valpoDurante la tarde de ayer, las declaraciones del escritor Rafael Gumucio terminaron por agotar la paciencia de los usuarios de las redes sociales, expuestos al exceso de información y sensacionalismo de los medios sobre la tragedia. Desde su cuenta en Twitter, Gumucio señaló: “Algunos hipster fueron a salvar gatitos y perros mientras Valparaíso ardía y miles de sus compatriotas luchaban por sus vidas. #verguenzaajena”.

Los comentarios del escritor fueron condenados de forma transversal, pero especialmente por los colectivos animalistas que a esa misma hora trabajaban en los cerros del puerto rescatando animales heridos. En las redes sociales, además, donde Gumucio llegó a ser trending topic, diversos usuarios ironizaron subiendo la imagen de un bombero rescatando a un gato quemado con un peculiar mensaje: “Gracias, bombero hipster”.

Más allá de la discusión dada en Internet, algunas animalistas han reflexionado sobre trato a los animales en medio de la intensa ayuda que se está prestando a Valparaíso desde distintas ciudades de Chile. Pablo Reyes, médico veterinario y presidente de la Fundación Ceba, aseguró que Gumucio “habla desde una crítica moral, pensando que estamos en Francia o algún país desarrollado. La situación de los animales en Chile es catastrófica desde siempre, entonces críticas a las personas o instituciones que tratan de colaborar en algo son bien despreciables”.

El veterinario recordó que nuestro país no cuenta con Ley de Tenencia Responsable y sólo hace poco estableció algunos reglamentos respecto al maltrato animal. En tanto, tampoco existe apoyo estatal a instituciones de bien animal y menos políticas públicas en tiempos de catástrofes.

“Por cierto, los animales no son prioridad frente a la gente, ni frente a los niños. Esto se trata de que cada cual colabora desde su sensibilidad y una cosa no es excluyente con la otra como cree el señor Gumucio y uno que otro amargo por la redes”, argumentó Reyes.

Por ahora, pese a que algunos intentan levantar una lista de prioridades al momento de la ayuda, la solidaridad se ha extendido de parte de todo Chile hacia Valparaíso, llegando incluso hasta quienes no pueden alzar la voz para pedir ayuda.

 

La otra ayuda

valpoEl voraz incendió que consumió los hogares de miles de porteños también terminó con sus mascotas y con los animales criados en espacios rurales de los cerros. Según un artículo de La Tercera, en caso de incendios, éstos no tienden a huir sino más bien a esconderse en sus casas, buscando refugios. Antes que eso, algo que en medio de la desesperación suele olvidarse: es importante que los dueños no los dejen encerrados ni amarrados y les entreguen la posibilidad de huir en caso de un siniestro.

Los miembros del Colectivo Animalista Alza tu Voz, que tienen a un grupo de voluntarios trabajando en la V Región, aseguraron que producto de la tragedia “murieron miles de roedores, pájaros, cerdos, burros, perros… falta más consciencia sobre estos temas. En la televisión no hablan nada de esto”.

Según los activistas, el tema remite en Chile a un problema social grave y con raíces muy profundas: “Para entender hasta qué punto en nuestro país tenemos un largo camino que recorrer respecto a nuestros vecinos europeos, basta con echar un vistazo al gran número de festejos populares a lo ancho y largo de nuestra geografía que están basados en la tortura y muerte de algún animal”.

gatColaborando con ayuda para diversas familias porteñas que hoy buscan desesperadas a sus mascotas, grupos de estudiantes de veterinaria y otros voluntarios han recorrido los cerros, encontrándose con animales heridos en distintos grados. Hasta el momento, la ayuda se ha coordinado en Valparaíso, Santiago y las regiones más lejanas del país. Un episodio de solidaridad que recuerda lo ocurrido en Chaitén, el norte de Chile y el sur, tras el terremoto de 2010.

El discurso de las organizaciones animalistas llama hoy a la colaboración con las otras víctimas del incendio, pero también a la atención de las autoridades, quienes deberían comenzar a ocuparse también de estos temas en los momentos de catástrofes en el país.

 

 

¿Cómo ayudar?

La ayuda se ha organizado y distribuido, principalmente, a través de las redes sociales. En Valparaíso, además de pedir alimentos, distintos tipos de correas, jaulas, agua y ropa para perros, se necesita de insumos médicos y ayuda profesional. También son bien recibidos los cobertores y pocillos para la comida, además de la ayuda de quienes deseen ofrecer algún hogar provisional o permanente.

En Valparaíso, las colaboraciones se están recibiendo en calle Brasil, esquina Pudeto, donde además se armará un refugio provisorio para los animales. Kennel Club también solicita ayuda para las personas y animales que han perdido sus casas. Para las mascotas, piden analgésicos, gasas y elementos para curaciones. La dirección es en calle Dr. Manuel Barros Borgoño 236, oficina 1204.

En tanto, en el Liceo 1 de Valparaíso, ubicado en Avenida Argentina, voluntarios realizan curaciones a animales heridos y también reciben donaciones. Además, este viernes, desde las 9 hrs, se recibirá ayuda en insumos médicos como ungüentos para quemaduras, sueros, sabanillas y otros en la garita central Placeres, situada en Agua Santa con Los Placeres. foto_0000003220140414133726

La Sociedad Protectora de Animales de Valparaíso recibe donaciones de dinero en la cuenta de Banco Estado N° 2396244932, a nombre de “Sociedad Protectora de Animales de Valparaíso, Carlos Puelma Besa”, rut 70.928.400-2, asunto “Incendio Valpo” y correo: lilivaldebenitiy@gmail.com. En Facebook, Animalia creó un álbum con fotos de animales heridos, perdidos y encontrados en el puerto que puede ser revisado y difundido.

En Santiago, el Centro de Acopio CAI y Animalia Colectivo están recibiendo ayuda en el Campus San Joaquín de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Por otra parte, el colectivo animalista Alza tu Voz organizó una colecta para los animales de Valparaíso que se realizará el miércoles 15 de abril, desde las 17 a las 21 hrs en el Metro Santa Lucía.

Clínica VET’S funcionará como centro de acopio hasta este miércoles, ubicada en Antonio Varas 1715, Santiago.