llancaLlanca se encuentra condenado a 6 años de cárcel y ya ha sido desahuciado por los médicos, por lo que solicita a la justicia algún beneficio penitenciario que le permita vivir sus últimos días con la comunidad.

José Mariano Llanca Tori es apuntado como uno de los 20 presos políticos mapuche que hay actualmente en el país. Durante el 2012, fue condenado pro el delito de robo con intimidación y el incendio de una camioneta en Ercilla a 6 años de cárcel.

Llanca ya completa dos años de prisión y, desde agosto del año pasado, se encuentra solicitando el Estado de Chile y Gendarmería un adelanto en los beneficios penitenciarios que le permita salir ocasionalmente a rehabilitarse junto a sus cercanos.

Su estado de salud es grave: el comunero de Temucuicui presenta una enfermedad hepática crónica, producto de las roturas de venas varicosas y hemorragias intestinales sufridas en la cárcel. Éstas han dejado un daño irreversible en su hígado y esófago, con una expectativa de vida a dos años que podría reducirse de no recibir los cuidados adecuados. Hasta ahora, el único tratamiento efectivo para sus problemas es el trasplante de hígado.

 

Intentarán indulto ante Bachelet

Pese a la urgencia indicada por los médicos del Consultorio de Padre de las Casas respecto a su trasplante, Gendarmería ha actuado lento en la inscripción de la lista de espera nacional y las escasas condiciones de tratamiento ofrecidas al interior del penal han acortado aún más las expectativas de vida de Llanca. Por ello, el comunero y su familia se encuentran pidiendo un indulto de rebaja de condena, que le permitirá optar a la libertad condicional o dominical. informe-medico

“Nuestra máxima preocupación son las reiteradas hemorragias, desmayos, vómitos y pérdida de conciencia que le suceden en su celda, teniendo precedentes de más de 40 minutos de tardanza en recibir la primera atención por parte de Gendarmería”, han recalcado los familiares mediante comunicados.

La petición ya fue rechazada por el gobierno de Sebastián Piñera, por lo que realizarán un nuevo intento ante Bachelet.

“La gravedad de mi estado de salud se ha visto agravada también, en atención a mi condición de mapuche alejado de mi tierra, de mi familia, de la medicina tradicional mapuche y de la dificultad para ejercer adecuadamente mi espiritualidad como mapuche”, señaló Llanca. Además, el comunero admitió que su principal miedo no es a la cárcel, sino a “morir desangrado” en el penal donde actualmente vive.