feminismoEsta mañana la presidenta Michelle Bachelet concretó una de las medidas que habían anunciado con anterioridad y firmó un proyecto de ley que le entrega rango de ministerio al Servicio Nacional de la Mujer, transformándolo en el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género. El anuncio esperado por ciertos sectores, no sorprendió a varias de las organizaciones de mujeres ya que en la jornada de ayer, la actual titular del Sernam, Claudia Pascual, se había reunido con una serie de organizaciones para adelantar el anuncio y discutir respecto de las expectativas y desafíos que tendrá que afrontar.

Claudia Dides, directora de Miles Chile, aseguró que el anuncio concertado hoy en La Moneda, es una “excelente iniciativa, porque era una deuda de la democracia chilena con la mujeres”.

Dides respaldó la creación del ministerio asegurando que “Debe tener la capacidad de ejecutar las políticas públicas sin depender de otros servicios o ministerios, sino poder trabajar intersectorialmente. Por ejemplo, con el ministerio de Educación, por el tema de la educación sexual. Ahí el trabajo intersectorial no favorecía al Sernam porque quedaba siempre en un segundo plano”, detalló.

La directora de Miles Chile comentó que ella estuvo presente en la reunión con la ministra que adelantó los desafíos, y resumió asegurando que “tengo más expectativas que críticas”.

“Lo que se instala la idea de la mujer, el empoderamiento y los derechos, y no la del binomio madre-hijo, o de la familia, sin desconocer la importancia de la familia en Chile. Pero no es la mujer mirada como una reproductora de la sociedad. Espero que esto siga así porque ayer la ministra lo planteó así cuando dio a conocer esto en la reunión que tuvimos. A mi juicio, el problema va a ser la resistencia de los grupos más conservadores, por lo que espero que el proyecto entre no a la Comisión de Familia sino a la de Constitución, porque si no se va a entrampar”, señaló Dides.

Uno de los aspectos que habría surgido en la reunión dice relación a cómo desde el futuro ministerios se impulsarán políticas públicas que no reproduzcan el rol de la mujer únicamente desde la reproducción, es decir, como madres. Por ello, que el nombre del ministerio incluyera la equidad de género para Dides es “interesante porque ya no es el concepto de igualdad de oportunidades, sino lo que entre ahí son las brechas que se transforman en desigualdades para hombres y mujeres. Por ejemplo, un gran tema a discutir, es por qué la tuición de los hijos la tienen que tener siempre las mujeres. Hay muchos casos en los que hombres se hacen cargo de la tuición de los hijos y no las mujeres, pero tradicionalmente los jueces han planteado que son las mujeres las que se tienen que hacerse cargo de los hijos”, analizó.

Respecto del aborto, uno de los temas claves que verá la futura cartera, la directora de Miles Chile se definió como partidaria del aborto “en cualquier situación, pero opté políticamente por apoyar el aborto por las tres causales, y lo hice porque la composición del parlamento no es apta para plantear lo otro“. Dides sabe que lo proyectado es legalizar el aborto terapéutico, es decir, en caso de inviabilidad del feto, amenaza a la vida de la madre y en caso de violación. “De esas tres causales, la que ser más compleja es la de la violación, porque ahí tenemos las palabras de Jaime Guzmán, que son horrorosas, y que dicen que cada mujer tienen que recibir lo que Dios le ha dado, y eso que es espantoso, es apoyado por sectores conservadores, y ahí está una gran discusión“, comentó, señalando que espera que esta discusión ni se postergue como sucedió con el proyecto del Acuerdo de Vida en Pareja.

 

De los 90 y el Sernam al anuncio del ministerio

Luna Folegatti, vocera del colectivo de feminismo libertario La Alzada, aseguró que no están sorprendidas por el anuncio y señaló que “estamos expectantes a las acciones que se realicen desde el Ministerio, pero consideramos que es una demostración más de cómo la institucionalidad transforma las demandas sociales“.

