Vlado-MirosevicVlado Mirosevic es uno de los diputados que apoyó la presentación del proyecto que pretende rebajar la dieta parlamentaria. La iniciativa, impulsada por el militante de Izquierda Autónoma, Gabriel Boric, y el representante de Revolución Democrática en el Congreso Nacional, Giorgio Jackson, ha sido duramente resistida por diputados y senadores de diversas bancadas políticas, desde la derecha hasta el progresismo.

Durante esta jornada, Mirosevic anunció que donará parte de su sueldo a organizaciones comunitarias para partir con el ejemplo. En entrevista con ElDesconcierto.cl, contó la motivación de su idea y mostró su perspectiva ante la resistencia de sus colegas a la disminución de la dieta.

 

¿En cuánto dinero consiste su donación mensual y cuál es la motivación de su idea?

El aporte consiste en un millón 200 mil pesos y lo tengo considerado para la creación de un fondo de ideas sociales que básicamente va a financiar proyectos que promuevan algún bien público. Esto va a ir a organizaciones comunitarias, no a grandes fundaciones de beneficencia ni nada, sino que a organizaciones comunitarias, de base, que están haciendo algo en cuanto al reciclaje, en cuanto a la energía solar, que están haciendo cuestiones respecto al patrimonio, en fin, organizaciones comunitarias que tengan personalidad jurídica y que mes a mes van a postular a este fondo de ideas sociales y nosotros lo vamos a financiar. Son generalmente organizaciones que quedan fuera de los fondos de gobierno o más oficiales.

 

Usted apoyó el proyecto de rebaja a la dieta parlamentaria, pero ¿qué le parece tanta resistencia en el Parlamento a este tipo de iniciativas?

Bueno, me parece malo, porque lo que nosotros queremos hacer es básicamente abrir un debate sobre la desigualdad y la verdad es que ninguno de nosotros llegó acá para participar de estos privilegios, ¿no? No estamos aquí para hacernos rico, todo lo contrario, nos parece que habría que darle un gesto al país de abrir un debate y qué mejor que abrirlo en la Cámara.

“Yo hago un llamado al resto de los diputados a que no se lo tomen a mal, lo que estamos haciendo aquí es abrir un debate sano, necesario para la democracia y no esperamos desprestigiar la actividad política en el Parlamento, todo lo contrario, queremos prestigiarla”.

Por lo tanto, yo hago un llamado al resto de los diputados a que no se lo tomen a mal, lo que estamos haciendo aquí es abrir un debate sano, necesario para la democracia y no esperamos desprestigiar la actividad política en el Parlamento, todo lo contrario, queremos prestigiarla. Y aquí en el Congreso tenemos que darnos cuenta de lo desprestigiada que está la política, creo que oponerse a este tipo de modificaciones no cachar nada, no entender nada de cómo está la situación en el país.

 

Hay una molestia, precisamente, de la sociedad frente a este tipo de situaciones por parte de quienes legislan en Chile. ¿Qué le parece la idea que se ha discutido de legislar sobre el sueldo máximo y, de mejor forma, sobre el sueldo mínimo a futuro?

Me parece bien que esté conectado el sueldo de los parlamentarios con el sueldo mínimo, que haya un máximo de diferencia de tal manera que la cosa no se dispare tanto como ha sucedido hoy día. En el proyecto justamente se mostraba cómo ha ido aumentando de manera muy desproporcional el sueldo de los diputados versus el sueldo mínimo. O sea, por una parte el sueldo mínimo aumenta muy poco y el sueldo de los diputados ha aumentado de una manera bastante gigantesca.

 

¿Invitaría a otros parlamentarios a seguir su ejemplo, en el caso de que no sea aprobado este proyecto a la brevedad?

Yo no quiero marcar pauta, yo siento que el que quiera y pueda hacerlo, lo haga, no quiero juzgar a quienes no lo hacen, ni me quiero poner a dictar patrones de conducta. Yo hago lo que me nace hacer y no tengo que darle ninguna recomendación a mis colegas. Ellos verán lo que hacen.