img_5603El día comenzó con la entrega de flores blancas para todas aquellas mujeres embarazadas que pasaron hoy por Baquedano. Es la primera vez que Chile celebra el “Día del Niño que está por Nacer y la Adopción”, conmemoración sellada a fines del año pasado por la Ley 20.699.

A lo largo del país se repitieron diversas manifestaciones de este tipo, reuniendo a católicos, evangélicos y políticos. Según señaló Verónica Hoffman, directora ejecutiva de la Fundación Chile Unido a El Mercurio, a través de una carta al director, esta es una instancia que nos permite “fortalecer principios fundamentales para la sociedad, como es la vida, la familia y la maternidad”.

Sin embargo, los feministas, enemigos acérrimos de este tipo de celebraciones de corte conservador, han arremetido en la calle y el discurso. Hoy, conscientes del retraso de Chile en materia de legislación al respecto, han salido a fustigar los intentos del conservadurismo creando su propio festejo del “Día del feto por abortar”. Así, se tensiona cada día más una vieja discusión que ya no podrá ser silenciada.

 

Siempre por la vida

La celebración se hizo oficial el pasado 2 de noviembre de 2013, luego de que el senador Jaime Orpis (UDI) propusiera la idea en el Parlamento. Por ello, este es la primera celebración oficial en el país, que ha contagiado a evangélicos, católicos y políticos a lo largo de Chile.

“La idea de este día es resaltar la importancia de la dignidad de toda persona humana, desde la concepción hasta la muerte natural y más que nada es como el primer paso para lanzar una serie de políticas públicas y de leyes que apoyan a todas las mujeres que pasan por embarazos conflictivos”, relató Ángeles Elton, directora de la organización Siempre por la Vida. 1920435_631151903601157_866688049_n

Además de abogar por el rechazo a todo proyecto que se aproxime a la idea del aborto en Chile, Elton contó que su organización trabaja por una serie de propuestas para llevar al Congreso que protejan la vida de la mujer embarazada, tales como la idea de sumar los cuidados paliativos prenatales al Auge, ampliar las redes de sala cuna y el fortalecimiento de las redes de adopción.

Para los miembros de Siempre por la Vida, proteger a las mujeres no significa dejar de proteger a los niños. “Hay que hacer una distinción en el hecho de que las mujeres pueden hacer lo que quieran con sus cuerpos pero no con el cuerpo de otro, que es en caso de embarazo. Obviamente nosotros sabemos y está más que claro que el aborto es un homicidio, pero no se trata de pelear contra la gente, sólo queremos transmitirle a todas esas mujeres y niños que no los vamos a dejar solos y creemos que la mejor solución es proponer medidas que apoyen a estas mujeres pero que en ningún caso sean soluciones parche como la ley de aborto”, argumentó su directora.

Esta es una visión compartida por parlamentarios como Issa Kort (UDI), quien señaló que la conmemoración recuerda “la maravilla y el pilar de la vida humana”. Kort recordó que existen otros países en el mundo, incluso Sudamérica, donde este día también se celebra: “No es más ni menos que dejar una fecha en donde los cristianos recuerdan la anunciación, porque son 9 meses antes del 25 de diciembre, que es el nacimiento de Cristo y viene a recordar lo importante que es respetar los derechos humanos desde el momento de la concepción y el momento en que es concebido el ser humano hasta su muerte natural”.

 

La visión de las feministas

Desde el lado del feminismo, este primer 25 de marzo apunta a recordar que el Estado de Chile sobrepone los intereses “de los fetos por sobre el de las mujeres ciudadanas”, tal como señala el último comunicado del colectivo La Alzada.

A favor de la legalización del aborto en todas sus formas, las feministas recalcan los síntomas de violencia estructural que refleja la negativa de las autoridades a legislar al respecto. Abortos inseguros, muertes y procesos judiciales persiguen a mujeres que deciden rechazar la decisión de ser madres en la actualidad.

