El valle del Huasco, ubicado en la Región de Atacama, corresponde a uno de los distintos lugares de Chile catalogados como “zona de sacrificio” debido a la gran cantidad de industrias contaminantes que afectan, siempre, a aquellas comunidades más pobres o vulnerables .

Termoelectias-_Huasco-_Claudia_Pool_14Al igual que en lugares como Ventanas, Tocopilla, Mejillones y Coronellos conflictos en Huasco ya no se tratan de un mero problema ambiental, sino de una abierta discriminación contra aquellas personas que soportan niveles de contaminación desproporcionados y mucho mayores que el resto del país, sólo por el hecho de vivir en estos lugares, ser más pobres y tener menos redes de influencia política.

 

En mayo de 2012, tras años de insistencia por parte de las organizaciones sociales, Huasco fue declarada por el Ministerio de Medio Ambiente como Zona Latente por material particulado (PM10), luego de constatarse que las concentraciones anuales de PM10 de tres años consecutivos estaban sobre un 80% del límite establecido por la norma.

Emplazamiento 

Punta-AlcaldeEl movimiento ambiental del Valle del Huasco, a través de una declaración pública realizada a principios de mes, emplazó a la Presidenta Michelle Bachelet sobre la condición ambiental y los mega proyectos que se ubican en la provincia.

“La comunidad del Valle del Huasco reunida en Asamblea el 29 de marzo de 2014 decidió emplazar al actual gobierno que Usted preside, para exigirle disponga la inmediata revocación de todas las Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA) que autorizan los megaproyectos Pascua Lama, Agrosuper y Punta Alcalde.

Todos estos megaproyectos son una expresión de la discriminación y desigualdad que sufre nuestro Valle escogido por megamineras, agroindustrias y termoeléctricas como zona de sacrificio. La falta de una adecuada política energética que no se base sólo en el lucro de un sector privilegiado de la sociedad es una deficiencia e ineficiencia del Estado que no estamos dispuestos a pagar nosotros.

Lo mismo ocurre con la gran minería, 70% de la cual se encuentra hoy en manos privadas, la que sólo busca incrementar aceleradamente sus enormes ganancias sin importarle el daño al medioambiente, a glaciares y ríos y la extinción del Agua, recurso que por siglos ha dado vida a las comunidades, a nuestra economía y a nuestra cultura.

El daño irreversible ocasionado por todos los megaproyectos hoy existentes, especialmente por el proyecto PascuaLama, Por Agrosuper, por las cinco plantas termoeléctricas de Guacolda y la Planta de Pellet de CAP, tiene al Valle del Huasco absolutamente saturado lo que, especialmente en Huasco, es causa de múltiples enfermedades  especialmente en niños y embarazadas. El índice de muertes por cáncer es de los más altos de Chile y nuestros niños tienen sólo un 75% de capacidad respiratoria.

No estamos dispuestos a que se nos siga agrediendo y humillando. Que a las  grandes mineras les falte energía para seguir saqueando las riquezas que son de todos los chilenos, no es nuestro problema y no vamos a permitir que se nos siga matando. Es función y obligación principal del Estado proteger la Salud y la Vida de las personas y las comunidades.

Señora Presidenta de la República, la exigencia que le formulamos en su calidad de máxima autoridad del Estado de Chile, esperamos sea respondida y acogida antes de que termine el presente mes de abril.

Así lo ha decidido nuestra  Asamblea y así cumplimos en comunicárselo”.

¡Nuestro Valle Se Niega a Morir!

MOVIMIENTO SOCIOAMBIENTAL VALLE DEL HUASCO