Foto gentileza Presidencia.

Foto gentileza Presidencia.

Desde las 9 de la mañana sesionó el Consejo de Seguridad Nacional convocado por el presidente Sebastián Piñera, con el objetivo de analizar el escenario previo al fallo de la Corte Internacional de La Haya, respecto del diferendo marítimo que enfrenta a Chile y Perú.

En la reunión participaron la principales autoridades del Estados como Edmundo Eluchans presidente de la Cámara de Diputados, y Jorge Pizarro, presidente del Senado, además del mandamás de la Corte Suprema, Sergio Muñoz y los jefes de cada rama de las Fuerzas Armadas y Carabineros.

Dos horas más tarde concluyó la reunión y fue el ministro de del interior, Andrés Chadwick, parte de los secretarios de Estado invitados a la cita, el encargado de leer -con un tono de voz tembloroso y que llamó la atención de la prensa- el comunicado que entregó sólo una descripción breve y general de la cita entre el presidente y el Cosena.

En su declaración ante la prensa, el titular del ministerio del Interior explicó que durante la reunión se adoptó el acuerdo de no tomar actas de la reunión por el carácter secreto de los contenidos que se abordaron. “Las materias del Consejo son de carácter confidencial”, declaró.

El análisis de las señales entregadas tras la extensa sesión en el Palacio de La Moneda indica que el momento en el que se realizó esta reunión, exactamente a una semana de la lectura del fallo, no parece ser el más oportuno.

“Evidentemente, la convocatoria del Consejo llamó la atención no solamente en Perú sino también en Chile, por el momento, por su oportunidad y por sus múltiples posibles interpretaciones. Esto generó también de una convocatoria del Consejo de Seguridad en Perú, y sin embargo, lo que se puede ver  es que si bien ha habido voces altisonantes y que tratan de lucrar políticamente con esta situación, diría que el mayor porcentaje de actores políticos no ha tomado esto más allá de la sorpresa, que no requiere mucho más debate y dejar que simplemente esto suceda para seguir adelante”, analizó la experta peruana radicada en Chile,  Lucía Dammert.

Para la analista, el tono en el que se ha realizado la reunión no supone una escalada en el sentido militar del conflicto. “Muchas veces uno siente que estos Consejos pueden ser llamados para temas beligerantes, más que de confraternidad o coordinación. Sin embargo, éste no ha sido el caso y creo que ambos países y ambos grupos de líderes han tenido esto en consideración”, comentó Dammert.

Desde La Moneda, el mismo presidente recalcó que en la instancia se expresó un apoyo a la defensa chilena en la Corte Internacional. “Los miembros del Consejo, en primer lugar, valoraron y coincidieron con la conveniencia y oportunidad de citar a este consejo y expresaron su apoyo y respaldo a la defensa jurídica que ha hecho el Estado de Chile de la causa de Chile en esta materia”, señaló el presidente Piñera momentos después de finalizada la reunión.

“Tal vez el Gobierno no tomó conciencia de la mala señal que era esta convocatoria, más allá de los requerimientos técnicos de coordinación e información. Eso muchos los han rescatado como una señal extraña, pero lo importante es que esto no generó una bola de nieve de grandilocuencia de un lado, que va generando lo mismo del otro lado, y eso ya sabemos cómo termina”, concluye la analista de Defensa.