Desde la perspectiva de Folegatti, con la creación del Sernam en los 90 se produjo una disgregación de las organizaciones feministas que empujaban en ese momento por cambios en las políticas de género. Por ello, Folegatti señaló que “miramos esta situación esperando detalles de cuáles serán las instancias concretas en las cuales se van a reconocer las políticas públicas instauradas desde el ministerio, y esperamos que se profundicen deudas que aún persisten, tanto en la perspectiva de salud y educación como en trabajo“.

La Alzada, colectivo en el cual milita la actual presidenta de la Fech, Melissa Sepúlveda, plantea una visión crítica respecto de las políticas de género que ha sido impulsadas hasta ahora. “Se ha instalado una perspectiva donde se feminizan los problemas, victimizando siempre a la mujer de parte del Estado, y donde se considera el punto de vista femenino de las problemáticas de género. Nosotras apostamos a una mirada de carácter integral donde no solamente se incluya a las mujeres, sino que también a las diversidades sexuales“, asegura Folegatti, y señala como ejemplos que los ataques homofóbicos y los 14 feminicidios que van durante 2014, son problemas “que trascienden a lo femenino, y que apuntan a un punto de vista estructural. La precarización laboral es imprescindible que se aborde en el corto plazo, en relación las condiciones que viven muchas mujeres en sus espacios laborales”.

“Para nosotras no es solamente buscar medidas parche contra la violencia o en la salud, sino que también comprender cómo es necesario visibilizar esta desigualdad desde un punto de vista estructural que trasciende hacia lo económico, hacia lo educativo, y obviamente está anclado en un sistema económico neoliberal, el cual criticamos y apuntamos como forma constante de reproducción de este tipo de desigualdades. (…) Consideramos que hay temáticas que deben ser abordadas, como una ley de identidad de Género, la no discriminación de las personas LGTB en todos los espacios, y eso pasa no sólo por una política pública institucionalizada sino por la transformación de de nuestro vivir cotidiano”, analizó Folegatti.

Por su parte, Soledad Acevedo, miembro de la Articulación Feminista por la Libertad de Decidir, consideró que el anuncio de la creación de un ministerio es importante “porque constituye una institucionalidad que tiene mayores atribuciones que un servicio, y era una demanda histórica del movimiento de mujeres en los 90, cuando surge el Sernam. Para el movimiento de mujeres y feministas, celebramos este anuncio“.

Acevedo también estuvo presente en la reunión con la ministra Pascual, y aseguró que en la ocasión abogaron por cambios urgentes en la actual legislación. “Hemos sido críticas con el Sernam cuando se instaló la ley de violencia intrafamiliar, y creemos que para que haya una real seguridad y protección a la vida de la mujer, tiene que ser una ley integral contra la violencia hacia las mujeres, y que sea coherente con todas las convenciones firmadas y ratificadas por el Estado chileno”, comentó.

Respecto del proyecto que se anuncia respecto del aborto, Acevedo señaló que desde el mundo feminista son muy críticas con el proyecto como está planteado, es decir por las tres causales anteriormente mencionadas. “Por su puesto para nosotras no es una meta, pero ya que esté establecido en el programa es un avance respecto de los años anteriores. A lo que vamos a seguir abogando es a la libertad de las mujeres en el amplio espectro, y eso quiere decir aborto libre, legal, seguro y gratuito. Es decir, la mujer decir la causa, sólo ella, y el Estado que garantice las condiciones de salud y legales“, detalló.

Finalmente, respecto de la inclusión de la equidad de género, Acevedo señaló que dicho nombre responde a una mirada “estratégica”. “Si revisamos los antecedentes del Sernam, siempre se ha querido homologar a la mujer con la familia. Este nombre del ministerio, tiene que ver con que se quiere visibilizar un tipo de trabajo que vaya más allá de los roles tradicionales, lo importante es que haya cambios reales más allá de los conceptuales“, finalizó Acevedo.