rafaelcorreaSe trata de una decisión manifiestamente injusta, influida por el poderoso lobby corporativo de la empresa”, declara la Red Ciudadana Contra la Mano Sucia de las Multinacionales.

El colectivo, que cuenta con las firmas del ex candidato presidencial del Partido Humanista, Tomás Hirsch, y la bióloga Flavia Liberona, publicó un comunicado donde enfatizan su solidaridad con las poblaciones indígenas que han demandado una reparación debido a los graves daños a su salud y condiciones de vida provocados por el derrame de galones de residuos tóxicos de Chevron-Texaco desde 1962 a 1992.

“Destacamos que las exigencias de las poblaciones afectadas, apoyadas por el gobierno ecuatoriano, son al mismo tiempo una reivindicación de toda la Humanidad en defensa de las aguas, bosques y oxígeno que nos entrega la Amazonía”, señalaron.

El juez federal, en tanto, señaló que hay “evidencia fraudulenta” y corrupción en la sentencia en contra de la petrolera. Pese a aceptar que la empresa podría tener “cierta responsabilidad”, Kaplan manifestó que la condena por 9500 millones de dólares tuvo irregularidades.

 

Correa: “Es prepotente e indignante”

El caso vincula al presidente de Ecuador, Rafael Correa, en supuestos rumores de intervención en el juicio. Éste aseguró recientemente que es “prepotente e indignante” que un juez de Nueva York deje sin efecto una sentencia de los tribunales de su país.

Los involucrados ecuatorianos apelarán a la sentencia, mientras que Chevron llevó el caso ante una corte de arbitraje de La Haya, negando totalmente su responsabilidad y apuntando como culpable al estado de Ecuador, pues aseguran que el desastre ambiental fue causado por Petroecuador, con la cual habrían operado en consorcio.

Por su parte, el colectivo chileno que publicó el comunicado exigió que las multinacionales sean respetuosas con los pueblos ancestrales, el medioambiente y los trabajadores.

“Chevron-Texaco debe acatar la sentencia de los tribunales de justicia ecuatorianos, indemnizando a los indígenas de la Amazonía por el sufrimiento humano y material que le impusieron desde hace varias décadas”, manifestaron.