fecEl gremialismo estuvo a punto de volver a tomar el mando de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción. La organización, con una mística historia asociada a la izquierda chilena –el Movimiento de Izquierda Revolucionaria dio sus primeros pasos en dicho recinto universitario-, se enfrentó a un peleado escenario de elecciones.

Luego de ser liderada por diversos colectivos de izquierda, entre los que se cuentan las Juventudes Comunistas (JJCC), con la actual diputada Karol Cariola a la cabeza, y la Unión Nacional Estudiantil (UNE), con el ex presidente Javier Miranda, la disputa por el poder de la federación, concretada en la primera vuelta de la semana pasada, enfrentó a la lista de Consejos Estudiantiles y Para Todxs Todo -apoyados por la Juventud Guevarista-, el Frente de Estudiantes Libertarios en alianza con la UNE, las JJCC, el grupo evangélico Las Águilas y el gremialismo.

La primera votación le otorgó una amplia primera mayoría a los gremialistas, que obtuvieron 1736 votos contra los 1421 votos de la lista D “Todxs Caminando”, compuesta por movimientos de base, además de los colectivos independientes. De cara a la segunda vuelta, y ante la amenaza del triunfo gremialista en la institución, el resto de las organizaciones de izquierda otorgaron su apoyo a la lista y fueron decisivos en el triunfo obtenido. El objetivo de la alianza fue superar a los sectores más conservadores de la universidad, manteniendo a la histórica federación en manos del movimiento estudiantil.

Según el presidente de la lista ganadora, Felipe Quezada, el gremialismo cuenta con una base grande de estudiantes en la Universidad de Concepción y el control de algunos espacios estratégicos, como un portal mechón de amplia difusión entre los novatos.

“Es importante aportar con el proyecto que esté en beneficio de la clase y que aporte al beneficio del pueblo, claramente eso no es la derecha gremialista”.

Sin embargo, el apoyo de los diversos colectivos de izquierda en segunda vuelta logró revertir el resultado. En perspectiva, Quezada aseguró que la alianza formada para enfrentar las elecciones era un gesto mínimo hacia la clase. “Es importante aportar con el proyecto que esté en beneficio de la clase y que aporte al beneficio del pueblo, claramente eso no es la derecha gremialista”.

 

Debatir en el seno de la izquierda

El reciente triunfo en la política universitaria de Concepción se obtuvo en base a un trabajo de base, lo que explica la ausencia de alguna fuerza de izquierda de mayor adhesión en la lista ganadora. Según expuso el vicepresidente de la mesa, Gabriel Proboste, esto se logró en base a las diversas movilizaciones internas de las que han participado y también del trabajo al interior de las carreras.

1395337_10151696893547325_889547899_nDesde su perspectiva, para avanzar en la unidad y convergencia de las fuerzas de izquierda, es necesario terminar con la atomización orgánica y mostrar disposición para “debatir en el seno de la izquierda, terminar con los sectarismos y comenzar a crear y proponer”.

Hoy, se plantean la necesidad de levantar una federación amplia, participativa y con un fuerte rol local, que abra la universidad al pueblo. Para ello, aseguran, será importante la formación de profesionales críticos del sistema, reorientar la investigación y extensión universitaria –“ya que hoy día están al servicio de las empresas privadas que poseen vínculos con la Udec”- y democratizar las estructuras de poder de la institución.

Para el nuevo presidente electo de la federación, que sucede a Miranda, el legado político de la organización es innegable y como fuerza de izquierda lo toman en serio. “Nos identificamos y reivindicamos la historia de lucha de las organizaciones que aquí han nacido, como el MIR”, acotó.

 

“La reforma de Bachelet no ataca el problema de fondo”

fecLa segunda vuelta marcó una diferencia favorable de cerca de 650 votos para la lista de izquierda, sobre el proyecto gremialista. Un apoyo que ahora debe materializarse de cara a un nuevo escenario nacional, donde la reforma comienza a ser discutida por algunos actores de la educación.

La Confech, en tanto, se reunirá este jueves con el ministro Eyzaguirre, y el objetivo de la cita es el mismo que el de los secundarios: clarificar aspectos de la reforma educacional y plantear las diferencias, algo que el nuevo presidente de la federación ya tiene claro: “La reforma planteada por el ministro no ataca el problema de fondo. No cambia la educación de mercado, sólo se plantea mayor fiscalización pero no se acaba con las instituciones que lucran. Hay un ánimo de cooptar la demanda social y aplacar la movilización que se ha dado de forma ascendente”.

Proboste, en tanto, manifestó que es necesario superar la visión economicista de la disputa. Para ello, lucharán por tener mayor participación en el Confech desde el sur, rearticulando el zonal y vinculándose con otras instituciones de la región “reproducir la lógica centralista y paternalista de santiago. Acá en el sur igual tenemos cosas que decir y proponer”.