Chile

Según lo señalado por la Encuesta de Ocupación y Desocupación realizada por el Centro de Microdatos de la Universidad de Chile, sólo un 20 por ciento de los trabajadores tiene ingresos superiores al promedio de los ocupados del Gran Santiago, estimado en 570 mil pesos.

La investigación aclara que, en noviembre del año pasado, los mayores ingresos mensuales los declararon quienes se encontraban trabajando en servicios de Gobierno y financieros, además de servicios comunicacionales, sociales y del área de la construcción, con un promedio superior a los 700 mil pesos. En tanto, los sueldos más bajos se registraron en los servicios de hogares y personales y el comercio.

Además, según establece el informe, en 2013, el 10% de los altos ingresos quintuplicaron los salarios de los primeros tramos. De hecho, en las conclusiones, los expertos señalan que “la distribución de ingresos laborales totales se ha mantenido altamente desigual en los últimos dos años”.

Así, la razón entre el ingreso de los percentiles más bajos (10) y más alto (9o), en noviembre del año pasado llegó a marcar una diferencia de 5,6 veces, con salarios de 180 mil, por una parte, y de un millón, en otra.
¿Cifras positivas?: 6,2 por ciento de cesantes

La encuesta evidencia, como en otros estudios, una importante diferencia entre el promedio de ingresos percibidos entre hombres y mujeres en Chile, ya que éstas últimas recibieron un 67,6% del total de ingresos que recibían los varones. Pese a que el informe señala que las diferencias pueden ser atribuibles a factores como la oferta de trabajo, esta situación ha sido observada durante años por distintos expertos laborales.

En tanto, la tasa de desempleo marcó un 6,2%, lo que equivale a 191.200 personas desocupadas, cifras que son consideradas como “positivas” por los especialistas que trabajaron en el informe. “Un promedio anual de 6,3% es una tasa muy buena, inferior al 6,7% que fue el promedio de 2012”, explicó David Bravo, director del Centro de Microdatos.

Según los datos, los trabajadores más afectados por la cesantía son los obreros, mientras que el tramo de edad más afectado corresponde a los grupos entre 15 y 19 años, con un 29,8% del total de desempleados. El estudio puede ser descargado y leído en detalle en el siguiente enlace.