ObamaEn una entrevista realizada por New Yorker, Barack Obama se refirió la marihuana y aseguró que no está de acuerdo con que ésta droga sea más peligrosa que el tabaco o el alcohol, sumándose a la lista de mandatarios que han cuestionado públicamente las categorías y los juicios vinculados al cannabis.

“Como ha quedado bien documentado, fumé marihuana de joven y yo lo veo como un mal hábito y un vicio no muy diferente a los cigarrillos que he fumado durante mi juventud y en gran parte de mi vida adulta. No creo que sea más peligroso que el alcohol“, señaló el presidente de Estados Unidos.

Lejos de las perspectivas que sostienen al prohibicionismo, Obama argumentó que no consume marihuana y le ha recomendado a sus hijas seguir el mismo camino ya que, en su opinión, ésta es “una pérdida de tiempo y no muy saludable”.

“Legalización no es una panacea”

El mandatario estadounidense se refirió a uno de los aspectos más discutidos respecto al uso y consumo de marihuana: la criminalización. En este sentido, señaló que las desproporcionadas penas y la forma en que éstas son recibidas con mayor facilidad por los pobres del país, es uno de los principales problemas.

Los niños de clase media no van a prisión por fumar marihuana, pero los niños pobres sí. Y los niños afroamericanos y los niños latinos tienen más probabilidades de ser pobres y son menos propensos a disponer de recursos y apoyos como para evitar penas excesivamente duras”, manifestó.

Obama manifestó, además, que no se debería encerrar en la cárcel a jóvenes o individuos por consumir marihuana “cuando los que están escribiendo esas leyes han hecho probablemente lo mismo”.

Sin embargo, pese a que destacó la decisión del estado de Colorado de despenalizar el consumo privado de marihuana, el mandatario señaló que la legalización del cannabis “no es una panacea”, ya que la problemática exige de respuestas más complejas.

En Estados Unidos, la marihuana se encuentra prohibida a nivel federal, pero ya son 21 los estados del país que han autorizado o están en proceso de autorizar su uso terapéutico. En tanto, en Colorado, recientemente se autorizó la venta, autocultivo y consumo de cannabis, proceso similar a lo ocurrido en Uruguay, que será el primer país en hacerse cargo de la producción, venta y distribución de la droga. Este último caso, luego de que el presidente José Pepe Mujica argumentara sobre la derrota mundial de la lucha prohibicionista contra el narcotráfico.