file_20110927212653Las respuestas de qué es lo básico que se debe tener en cuenta cuando hay un terremoto, las respondió el académico de la Universidad de Valparaíso Mauricio Reyes, Máster (c) de Ingeniería estructural y Geotéctónica. Acá las 6 cosas que destacó como necesarias para que la población general sepa cómo identificar los movimientos telúricos, las reacciones que deben tener, y precauciones básicas a la hora de evacuar.

 

1-. Escala de Richter nos dice la magnitud y Mercalli la sensación de intensidad.

La escala de Richter es logarítmica y corresponde a un parámetro de magnitud, que se calcula a partir del registro sismográfico del terremoto e indica referencialmente la energía liberada por el sismo. La escala de Mercalli, por su parte, es una escala de intensidad y se relaciona con la percepción del sismo por parte de las personas y el nivel de daño infraestructural que éste genera. Por ello, la Magnitud Richter de un terremoto es un valor único, en tanto que su Intensidad de Mercalli es un valor que se estima en cada punto poblado que sea afectado por el sismo“.

2-. Seguir educando a la población, una tarea de todos.

“Las lecciones de este terremoto a mi juicio deben centrarse en lo relevante que resulta la gestión y trabajo a nivel país para reducir las vulnerabilidades de nuestra población frente a este tipo de desastres. Educar a la población es una tarea fundamental, para que las decisiones hacia la prevención de un desastre y acciones durante las emergencias tengan una base racional”.

3-. Poner atención y respetar todos los avisos.

“En mi apreciación personal los sistemas de alarma funcionaron relativamente bien. Es destacable la redundancia de avisos (SMS, sirenas, etc.) que permitió alertar en zonas donde algún sistema presentó fallos o falta de cobertura. Asimismo, creo que las actitudes y decisiones de las autoridades han demostrado madurez y asimilación de experiencias previas, incorporando criterios técnicos en la toma de decisiones, por encima de criterios políticos coyunturales”.

4-. Seguir los planes de evacuación diseñados en cada ciudad.

“Los planos de evacuación de las principales ciudades costeras están bien diseñados, por cuanto obligan a las personas a evacuar a zonas con mínimas o nulas posibilidades de ser inundadas por tsunami. Eso aporta márgenes de seguridad que son fundamentales para la reducción de pérdidas humanas. Sin embargo, creo que debe potenciarse la generación de alternativas de evacuación vertical y promover políticas de Estado hacia educar a la población desde su base formativa, desde el jardín infantil, respecto a cómo actuar en caso de desastres naturales como terremotos y tsunamis. Se tuvo suerte al concretarse un tsunami moderado, pues un tsunami mayor en combinación con la evacuación en automóvil es una fórmula casi 100% fatal. Estaríamos lamentando cientos o quizás miles de muertos”.

5-. Tener kits de emergencias preparados.

“Los recomendados por ONEMI en sus folletos acerca de kits de emergencia”.

6.- Calma por sobre todas las cosas

“Mantener la calma, pero no dejar de tener conciencia de que en todo Chile pueden ocurrir grandes terremotos y tsunamis. Hay que estar siempre preparados y exigir del Estado las herramientas formativas y estructurales para que las futuras generaciones no presenten las carencias que hoy tenemos en Chile”.