sequia

La presión demográfica, el ritmo de desarrollo económico, la urbanización y la contaminación están ejerciendo una presión sin precedentes sobre un recurso renovable pero finito como el agua. Ello ha provocado una creciente preocupación, a nivel mundial, respecto al cuidado y conservación de este vital elemento. Se espera que el cambio climático aumente aún más la demanda hídrica planetaria, especialmente en regiones áridas y semiáridas, las cuales ya enfrentan problemas importantes de escasez de agua, en particular la India, el norte de África y Medio Oriente.
En un esfuerzo por evaluar las demandas futuras de agua y los impactos del cambio climático, investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han desarrollado un nuevo software de modelación con el fin de evaluar la capacidad de los recursos hídricos del planeta para satisfacer las necesidades de agua de la población mundial hasta el 2050.

De acuerdo al estudio realizado, para el año 2050 la población mundial proyectada ascenderá a unos  9.700.000.000 (Nueve mil setecientos millones), de ellos un 52%, es decir cerca de 5000 millones de habitantes vivirán en zonas de escasez de agua. Además se estima que cerca de 1 millón de personas vivirá en zonas donde la demanda de agua superará la oferta de agua superficial apta para consumo.

“Nuestra investigación pone de relieve la influencia considerable del crecimiento socioeconómico sobre los recursos hídricos mundiales, potencialmente agravada por el cambio climático”, afirmó Adam Schlosser, director adjunto de la investigación científica en el Programa Conjunto sobre el Cambio Climático y autor principal del estudio, quien además señaló que “las naciones en desarrollo deberán hacer frente a la peor parte de esta creciente demanda de agua, ya que un 80%, de las adicionales 1800 millones de personas que vivirán en zonas con escasez de agua, pertenecerán a países en vías de desarrollo.”

Escenario nacional

Dentro del contexto mundial, de acuerdo a los datos establecidos en la Estrategia Nacional de Recursos Hídricos 2012 – 2025, Chile podría ser calificado como un país privilegiado en materia de  recursos hídricos. Al considerar todo el territorio chileno, el volumen de agua procedente de las  precipitaciones que escurre por los cauces es de 53.000 m3 por persona al año, superando en 8 veces la media mundial (6.600 m3/habitante/año), y en 25 veces el mínimo de 2.000 m3/habitante/año que se requiere desde la óptica de un desarrollo sostenible.

No obstante en nuestro país cada vez existen más conflictos relacionados al uso y acceso de este recurso como consecuencia de la ausencia de políticas públicas que garanticen una distribución más justa y equitativa del recurso. Conflictos que seguramente se verán incrementados a partir de los impactos del Cambio Climático en el territorio nacional –se estima que la temperatura continental aumentará entre 2° y 4° Celsius,  además de una progresiva disminución de las precipitaciones, en especial en la zona centro-sur del país–  y  del sostenido crecimiento económico y desarrollo social del país en las ultimas décadas, el cual ha generado y seguirá generando demandas cada vez mayores sobre los recursos hídricos por parte de los diferentes tipos de usuarios.