Cristián FranzLa polémica surgió luego de que se hiciera pública la participación mayoritaria de Cristián Franz como socio de Grupo Alianza, una empresa dedicada a prestar servicios y asesorías ambientales a diversas empresas como Barrick Gold, Agrosuper, y las mineras Collahuasi y Antofagasta Minerals, ente otras. La información rápidamente generó la molestia de algunos importantes referentes de la Nueva Mayoría, como la senadora Isabel Allende, actual presidenta de la Cámara Alta, quien señaló respecto del caso que “lo ideal sería a lo mejor que no asumiera”.

Y Allende no fue la única en cuestionar a Franz en su cargo. Así también lo hizo el presidente de la Comisión de Madioambiente de la Cámara de Diputados, Daniel Melo, quien señaló que “el señor Franz tiene una historia vinculada a empresas que le corresponderá fiscalizar, por lo tanto, a todas luces, hay una incompatibilidad con el cargo“, consigna La Nación.cl.

Asimismo, el diputado demócratacristiano Roberto León, también miembro de la Comisión paralamentaria y correligionario de Franz, apuntó a lo complejo que resulta para en nuevo gobierno empezar su mandato bajo este tipo de polémicas. “En mi opinión debería dar un paso al costado, porque definitivamente no es adecuado que la presidenta Bachelet inicie su gobierno con los mismos casos de conflicto de interés”, señaló.

Sin embargo, su camarada Patricio Vallespín, también miembro de la Comisión de Medioambiente, planteó su discrepancia en torno a los cuestionamientos que han surgido por la designación de Franz en la Superintendencia del ramo. Según aseguró el diputado DC, “pareciera ser que no es aplicable la inhabilidad porque todos esos estudios son anteriores, y la verdad me parece que esto que se ha generado es un tanto injusto, porque para que alguien sea especialista en la materia, obliga haber trabajado previamente en el sector privado“.

“Prefiero de superintendente a alguien que conoce mucho del tema, que ha trabajado en él, y que conoce en profundidad su operatoria, y que por ello pueda ser un muy buen superintendente. Creo que nos estamos pasando un poquito de revoluciones en las observaciones que se están haciendo“, indicó Vallespín.

Según señaló el diputado, las asesorías que Franz habría realizado a Barrick Gold se hicieron en 1995, y sólo hizo “un levantamiento de la normativa ambiental aplicable para proyectos mineros. O sea, eso lo podría haber hecho cualquier persona. No ha participado de ninguno de los proyectos que han sido presentados”.

Por ello, insistió en que dichos cuestionamientos no lo inhablitan para ejercer como superintendente. “Los estudios que haya realizado en su anterior oficio no tienen nada que ver con la legislación actual, por lo que creo que nos estamos pasando de rigurosos en las observaciones que se están haciendo porque creo que no está inhabilitado para nada. Todo lo contrario, su experiencia ayuda para que sea un buen superintendente“, finalizó.

 

Qué dice la legislación

El artículo 5º de la Ley 20.417, que crea el Ministerio del Medioambeinte, el Servicio de Evaluación Ambiental y la Superintendencia del ramo, señala textual que “serán inhábiles para desempeñar el cargo de Superintendente las personas que por sí o por su cónyuge o por sus parientes hasta el tercer grado de consanguinidad, o segundo por afinidad, sea por personas naturales o jurídicas, tengan participación en sociedades que ejerzan labores de inspección, verificación y análisis del cumplimiento de la normativa ambiental o hayan sido titulares de proyectos calificados por el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental en los últimos dos años, contados desde su notificación”.

Ante esto, el director del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales, Lucio Cuenca, aseguró que la participación como socio mayoritario de Franz en Grupo Alianza lo inhabilita. “Claro que es ilegal, pero desde el punto de vista de él se están escudando en alguna formalidades, como que estaba alejado de la empresa, que estaba en otras cosas, pero finalmente él tiene intereses económicos en esas empresas, por más que estuviese trabajando directamente o no, por lo que está implicado en proyectos que beneficiarían económicamente a esa empresa. Entonces, para nosotros es una incompatibilidad con el cargo”, aseguró.

Según analizó Cuenca, este tipo de cuestionamiento da cuenta de una preocupación mayor de los medios y la ciudadanía por resguardar principio éticos, pero aseguró que “las autoridades políticas no están dando en el calvo en la manera de nombrar y seleccionar a las personas que se requiere para estos cargos“.

Cuenca apuntó a la importancia que adquiere dentro de la actual institucionalidad la figura de una Superintendencia. “Dentro del modelo del Estado actual, es muy relevante. Entonces no puede tener una persona que tenga un cuestionamiento de conflicto de intereses entre las empresas que van a ser reguladas con el ejercicio de su cargo. Claramente hay una incompatibilidad y esta persona no está habilitada de mi punto de vista para ejercer este cargo dentro de la institucionalidad medioambiental“.

Finalmente, el director de OLCA señaló respecto de la posibilidad de que Franz se inhabilite en algunas decisiones. “No tiene sentido tener a una autoridad que se va a estar inhabilitando todos los días a la hora de involucrarse en una decisión que afecte a un proyecto o una empresa“.

 

La tarea pendiente de fortalecer la institucionalidad

Las nuevas autoridades medioambientales fueron designadas por la presidenta Michelle Bachelt el pasado viernes 14, en un acto donde participó el ministro del ramo, Pablo Badenier, acompañado por el subsecretario Marcelo Mena. Allí, además Franz en la Superintendencia, se nombró como titular del Servicio de Evaluación Ambiental a Jorge Troncoso.

En la oportunidad, Franz, afirmó que su primera tarea como superintendente sería “consolidar a este organismo que tiene apenas un año de existencia, dotándolo de los recursos técnicos y humanos que exige la gestión moderna en esta materia”.Asimismo, señaló que dentro de los objetivos está la intención de “fortalecer y lograr una relación fluida y estrecha con los otros servicios públicos que realizan labores fiscalizadores dentro del aparato estatal”, consignó DF.cl.

Lucio Cuenca coincidió en este diagnóstico pero matizó asegurando que nombramientos como éstos no son coherentes con lo declarado públicamente. “Lo declarado hasta ahora va en el sentido de fortalecer la institucionalidad medioambiental, pero estos nombramientos perjudican esa declaración política que se ha hecho de parte del nuevo gobierno“, concluyó.