sddefaultImagine por un minuto la siguiente escena. Prende la TV, sintoniza un canal nacional (cualquiera, da lo mismo) y un joven periodista se las arregla para despachar en medio del caos que se vive en un terminal interurbano, repleto de gente esperando por subir al bus que lo llevará hacia un destino de relajo,  donde compartir durante un fin de semana largo con la familia. ¿Le costó mucho el ejercicio? Seguramente que no.

Eso porque ya estamos acostumbrados  a que cada fecha en la que miles de personas se desplazan por el país, los astutos editores de los canales nacionales envían a sus reporteros goma a entregar los “detalles” del “éxodo masivo” que se vive en los terminales. Y ni siquiera en varios, sino los de Santiago. Porque claro, Santiago es Chile para las noticias. Eso todos los chilenos lo saben.

Esto pasa ahora en Semana Santa, pero también para el 18 de septiembre, para Navidad y Año Nuevo. La supuesta novedad que deben tener las noticias, está claro, no se cumple en estas ocasiones. Pero para el mes de abril, cuando los católicos (57% según la última encuesta de Latinobarómetro) recuerdan la crucifixión de Jesús, la tradición nos dice que no se puede comer carne. Por eso, todos los años, especialmente el Viernes Santo, parece una obligación tener que comer pescados o mariscos. Y como la demanda sube tanto para estas fechas, los terminales pesqueros y las picadas son otro más de los escenarios predilectos para esos audaces despachos en vivo. ¿Adivinan las preguntas? Sí, el precio del kilo de reineta, merluza y otros más. Como si fuera novedad que para estas fechas está más caro que nunca.

Todo esto se verá complementado por el balance de muertos por accidentes automovilísticos. Sí, otra cosa a la que ya nos acostumbramos es a escuchar fríamente cuántos compatriotas mueren en medio de los festejos. La cifra irá creciendo cada día. “Los festejos del fin de semana largo se vieron empañados tras la cifra de muertos que dejó”. Otra de los clichés que podemos esperar, sobre todo el lunes cuando Carabineros entregue su balance a un costado de las autopistas santiaguinas.

 

Hasta cuentas de twitter se ríen de los periodistas

Que la gente se mofe de los constantes cliché que cometen los periodistas es normal. Ellos son el público al que nos debemos todos, y saben mejor que nadie, qué saldrá en televisión para los feriados. A veces les puede servir, es cierto, saber el estado de las carreteras, pero convengamos en que lo normal es que éstas colapsen un poco para estas fechas.

Lo llamativo es que hasta en Twitter, la red social donde más se leen y comparten las burlas y críticas a los medios y los periodistas, existe una cuenta creada especialmente para hacer notar esas frases y lugares comunes que tanto detestamos. “@clichesprensa” tuitea constantemente frases como “éste es el decomiso más grande de droga en lo que va del año”, o “batalla campal” para referirse a peleas ente hinchas en las afueras de un estadio. De hecho, para esta semana santa, tuiteó “Se dio el “vamos” a las notas de ventas de pescados y maricos. El domingo sabremos si los locatarios sacaron “cuentas alegres”. Un fiel reflejo de lo (mal) acostumbrados que están nuestros oídos a escuchar la falta de creatividad de la gran mayoría de los canales de TV nacional.

A continuación, algunos tuits de selección: