emilio-berkhoffEl Ministerio Público nuevamente está en una situación complicada en un caso del conflicto chileno-mapuche en La Araucanía. Esta vez, el fiscal Álvaro Hermosilla advirtió que no podrá llevar a juicio a Emilio Berkhoff en la investigación que se lleva en su contra, y que concluye esta semana. ¿La razón? El Juzgado de Garantía de Cañete quiere obligar a que la Fiscalía quite la calidad de secreto a 14 testigos.

El anuncio que complica a la parte querellante vino a dar cuenta de una situación que normalmente escapa en los análisis de los casos judiciales que se viven en La Araucanía y el Bío Bío. Se trata de la utilización de las herramientas legales que entrega la Ley Antiterrorista, que en los últimos casos judiciales enmarcados en el conflicto chileno-mapuche, han sido utilizados recurrentemente. El más emblemático, el uso de testigos protegidos de quienes se mantiene en secreto su identidad.

Si bien abogados relacionados a causas mapuches reconocen que son recursos que también están contemplados en el derecho común, su uso ha sido preferentemente en estas causas, y especialmente en condenas de casos emblemáticos. Así ocurrió en el caso del Fundo Poluco Pidenco, donde su invocó e imputó por delito terrorista donde varios comuneros fueron condenados por un incendio en la propiedad de la Forestal Mininco.

Emilio Berkhoff enfrenta la acusación de tres forestales por sabotaje, y fue sindicado públicamente como el principal violentista de La Araucanía y el Bío Bío por el gobierno de Sebatián Piñera, tras su detención en mayo del año pasado.

Para el próximo jueves 27 de marzo se espera que se desarrollen los alegatos para poner fin a la etapa de investigación, la que podría concluir totalmente el caso si la Corte de Apelaciones de Concepción no revierte la decisión del Tribunal de Garantía de Cañete.

 

El silencio de las nuevas autoridades

luis-garciasj-598x350Uno de los más reconocidos activistas de la causa mapuche en la zona Luis García-Huidobro (ex sacerdote jesuita), criticó duramente al Ministerio Público y al fiscal del caso por no cesar en su intención de presentar testigos secretos. “Lo que él está diciendo es que no tiene nada más para ir a juicio que 14 testigos protegidos”, aseguró.

García-Huidobro señala que “se habla mucho de la ley antiterrorista pero no de sus herramientas, que es lo que al final vale, y son especialmente estos testigos secretos que se están utilizando en juicios comunes, no por ley antiterrorista”.

Además,  puso en tela de juicio la real intención del nuevo gobierno en no aplicar la Ley Antiterrorista. “Frente a esas cosas, Bachelet guarda silencio. Huenchumilla también guarda silencio. Entonces al final da rabia que le den tanta pelota las cosas que dice Huenchumilla, porque él habla en el aire no más, pero cuando las cosas pasan en concreto, todas esas cosas no salen en ningún lado”, expresó.

 

Una herramienta para los montajes policiales

Para abogados relacionados a causas mapuches, el caso de Berkhoff refleja una preocupación que ha sido constante en la zona, especialmente por el uso de testigos secretos, lo que da el marco perfecto para que se concreten los montajes policiales.

En la interna saben que ante la solicitud de revelar las identidades de los testigos secretos significa que la Fiscalía se les derrumbe un caso, especialmente uno donde son 14 los individuos que darían su testimonio como único medio de prueba para condenar a Berkhoff. “Es normal que los fiscales apelen en estas instancias porque en el fondo es como que estén dando sus últimos aleteos. Si se les cae eso, se les cae todo el caso”, aseguran.

Recordar que en uno de los casos más recientes, José Antonio Ñirripil fue condenado en noviembre del año pasado por el incendio del Fundo Brasil ocurrido en 2009, gracias a la uitlización de mecanismos de la Ley Antiterrorista.