galt's gulch chile

Foto: Facebook Galt’s Gulch Chile

Catalogada como “comunidad inmobiliaria libertaria”, Galt’s Gulch Chile es una colectividad de inversionistas extranjeros encabezada por el empresario canadiense Jeff Berwick, libertario y activista anarco-capitalista, que ha levantado un proyecto ecológico de 11 mil hectáreas basado en un concepto residencial, con una misión que busca incluso autosustentar el consumo por medio de la autonomía agrícola. Por ello, el sitio web donde promocionan e invitan a otros inversionistas a sumarse “al equipo”, destacan tener abundantes reservas de agua natural en los terrenos que ocupan.

Una recóndita quebrada del valle de Curacaví -cercana al estero Pangue- fue el sector escogido para esta particular iniciativa. Según ellos mismos detallan, “la quebrada de ‘Galt Chile’ está diseñada para ser una comunidad totalmente autosuficiente”, y que cuenta con un “más que abundante suministro de agua limpia y fresca, procedente de más de cincuenta pozos de agua y dos acuíferos subterráneos” además de numerosos manantiales naturales ubicados en la comunidad.

¿Por qué escogieron a Chile para desarrollar su proyecto? Por la libertad económica y las oportunidades de negocios que ofrece el país. “Es uno de los países y economías más libres del mundo, con un puntaje de libertad económica de 79 de índice de la Heritage Foundation 2013. Su puntaje general es 0,7 puntos mayor al del año pasado, debido principalmente a la mejora de las puntuaciones en la inversión y las libertades empresariales”, indican en su sitio web.

galt's gulch chile

Foto: http://galtsgulchchile.com

El ecologismo del proyecto es fundamental, e incluso muestran cómo han zonificado las tierras que usan de acuerdo a diferentes tipos de cultivos, entre los que destacan los zapallos, las paltas, peras, garbanzos, choclo, entre varias otras hortalizas, verduras y legumbres.

“Uno de los aspectos más estratégicos de nuestra propiedad son sus fuentes de agua no contaminadas. (…) Nuestro valle está en una posición que pone la propiedad aguas arriba de los contaminantes de origen humano. La quebrada de Galt también es propietaria de los títulos y los derechos de agua de su propiedad, e incluso los derechos mineros de la zona, lo que garantiza que sus recursos se mantengan dentro de la propiedad en sí”, detallan.

Otro de los puntos que llaman la atención de la iniciativa es que permite el uso del Bitcoin, una moneda virtual que se declara autónoma y fuera del control de las grandes organizaciones económicas mundiales como el FMI, o la Reserva Federal de Estados Unidos. Jeff Berwick, quien encabeza Galt’s Gulch Chile, ha sido uno de los interesados en impulsar la utilización del Bitcoin como moneda para comprar en el comercio regular, e incluso impulsó la creación de los primeros Cajeros que usan la moneda virtual. Es la primera comunidad de su tipo en aceptar la compra de lotes de terreno con la moneda virtual.

 

Inspiración en base a una novela liberal

La rebelion de Atlas“La rebelión del Atlas”, novela escrita por Ayn Rand, escritora estadounidense de origen ruso, es considerada como una obra maestra por la comunidad a cargo de la creación de Glat’s Gulch Chile. En ella plasmó un sistema filosófico autodenominado “objetivismo”, que defiende el egoísmo racional, el individualismo, y el capitalismo Laizze faire -expresión francesa que significa «dejen hacer, dejen pasar»-, considerada como la rama más extrema del liberalismo económico.

A pesar de ser una obra poco conocida, sí ha impactado fuertemente en la vida de muchos de sus lectores, al punto de querer replicar uno de los escenarios del libro, la “Galt Gulch”, o en su traducción al español, “La quebrada de Galt”. El lugar recibe el nombre por ser la residencia de John Galt, protagonista de la novela, quien era un talentoso científico que decide no usar su trabajo en función de los gobiernos  y, en cambio,  funda un enclave libertario donde las personas podían unirse y prosperar en libertad. Esa réplica -o al menos el intento de ella- es precisamente el proyecto que desarrolla Berwick y sus asociados en Curacaví.

Entre los fundadores del proyecto se encuentra Ken Johnson, actual gerente y cara visible de la comunidad. Johnson declaró a The Economist que aunque los trabajadores que los están apoyando para poner a funcionar el proyecto aún les cobran en pesos, ellos defienden el uso del Bitcoin de todas formas. “Pero Bitcoin es como la moneda de John Galt. ¿Por qué no deberíamos aceptarla?”, señaló. También forman parte de los fundadores Ken Carpenter, y al tiempo también se unió Wendy McElroy, investigadora anarco-capitalista  y feminista candiense.

Hasta el momento, de los 430 lotes a la venta, sólo se ha vendido un poco más de 50, y de ellos sólo 9 mediante el uso del Bitcoin.

El Desconcierto se comunicó con la I.Municipalidad de Curacaví para consultar si tenían conocimiento de la existencia de la exclusiva comunidad. El alcalde se encontraba en una reunión al momento de ser requerido y posteriormente no quiso emitir declaraciones al respecto.


Ver mapa más grande