“Nuestra idea es poder protestar en contra de este acto que pone en relevancia que importa más la vida de un conjunto de células, un proyecto de un ser humano, que la vida de una mujer que quizás no tiene el sustento económico para ser madre. Ahí está un poco la violencia de este acto”, explicó Cristián Cabello, vocero de la Coordinadora Universitaria por la Disidencia Sexual y miembro de la Coordinadora Feministas en Lucha, que trabajó en paralelo con la FECh para la manifestación del Día Internacional de la Mujer.feliz-dia-del-feto-no-nacido

Ambas organizaciones han liderado durante la jornada una pegatina de fetos en protesta por la celebración, recorriendo Alameda, Vicuña Mackenna, Matucana y otras calles del centro de Santiago. La idea, según dicen, es aprovechar el festejo para darle una nueva dirección a la discusión.

Según señaló Cabello, “uno ve que las leyes y la Constitución están escritas con valores pro familia y eso hay que cambiarlo. En los hospitales siguen denunciando a mujeres que llegan con restos de Misotrol por un aborto hecho de modo inseguro, las tratan como criminales. Sin embargo, hay una emergencia de crítica feminista y eso habla muy bien de la necesidad de articular estas políticas que hoy casi no existen en Chile”.

En tanto, según la declaración del colectivo La Alzada, en Chile se producen alrededor de 47 mil muertes anuales de mujeres por complicaciones en los embarazos. La problemática de la ilegalidad del aborto también evidencia las diferencias de clase al interior del país: con aborto seguro en clínicas privadas aquellas que tienen mayores recursos, y con la clandestinidad como pena para aquellas que deciden abortan siendo pobres. De sobrevivir, la mayoría de éstas debe guardar cuidado para no enfrentar a la justicia.

 

Un feto con voz

El debate recuerda hoy esos viejos spots de los sectores conservadores donde un feto pide no ser asesinado a su madre escolar. “Esa idea de que hay un feto que quiere nacer y tiene voz, eso trauma a muchas mujeres que vieron sus videos. Nosotros lo pensamos y dijimos: ¿realmente un feto, si tiene voz, querrá nacer en esta sociedad? ¿Qué le está entregando esta sociedad, le está entregando una educación gratuita, le está entregando salud gratis, le está entregando agua? No, todo está privatizado y entonces hay una provocación. Si ellos son capaces de generar estas ficciones de que los fetos hablen, porque también es ridículo pensar que los fetos tienen una idea en la mente. Es una cuestión muy profunda. En eso caen los filósofos y mucha gente de universidades públicas que legitiman ese discurso”, declaró Cabello.

“Nosotros lo pensamos y dijimos: ¿realmente un feto, si tiene voz, querrá nacer en esta sociedad? ¿Qué le está entregando esta sociedad, le está entregando una educación gratuita, le está entregando salud gratis, le está entregando agua? No, todo está privatizado”

Hoy, los sectores progresistas se enfrentan a la discusión sobre el aborto terapéutico, algo que sintoniza las disputas entre conservadores y feministas, ya que ambos son sus detractores. Mientras los primeros argumentan que es insuficiente, los segundos reiteran que lucharán para oponerse a cualquier intento de legalizar el aborto en Chile, encendiendo la polémica y presionando al gobierno de Bachelet.

De abrirnos al tema del aborto terapéutico podríamos terminar con abortos por secretaría o abortos administrativos o por otro tipo de condiciones. Creo que tenemos que ser consecuentes, Chile ha decidido abolir la pena de muerte. Hay que saber discriminar todo lo que tiene que ver con el abuso de derechos humanos que nos recuerda nuestro pasado reciente al ver, por ejemplo, al gobierno militar”, argumentó el diputado Kort.

Desde la CUDS, en cambio, se defiende la visión de la sexualidad por placer y su desligamiento de la idea de la reproducción, algo que parece hablado en otro idioma para un lugar como Chile, uno de los cinco países en el mundo que se opone al aborto en todas sus formas.