en otros sectores de la ciudadanía: en los trabajadores, en los sindicatos… entonces efectivamente el movimiento estudiantil nos parece fundamental, pero nos parece más fundamental generar redes sociales que impliquen actores más allá de los estudiantes.

 

Hubo ciertas decisiones que tomó Revolución Democrática que fueron bastante cuestionadas, como el respaldo a Bachelet y el apoyo a la campaña Marca tu voto AC. ¿Cómo evalúas hoy esas iniciativas?

Nosotros no aspiramos a tener beneficios concretos, nosotros llamamos a votar en segunda vuelta por Michelle Bachelet en la medida que sentíamos que había una oportunidad para potenciar agendas que nos interesan. Ahora, nosotros también decidimos que no somos parte de la Nueva Mayoría pero creemos en la colaboración crítica y desde ahí nos paramos.

El apoyar la campaña Marca tu voto por supuesto que sí, es un pilar fundamental la Asamblea Constituyente. Yo espero que con todos estos temblores y terremotos en la derecha, logremos que ciertos sectores liberales de la derecha entiendan que la Asamblea Constituyente es necesaria para la democracia en Chile y no es una locura de la izquierda.