Escuela-Nazi-Chiloé-620x330

Foto: SoyChiloé.cl

“Presidente General Augusto Pinochet Ugarte”. Ése es el nombre de la Escuela de Arte Nazi que ha generado una fuerte polémica en la isla grande de Chiloé, tras darse a conocer que el establecimiento educacional pretende comenzar a funcionar el próximo 28 de marzo, en pleno centro de la ciudad de Ancud.

¿Quién está detrás de esta polémica escuela? El ideólogo es Godofredo Rodríguez Pacheco, un isleño de 44 años que defiende a ultranza su emprendimiento educativo. Fundamenta su proyecto como una institución que “fortalecerá a la derecha política de la zona, yo no le haré clases a democratacristianos ni a ningún izquierdista”, aseguró a SoyChiloé. Según expresó, su objetivo sería fundar un partido político, “con una propuesta nacionalista pensada desde Chiloé”.

Rápidamente los cuestionamientos en torno al proyecto de Rodríguez surgieron desde el ámbito político, pues fueron los propios parlamentarios de la zona quienes salieron a poner la voz de alerta para que las autoridades de la isla no permitan el funcionamiento de la polémica escuela.

Uno de ellos fue el ex diputado Gabriel Ascencio, quien en conjunto con Gabriel Silber, anunciaron que el día de hoy se reunirían con diversas autoridades para que sean investigados todos los hechos relacionados a este polémico anuncio. Su meta es que “la PDI, la ANI (Agencia Nacional de Inteligencia) y todos quienes corresponda, investiguen el origen de esta escuela, quiénes son sus organizadores, financistas, y todo lo relacionado con ella”, consigna La Tercera.

 

¿Libertad de expresión artística?

jaime galganiLa creación de una Escuela Nazi sorprendió evidentemente por su inclinación ideológica explícitamente vinculada con uno de los idearios más resistidos en el mundo, y que se encuentra prohibido en varios países, no solamente en Alemania, donde cualquier apología hacia la obra de Adolf Hitler es castigada.

También llamó la atención la dedicación exclusiva a la educación artística que plantea el proyecto, un aspecto según el académico de la Universidad Católica Silva Henríquez, Jaime Galgani, no debe significar una  defensa a la liberta de expresión artística.

“Una cosa es la creación artística y otra son las organizaciones que nacen en función de la creación artística. Una cosa es que en la expresión yo sea totalmente libre y reivindique mi libertad para escribir una novela de sicarios por ejemplo, eso es una cosa distinta a que yo me asocie a grupos que propugnan un ideario donde se defienden ese tipo de antivalores. Evidentemente yo no estoy de acuerdo en que la sociedad permita que haya este tipo de instituciones”, señaló.

Para el Doctor en Literatura, la enseñanza en escuelas artísticas de lo que significó la influencia del régimen nazi en el arte no es un problema. “Eso se estudia como parte de la historia del Arte, pero ahí entramos a una línea delgada donde formar una escuela de arte específico, asociada a una ideología determinada y que ha sido condenada universalmente, eso comporta un interés centrado en la ideología más que en el arte mismo”, detalló.

Galgani aseguró que este caso no es comparable con instituciones religiosas como las católicas que entregan su propia visión en aspectos como el arte, y aseguró que “culturalmente hay corrientes que ideológicamente se ganan más el derecho a participar en la vida social que otras”.

“El cristianismo, por muchas críticas que tenga, tiene un historial milenario artístico, cultural, y que influyó tremendamente. Hay algunas ideologías que por su acción concreta han perdido legitimidad y ha perdido derecho a tener un lugar en la sociedad. Y por eso en algunas naciones, legislativamente se les prohíbe. Porque ellos no van solamente en una intención de expresión, sino también en términos de una ideología que trasgrede los principios básicos de la vida humana”.

El académico recordó además la condena pública a la que han sido sometidos diversos artistas e intelectuales a los que se les ligó injustamente al nacionalsocialismo, como fueron los casos de Friederich Nietzsche y Richard Wagner, de quienes se ligó su pensamiento y obra musical respectivamente como de inspiración nazi, y también los casos de aquellos autores que sí tuvieron proximidad con los nazi. “Es el caso de Martin Heidegger, de quién siempre se habla como una parte oscura ese flirteo que tuvo con el nazismo. Incluso pasó lo mismo con Günter Grass, el autor de El tambor de hojalata, que en su obra era muy crítico con el nazismo, cuando se descubrió que tuvo cierta simpatía cuando joven, también se le criticó mucho, y se le condenó prácticamente”, finaliza Galgani.

 

Falta de una legislación ad hoc

El debate entre la libertad de expresión, ya sea artística o ideológica, resurge las preocupaciones por la falta de una legislación que prohíba las manifestaciones de ideologías como la nacionalsocialista. Por ello, el diputado Gabriel Silber señaló su anhelo de contar pronto con una ley que aborde estas situaciones.

Desgraciadamente en Chile estamos en pañales en esta materia. En países de Latinoamérica hace tiempo que en sus legislaciones se han incorporado mecanismos que prohíben que organizaciones que tengan por objeto y por ideología fomentar el odio, la discriminación y la falta de tolerancia estén proscritas de los ordenamientos. Y esperamos que se reaccione como corresponde frente a este tipo de actividades”, indicó Silber.

El parlamentario apuntó a las autoridades locales para que reaccionen frente al tema. “Creemos que esto supera todo lo aceptable y por ello, estoy pidiendo a las autoridades provinciales y regionales que revisen los permisos de esta escuela y prohíban su funcionamiento, ya que no podemos aceptar que en nuestro territorio se  realicen actividades de apología al  nazismo, ideología repudiada en el mundo entero por ser responsable del cruel exterminio de  millones de personas  en el mundo, como judíos,  gitanos, personas  con discapacidades, homosexuales y otros”, aseguró.

Finalmente, el recién asumido diputado por la zona Alejandro Santana (RN) desmintió cualquier tipo de vinculación de partidos de derecha con el proyecto de la Escuela Nazi. “Lo que puedo garantizar es que esta es una situación donde no existe ninguna participación política de nuestra parte, de miembros de la coalición y de Renovación Nacional. No tenemos idea de quienes son y quienes están detrás de esta presunta vinculación a una escuela nazi. No me consta y es un tema que habrá que revisar”, consigna Radio Universidad de Chile.