cordova-620x330El machi Celestino Córdova emitió un nuevo comunicado ante las acusaciones de silencio formuladas por los medios de comunicación. En él, el hasta ahora único imputado por el caso que busca esclarecer las responsabilidades tras el asesinato del matrimonio Luchsinger-Mackay, aseguró que, desde el comienzo del juicio oral en su contra, se han vulnerado diversos aspectos de la vida del pueblo mapuche.

Pese a todo hago un gran llamado a seguir ejerciendo nuestro legítimo derecho a la libertad, a reivindicar la pertenencia de nuestros antepasados para la reconstrucción de la nación mapuche”, expresó en su declaración pública.

Córdova acusó al poder judicial del Estado de Chileno de haberlo llevado a un juicio “sin tener prueba alguna”. En tanto, hoy, en una nueva jornada del juicio oral, un perito de Labocar de Carabineros declaró que no se ha podido demostrar el uso de armas de fuego por parte del machi.

Al respecto, el abogado de Córdova, destacó que aunque el Ministerio Público intentó minimizar el hecho, “lo concreto es que la prueba científica descarta que mi representado tuviera residuos de disparo”. Sin embargo, la Fiscalía señaló que las heridas identificadas en el cuerpo de Córdova se relacionan de manera directa con la defensa del fallecido Werner Luchsinger.

Juicio contra menores de edad

En tanto, en Angol, hoy comenzó el juicio contra dos menores de edad por Ley Antiterrorista. Se trata de Juan Queipul Millanao y Luis Marileo Cariqueo, de la comunidad Cacique José Guiñón, a quienes se les acusa de ser responsables del asalto a la plaza de peajes Quino en Victoria. Ambos eran menores de edad cuando ocurrieron los hechos.

Luis Marileo, con 20 años actualmente, recordó a través de una reciente declaración que ocho individuos ya fueron procesados y absueltos en este caso luego de que no se pudiera probar su participación.

Por estos hechos, ocurridos en octubre de 2009, los mayores de edad acusados fueron todos absueltos dado que la única prueba de la fiscalía era el testimonio de Raul Castro Antipan, delator compensado que nos mantuvo con sus mentiras en prisión preventiva por más de un año”, declaró el joven mapuche.

Al iniciar el juicio, Marileo recordó que el Estado chileno prohíbe el uso de la Ley Antiterrorista contra menores de edad, destacando, además, las críticas esbozadas por Unicef al respecto.