[rev_slider Malasia]

 

En Malasia la gente está preparada para la multiculturalidad, y la mayoría habla inglés sin ningún problema, ya que es imposible determinar de buenas a primeras si la persona que está al lado de uno es malayo o extranjero. Y si uno va en el metro, y quiere pedir permiso para salir, o preguntar cuál es la próxima estación,  uno se dará cuenta de que está rodeado de gente de todas las etnias, y que al final la mejor opción es usar el inglés para no caer en malentendidos. Es primera vez que veo que en un país sea más conveniente usar una lengua extranjera que la oficial.

Y eso es porque el concepto de Malasia como país se basó en la inmigración, y hasta el día de hoy conviven cuatro grandes grupos culturales: los malayos nativos, los descendientes de inmigrantes chinos, inmigrantes de países musulmanes, e indios tamiles.

Es por eso que el slogan de Malasia es “Malaysia truly Asia”, y Kuala Lumpur aúna todo el encanto del oriente, con todo el romanticismo viajero que implica esta idealización. Kuala Lumpur es una ciudad moderna, ordenada, con barrios chinos e indios, con mezquitas, iglesias cristianas y templos taoístas. Las principales culturas de Asia tienen lugar acá. Sin embargo, Malasia es un país musulman, y puede sentirse en la alta presencia de mujeres con sus cabellos cubiertos pero vestidas de manera muy colorida, y la solemnidad de la Mezquita Nacional ubicada en el centro de la ciudad, pero aún así prevalece la diversidad sin límites, que se ve reflejada en las imágenes que hay a continuación.