luisgarcíaEs un rostro conocido para las comunidades y, en las redes sociales, se ha vuelto un nombre autorizado para opinar sobre los conflictos del Estado con el pueblo mapuche. En entrevista con ElDesconcierto.cl, el ex jesuita –quien anunció hace semanas su renuncia a la compañía religiosa- analizó la llegada del nuevo gobierno, las declaraciones de Huenchumilla, la nulidad del juicio de Daniel Melinao y las últimas confesiones de Raúl Castro Antipán.

 

¿Qué le parece la llegada del intendente Huenchumilla y sus declaraciones hacia el pueblo mapuche?

Lo primero que hay que decir es lo que pasó con el gobierno de Piñera, que le está devolviendo un poco la mano al gobierno de Bachelet por lo ocurrido cuando terminó su mandato anterior.

Cuando terminó el gobierno pasado de Bachelet, había acuerdo con varias comunidades de que le iban a comprar las tierras y bueno, la reunión final para zanjar todo ese asunto era un día lunes y el terremoto fue un sábado, entonces todo quedó ahí y nunca se hizo la compra de las tierras. Con el gobierno nuevo llegó el señor Larroulet y fueron los peñis a conversar que tenían ese acuerdo con Viera Gallo y todo y les dijeron que no, que este gobierno nuevo no iba a tratar con violentistas. Ahí quedaron todos los acuerdos que no se concretaron y desataron los conflictos que hubo durante el mandato de Piñera, que estaban casi sellados por Viera Gallo.

Ahora, este gobierno está haciendo una vuelta de mano. Dejó varios acuerdos de compra, pero ahora era un poco distinta la situación porque las comunidades tenían esos terrenos controlados, sembrados y cosechados. Entonces el gobierno le había dicho a los winkas, dueños de esos terrenos, que se los iba a pagar, cosa que las comunidades la verdad es que no les afecta mucho porque están ejerciendo el control territorial. Pero el gobierno eso no lo concretó, entonces comienza otro mandato con esas promesas incumplidas. Ese es un fenómeno interesante porque parecen estar vengándose del gobierno anterior de haber dejado una promesa hecha y no cumplirla.

Respecto de las palabras de Huenchumilla, principalmente, ojalá que todo eso fuera cierto. Él ha hablado mucho en contra de las forestales, cuando no había sido elegido él hablaba de que había que expulsar a las forestales del territorio, por todo el daño causado. Ahora él está diciendo que las forestales tienen que pagar el daño causado. Va a haber que ir viendo cómo se va concretando el asunto… -se interrumpe la conversación- aquí me dice un peñi que los peñis no van a doblar la mano con las forestales, que van a seguir con la resistencia y el control territorial y la fuerza sigue.

“El gobierno anterior de Bachelet decía que Chile era una potencia forestal y que eso era un gran orgullo para el país. Que ahora el intendente esté hablando de que las forestales tienen que pagar por el daño causado, por un lado es positivo. Habría que ver qué pasa porque la mayor cantidad de las forestales no están en la Novena Región, donde está Huenchumilla, sino que están aquí en la Octava”.

El gobierno anterior de Bachelet decía que Chile era una potencia forestal y que eso era un gran orgullo para el país. Que ahora el intendente esté hablando de que las forestales tienen que pagar por el daño causado, por un lado es positivo. Habría que ver qué pasa porque la mayor cantidad de las forestales no están en la Novena Región, donde está Huenchumilla, sino que están aquí en la Octava.

Aquí en la Octava Región, el 70 por ciento del territorio está plantado con pino y eucaliptus, en manos del señor Matte, por Miminco, en mano de unos japoneses por Terra y en manos de Angelini, Arauco. Aquí ninguna autoridad ha dicho nada. Aquí día a día está carabineros entrando a los fundos que las comunidades tienen controlados y se están preparando las situaciones de allanamiento, de desalojo. Recordemos que hace una semanita no más, un par de días antes de que ingresara Bachelet, hubo una orden de desalojo y las comunidades tuvieron que defenderse ahí. Después carabineros salió diciendo que tenemos tantos heridos y todo, pero los peñis no lloran sus heridos, son más piolitas. Nadie sabe cuántos heridos hubo acá, pero los pacos cuentan hasta al que se rasmilló como un herido.

La buena voluntad de Huenchumilla es en la Novena, aquí en la octava no se ve la misma buena voluntad y yo le digo que en cualquier momento pueden seguir los enfrentamientos. Aquí no se ve cambio, los pacos andan dando vuelta de un lado para otro.

 

Hay una intención de este gobierno de mostrar una actitud diferente a lo que se vio durante el mandato de Bachelet, que estuvo marcado por hechos bastante oscuros en materia de DDHH. ¿Cómo ve la actitud de las comunidades al respecto? ¿Hay confianza?

Uno puede ver lo que pasa con el movimiento estudiantil ahora, que convocan a una marcha y sale la señora Bachelet con un tremendo descaro diciendo que, bueno, yo interpreto esto como un apoyo a nuestro gobierno y a los cambios estructurales que queremos hacer. Yo me imagino que la señora Bachelet, cuando aquí se sigan quemando camiones, no lo interprete ella como un gran apoyo a su gobierno. Es absolutamente ridícula la desconexión que tiene la señora Bachelet y su gente de lo que es la realidad de la gente que ya está cansada de promesas.

luisBachelet tiene que actuar, al tiro, inmediatamente, y devolver las tierras. Yo no sé por qué ya lleva no sé cuantos días en el Gobierno, y ninguna autoridad ha llegado aquí cuando hay un tremendo conflicto con un fundo, donde la empresa está ordenando un desalojo, en que carabineros anda merodeando todo el día, ya hubo enfrentamientos en menos de una semana y no ha llegado autoridad a decir oigan, saben que queremos terminar este conflicto.

Todo lo contrario, aquí un operador político del gobierno, que es un dirigente de la zona que en realidad trabaja como operador político y es del PPD, él es contratado por la empresa, él trabaja para esa empresa que es Terra y no hay nadie del gobierno que le pare la mano a ese operador político, para decir oye, queremos terminar con el conflicto. Aquí no ha llegado ninguna autoridad.

 

Recientemente la Corte de Apelaciones decidió anular el juicio de Daniel Melinao, donde éste fue declarado inocente. ¿Qué piensa sobre eso?

Era un poco esperable porque la composición de la sala era de puros jueces ligados a la extrema derecha de Temuco y uno sabe que en Temuco la extrema derecha es dura, presidida por el juez Viñuela. Son jueces que son amigos, probablemente compañeros de curso, y se ven en las reuniones de apoderados con todos los ricos de Temuco, así que más o menos se podía esperar. Eso debería cambiar en la Corte Suprema de Santiago. En Temuco todos sabemos cómo son, quiénes son y cuál es la ideología que domina en esa gente.

 

Hace unos días estuvo Raúl Castro Antipán en televisión y comentó un par de cosas, entre ellas, que había conocido a Matías Catrileo y que no se sentía un traidor. ¿Cómo ve este tema?
Yo no lo conozco, pero por su ir y venir en distintos posturas, debe ser una persona que debe sufrir algún tipo de trastorno bipolar, porque para haber llegado a las comunidades planteando un discurso, y luego a los pacos diciendo otra cosa… Es algo común eso de que Carabineros de Chile o los servicios de inteligencia se aprovechen de personas que tienen trastornos de personalidad para ocuparlos en esto. Esto también se ocupó en dictadura, donde la mayoría de los informantes e infiltrados era gente absolutamente loca. Yo me imagino que este caso debe ser algo similar.